Indian Wells: El dominio de los ‘singlistas’ en el torneo de dobles

Los jugadores de individuales llevan desde 2009 acaparando el palmarés de la modalidad por parejas

Los jugadores dedicados a la modalidad individual se llevan año tras año el torneo de dobles de Indian Wells. Es una tónica general que lleva dándose cerca de un lustro. En el primer Masters 1000 del año, los grandes tándems del circuito suelen sucumbir ante los singlistas que han acaparado el palmarés del evento californiano desde 2009. Tenistas como Rafael Nadal, Andy Roddick o Alexander Dolgopolov han sido alguno de los nombres que han levantado el trofeo en la modalidad de parejas en estos últimos tiempos.

Desde hace unos años, en Indian Wells no triunfan los doblistas. Hay que remontarse a la edición de 2008 para ver un torneo en el que los especialistas de la modalidad llegasen de forma lógica a las rondas finales. Ese año, los israelitas Andy Ram y Jonathan Erlich, que venían de ganar en el Open de Australia su primer Grand Slam, se hicieron con el título al vencer en la final al serbio Nenad Zimonjic y al canadiense Daniel Nestor, que terminarían esa temporada como números uno del mundo. A partir de esa temporada, los doblistas han hincado la rodilla año tras año en el desierto californiano ante diversos singlistas que han demostrado que también pueden hacerlo bien en la modalidad de parejas.

En 2009 los singlistas ya empezaron a marcar tendencia. Si bien por la parte de arriba del cuadro los especialistas seguían llegando a las rondas finales –con los hermanos Bryan a la cabeza- los dos cuartos de final de la parte de abajo los protagonizaban cuatro parejas formadas totalmente por jugadores dedicados a la modalidad individual. Mardy Fish y Andy Roddick batieron a Del Potro y Nalbandián en la antepenúltima ronda y luego hicieron lo propio ante Gasquet y Wawrinka antes de disputar ante Max Mirnyi y Andy Ram la final. El triunfo del dúo estadounidense en el super tie-break final demostró que los jugadores dedicados a individuales también podían obtener buenos resultados cuando se lo proponían y que con el entrenamiento necesario, se veía la diferencia de nivel tenística entre ellos y los veteranos doblistas.

En el curso siguiente la tónica fue muy parecida. A la ronda de semifinales llegaron dos parejas especialistas como Nestor/Zimonjic y Aspelin/Hanley, y dos tándems formados por singlistas: Isner/Querrey y Nadal/López. Si bien es cierto que este último ha demostrado con el tiempo ser un gran doblista, en esa época aún no tenía demasiado bagaje en la modalidad y solo contaba con un título ATP. El trofeo se lo acabaron llevando los españoles ganando a la que era la mejor pareja del mundo en esos momentos. Tras este resultado, los tándems que se centraban en el doble empezaban a estar bajo sospecha, ya que se empezaba ver que cuando los tenistas de individuales se tomaban en serio los torneos -ya fuese en Indian Wells, Copa Davis o JJOO- no parecían tener rival.

En 2011 los resultados fueron aún más acusados a favor de las estrellas de individuales, que colocaron a la mitad de jugadores presentes en cuartos de final. El partido por el título lo disputaron dos parejas completamente formadas por singlistas, con la victoria del ucraniano Alexander Dolgopolov y el belga Xavier Malisse ante los suizos Stanislas Wawrinka y Roger Federer, campeones olímpicos en Pekín. Se volvía a demostrar, por tanto, que Indian Wells empezaba a ser terreno vedado para los doblistas, que ni siquiera podían colarse en la gran final.

El pasado curso las grandes parejas del doble volvieron a naufragar en su intento de recuperar el cetro en el cemento californiano. Tanto Fyrstenberg/Matkowski como Mirnyi/Nestor llegaron a semifinales pero sucumbieron de forma estrepitosa ante López/Nadal e Isner/Querrey que se disputaron el título en la final, con victoria para los españoles. En este curso no parece que la cosa vaya a cambiar. Sin estar aún definidos los cuartos de final, solo los dos primeros cabezas de serie se mantienen con vida en el cuadro, y solo un total de cinco parejas formadas íntegramente por especialistas en el doble aún están en competición, teniendo que disminuir este número hoy de forma obligada al tener que enfrentarse en unas horas Peya y Soares ante Granollers y López. Jugadores ya eliminados del cuadro individual como James Blake, Jerzy Janowicz o Janko Tipsarevic, avanzan con firmeza en el cuadro de dobles.

¿Por qué los jugadores de individuales suelen ganar en Indian Wells?

Una de las claves parece ser la localización del torneo. Al disputarse después del mes de febrero, una época con gran ausencia de torneos de enjundia, muchos jugadores están faltos de rodaje y necesitan disputar el torneo de dobles para ir cogiendo forma de cara al torneo individual. Muchos de estos jugadores son muy competitivos, no obstante están en la élite del panorama tenístico, y aunque algunos de ellos caen en el torneo individual, siguen jugando a gran nivel por parejas.

Otra de las razones puede ser que muchas de las parejas especialistas en el doble llevan poco tiempo jugando juntas y aún no están totalmente compenetrados, aunque esta premisa se rompe totalmente al ver que los hermanos Bryan nunca han levantado el trofeo, siendo el único Masters 1000 que les falta en su palmarés. Por último, otros aducen este resultado a la magnitud del cuadro, que no otorga byes a las ocho mejores parejas en la primera ronda como sí hacen otros eventos de esta misma categoría, que hace más fácil que las sorpresas se sucedan al tener que disputar las estrellas del doble un partido más de lo que están acostumbrados, lo que repercute negativamente en el físico de los veteranos especialistas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes