Nadal quiere rozar el máximo nivel en Montecarlo

El balear apunta al primer Masters de arcilla como horizonte de rendimiento óptimo

Rafael Nadal quiere alcanzar un nivel cercano a lo óptimo para el Masters 1000 de Montecarlo. Así lo afirmó tras acudir a Nueva York para participar en el BNP Paribas Showdown albergado en el Madison Square Garden. El manacorí, alejado de la escena pública sobre pistas duras desde que en marzo de 2012 decidiera no competir en la semifinal del Masters de Miami, volvió a dejarse ver en la superficie bajo los focos del majestuoso pabellón neoyorquino.

El balear disputó un partido ante Juan Martín del Potro, ganado en dos parciales (7-6 6-4) por el argentino. El choque sirvió para tomar contacto con el firme antes de encarar el Masters 1000 de Indian Wells que, en su versión masculina, arranca el próximo jueves. Tras la contienda con el competidor sudamericano, el español mostró sus impresiones, apuntando al inicio de la gira europea de arcilla como horizonte donde alcanzar un punto de rendimiento cercano a lo óptimo.

En concreto apuntó al Masters 1000 de Montecarlo, a celebrar entre el 14 y el 21 de abril, como escenario donde alcanzar un nivel competitivo de garantías sólidas. Poniendo para ello, como viene siendo habitual desde su regreso, atención preferente al estado de la articulación que lo mantuvo encadenado durante siete meses lejos de las pistas. "La prioridad es que la rodilla se recupere y después intentar llegar en unas condiciones muy similares o cercanas al cien por cien en Montecarlo" afirmó Rafa.


A pesar del progreso deportivo experimentado en Acapulco, el mallorquín llama a la cautela respecto a su estado físico actual. "[La rodilla izquierda] no está completamente recuperada. Mejora a diario. Espero poder seguir por la línea de dolor controlado, no descontrolado como antes" analizó el mallorquín.

La mejora de sensaciones introduce en el balear la esperanza de poder retomar entrenamientos de exigencia creciente en los próximos días, incrementando las cargas de trabajo realizadas hasta ahora. "Entrenando muy poquito mi cuerpo no está cien por cien preparado, ni al nivel aeróbico, ni de velocidad ni de potencia. Necesito todas estas cosas que me las da la competición y el entrenamiento fuerte" indició Nadal.

La experiencia del Madison Square Garden y su reencuentro público con el cemento sirvieron de toma de contacto para iniciar la transición de superficies. Pero pocas lecturas válidas extrae el manacorí del momento. La realidad será testada en torneos, cuando sean los rivales y no él quienes determinen el cúmulo de esfuerzo a imprimir. "No ha habido mucho cambio. Hay que ver cómo responde en competición" sentenció el balear.

Comentarios recientes