Nadal se reencuentra con el cemento

El balear pisará la pista rápida once meses después de su último partido en ella

Rafael Nadal competirá en el Masters 1000 de Indian Wells tras clausurar la gira por sudamerica con la maleta cargada de sensaciones positivas. El español, que tomó la decisión definitiva de acudir a California tras vencer en la final de Acapulco a David Ferrer, no pisa la superficie más rápida del circuito desde que ganase a Tsonga en los cuartos de final de Miami 2012 y posteriormante renunciara a disputar el duelo de semifinales ante Murray obligado por los primeros retazos de la lesión en la rodilla.

El ganador de once torneos del Grand Slam afronta en el corazón del Valle de Coachella al desafío más complejo desde su retorno: allí enfrentará a los mejores jugadores del mundo en la pista donde más fácl es hacerle daño. Lo hará, además, sin el entrenamiento ni el rodaje previo que requiere el tipo de suelo a domar. Palabras mayores para un competidor de hierro sin límites terrenales que en la superación diaria ha encontrado su golpe más poderoso. En Punto de Break resumimos algunas de las claves que dictarán la reaparición de Nadal sobre el rápido cemento.

Un enigma: Así ha calificado Toni Nadal el primer torneo en pista rápida del número cinco mundial. Nadal ha vuelto a la élite ganando en la superficie que le ha visto dominar ampliamente desde el inicio de su carrera hasta convertirse en el mejor jugador de la historia sobre ella (266 victorias, 20 derrotas y 38 títulos suma cuando pone los pies en el albero). En cemento la historia es distinta. Ahí el mallorquín cuenta con 76,5% de triunfos y 11 títulos, aunque la mayoría de ellos son de una importancia capital (Open de Australia o US Open, por ejemplo). Siendo tradicionalmente la superficie que más le cuesta (89 derrotas) y la que más perjuicio ocasiona a sus maltrechas articulaciones la pregunta es cristalina. ¿Cómo responderá Nadal cuando las particularidades de la superficie tomen el control de la situación?

Transición arcilla-cemento: Nadal y su entorno valoraron que la mejor opción para reincorparse a la competición era hacerlo en arcilla y aumentando la exigencia de forma gradual. Por eso tomaron la decisión de reaparecer en el modesto torneo de Viña del Mar, viajar luego a Brasil y culminar el retorno en el torneo de Acapulco, el más exigente de los tres por la composición del cuadro y la categoría del certamen. Nadal viajó a Nueva York para disputar una exhibición en el Madison Square Garden ante Del Potro sin tiempo para entrenar en pista rápida. Así llega a su reencuentro con el cemento once meses después: como el folio en blanco que aún no ha pasado por las manos del escritor. Los días previos al estreno en Indian Wells serán el único contacto con la pista rápida casi 350 días después de su último partido en ella.

El cuadro de Indian Wells: El español abrirá su participación en el primer Masters 1000 del curso ante el ganador del duelo de primera ronda entre el japonés Go Soeda (1-0 domina Nadal los duelos previos) y el joven Ryan Harrison (sin precedentes anteriores). Siguiendo la lógica que marca el ránking, desarmada en muchas ocasiones por la pericia de jugadores que inicialmente no figuraban como favoritos, el balear encontraría en la tercera ronda a Mikhail Youzhny (9-4 en el cara a cara), en octavos de final al serbio Janko Tipsarevic (3-0), en cuartos a Roger Federer (18-10), en semifinales a David Ferrer (17-4) y en la final a Novak Djokovic (19-14). El sector del cuadro en el que ha quedado ubicado el balear, lleno de aristas y especialistas sobre pista rápida, medirá su estado real desde el primer partido de competición.

Federer en cuartos: La salida del top4 provoca que Nadal pueda cruzar con los cuatro primeros tenistas de la clasificación antes de las semifinales. Así sucederá en Indian Wells y así ocurrirá en todos los torneos en los que el mallorquín se mantenga alejado de la frontera en la que actualmente reside Ferrer. El veleidoso sorteo ha querido que el suizo aparezca en el ecuador del torneo dejando la puerta abierta para que se escriba un nuevo episodio de la rivalidad deportiva más importande de la última década. Federer y Nadal jamás se han enfrentado en los cuartos de final de un torneo, pese a protagonizar una serie de 28 encuentros desde que cruzasen por primera vez en Miami 2004. Encontrar a Federer dos partidos después de volver a pisar el cemento sería el mayor desafío al que Nadal ha tenido que hacer frente desde su regreso.

Agresividad multiplicada: "Tengo que jugar muy agresivo". Palabras de Nadal antes de disputar la final de Acapulco contra Ferrer. El balear mostró en la final del torneo de México una propuesta lacerante basada en abandonar el escudo para tomar el florete. Pegó y pegó encontrando siempre el centro de la diana. Que lo hiciese sobre tierra batida, donde no es fundamental para ganar, evidencia un plan trazado consecuentemente: Nadal sabe que ser agresivo, siempre dentro de unos límites, es el camino más corto para preservar sus rodillas y evitar el desgaste. Mantener esa actitud belicosa en Indian Wells será fundamental para aspirar a objetivos mayores.



Opción de regresar al número cuatro: Las oportunidades para que el mallorquín regrese al cuarto escalón del ránking y logre evitar a Djokovic, Federer y Murray hasta las semifinales de los torneos son mínimas. Cuando la gira por California y Florida quede atrás y el circuito viaje hacia Europa para afrontar la temporada de tierra batida, Nadal pondrá en juego el grueso de los puntos que conforman su ránking (4590 puntos de los 6105 que atesora actualmente). Durante esos meses será imposible pensar en una escalada, más allá del torneo de Madrid donde cedió prematuramente en 2012 ante Verdasco. Sin confirmación oficial de su participación en Miami, Nadal encontrará en Indian Wells una de las únicas opciones de regresar a la zona noble de la tabla.

Positivo discurso, evidente mejora: "Tengo dolor, pero es un dolor que me permite moverme bien, que me permite correr sin tener que pensar en la rodilla y eso es lo más importante para mí a día de hoy". Las palabras de Nadal evidencian que atrás han quedado los dolores y las dudas presentes en Chile durante el primer torneo tras la lesión más importante de su vida. La evolución quedó reflejada en Acapulco, donde se desplazó por el tartán sin miedos ni ataduras. Allí ejecutó golpes que recordaron al jugador que conquistó los escenarios más importantes del universo. Sucedió en polvo de ladrillo. Ahora falta demostrar que también puede volver a hacerlo sobre cemento.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes