Sloane Stephens: vértigo a las alturas

Crecen las dudas sobre su capacidad para soportar la presión tras brillar en Melbourne y firmar dos meses para olvidar

Sloane Stephens en uno de sus últimos reportajes
Sloane Stephens en uno de sus últimos reportajes

Encogía los brazos protegiéndose tras ver cómo la red se interponía ante ese tiro, había ganado a Serena Williams, y una fuerza inusitada nacía en el interior de la jovencísima Sloane Stephens. Era adorable y enamoró con su simpleza y sonrisa a toda la Rod Laver Arena, volcada con ella tras haber logrado el mayor hito de toda su carrera deportiva dejando en el camino a la máxima favorita para el triunfo final.

Ante el éxito hay que hacer dos cosas: disfrutarlo y digerirlo. Sin duda, a Sloane, por su nacionalidad, le han llegado invitaciones por todos lados para participar en programas varios, en tertulias, le han hecho reportajes, books fotográficos, le han crecido los halagos, los periodistas se pelean por entrevistas suyas, los patrocinadores buscan un lugar que descuidaron en el pasado, su nómina de agentes y abogados crece y, en definitiva, da el salto de promesa a realidad.

Se lanzaron muchas campanas al vuelo pero el tiempo ha puesto las cosas en su sitio. Sloane tras alcanzar las semifinales del último Open de Australia, ha perdido en tres de sus cuatro siguientes encuentros. Ganó a Tatishvili en Doha, para después caer en 2ªR del torneo qatarí ante Klara Zakopalova (#24 WTA, 4/6 7/6 7/6), en 1ªR de Dubai ante Sorana Cirstea (#30 WTA, 5/7 6/3 6/2) y a las primeras de cambio también en Indian Wells ante Urszula Radwanska (#37 WTA, 6/3 6/4).

No ha sido un gran camino. Entre medias a Sloane, tan centrada y preparada a principios de año, le ha cambiado la vida. Las comparaciones con Serena, las campanas lanzadas al vuelo, la piel del oso vendida antes de cazarlo, cualquier dicho o refrán reproduce lo que le está ocurriendo a Sloane, por otra parte de lo más humano, que se llama: vértigo a las alturas. Miedo a lo desconocido. Asunción de la presión sobre sus hombros. Lo ocurrido en Melbourne cambia la manera de mirar de todos hacia Sloane, eso a ella le hace presionarse en exceso y no cerrar encuentros ante rivales inferiores a las que venía dominando en un principio.

Sus siguientes torneos también serán en casa: primero Miami, sobre pista dura, y después Charleston, sobre tierra batida, su preferida. Conociendo a las Williams y a la inmensa mayoría de tenistas norteamericanas nos cuesta imaginar que la superficie predilecta de Sloane sea la arcilla, pero así es. De siempre ha entrenado en su país, por lo general en pistas duras, pero siempre se ha mostrado más cómoda en arcilla, donde dijo textualmente sentirse “como pez en el agua”. Un buen augurio para los próximos eventos y meses tan intensos que le esperan a la joven de Florida.

Un buen ejemplo para ilustrar todo lo ocurrido a Sloane desde finales de enero, fue el cambio radical que dio su web. Aún recuerdo haber visitado su antigua página personal a finales de año, donde apenas había información desordenada, y todo estaba en exceso oscuro. Ahora, sin embargo, una bomba de web llena de colorido, sonrisas, noticias e imágenes que dan ganas de volver a visitar. ¿Quién ha hecho todo esto?

Quizás su mundo se haya revolucionado en exceso, y haya sido eso lo que le ha repercutido en su rendimiento. Es jovencísima, el ya muy próximo 20 de marzo de 2013, cumplirá su vigésimo cumpleaños. Es una tenista que ha subido muy rápido, que ha sabido ir quemando con prontitud todas las etapas hacia el profesionalismo y la élite, pero ahora hay cierto miedo a que se haya expuesto demasiado. Varios medios norteamericanos, tras su derrota en primera ronda del torneo californiano, ya han comenzado con críticas y recelos. Ni se debe desconfiar en ella tras lo conseguido ni se puede esperar que vaya a irrumpir en el top10 en dos meses tras lo conseguido en Australia. De momento es la #6 en la race de esta temporada y #17 en el ranking WTA, tiene todo a su favor y debe desperezarse de toda esta losa ahora que puede pues aún Serena Williams recoge la mayor parte de la atención de los medios y periodistas estadounidenses.

Juega contra-reloj, pero su tenis está al nivel, lo único que precisa es que su cabeza también se ponga en marcha y se abstraiga de todo el envoltorio. Hay mil y una experiencias de grandes promesas que pegaron un pelotazo pero que después no se mantuvieron hasta que terminaron poco a poco cayendo en el ranking, y siendo devorados por críticas desmedidas. Igualmente puede ocurrirle a Stephens, sin embargo, su fortaleza hace pensar que puede cambiar el curso de estos acontecimientos, pero debe hacerlo cuanto antes.

Con una historia bastante dura y con una ambición muy grandes, que ya les contamos hace algo más de un mes en Punto de Break, Sloane posee los mimbres necesarios y suficientes como para ser una estrella, pero deberá andarse con mucho cuidado y dar prevalencia al tenis si no quiere descarrilarse. “Difícil es subir, pero más aún lo es mantenerse”. Esta frase repetida una y otra vez por decenas de campeones de este deporte, deberá grabarla a fuego la joven de Plantation.

¿Creen que romperá su racha negativa en Miami? ¿Brillará de nuevo en la gira europea de tierra batida? ¿Terminará el 2013 entre las 10 primeras del ranking? ¿Se consagrará como sustituta de la mítica Serena Williams cuando ésta decida ceder el testigo?

por @Pep_Guti en @PuntoDBreak

También le puede interesar:

Sloane Stephens: la bomba que explotó

Las lágrimas de Sloane Stephens

LA APUESTA del día

Comentarios recientes