El esperado retorno de Mardy Fish en Indian Wells

Mardy Fish vuelve a la competición seis meses después de que jugara su último partido en el US Open

Fish vuelve al circuito en Indian Wells tras seis meses. Foto:puntodebreak.com
Fish vuelve al circuito en Indian Wells tras seis meses. Foto:puntodebreak.com

Mardy Fish volverá a la competición en Indian Wells tras superar sus problemas cardíacos. El estadounidense no juega un partido desde el pasado mes de septiembre, cuando derrotara en la tercera ronda del US Open al francés Gilles Simon.

Se desveló uno de los grandes misterios del circuito. Finalmente y a pesar de los diversos rumores que apuntaban en sentido contrario, Mardy Fish vuelve a la acción. Lo hará en el torneo de Indian Wells, seis meses después de jugar su último partido en el US Open, cuando venciera en tercera ronda a Gilles Simon.

Fish vuelve al circuito en Indian Wells.

Así lo ha confirmado el propio tenista en su cuenta Twitter @MardyFish, donde ha puesto el primer Masters 1000 del año como fecha de su regreso. Excelentes noticias para uno de los más carismáticos jugadores que ha dado el tenis estadounidense en los últimos tiempos y que sirven para alejar los fantasmas que hablaban de una posible retirada.

Y es que han sido muchos los que pensaban que ya no sería posible ver en acción a uno de los grandes talentos del circuito tras tan prolongada baja. Primero, su retirada en pleno US Open, en el que hubo de decir adiós en octavos de final sin ni siquiera saltar a la pista cuando tenía que medirse a Roger Federer hizo saltar las alarmas.

Después, su renuncia a completar el final de temporada 2012 y luego, su negativa a jugar el Open de Australia y la temporada de pista cubierta de su país hacían presagiar lo peor sobre el estado de su delicado corazón. Más aún cuando en los últimos tiempos, el silencio sobre su retorno era cada vez mayor.

Sin embargo, el hecho de haber comunicado su vuelta hace pensar en una plena recuperación de aquellos problemas cardíacos que surgieron ahora casi 12 meses en el torneo de Miami tras su duelo contra Juan Mónaco, que le llevaron a sufrir continuas palpitaciones y arritmias, y que incluso, le obligaron a pasar por quirófano para someterse a una ablación por catéter en el corazón con el objetivo de reconducir el ritmo cardíaco.



Retorno a su querido cemento

Su retorno no puede producirse en un mejor momento, pues lo hace en el inicio de la temporada de sus canchas preferidas: las de las pistas duras al aire libre de Norteamérica, donde su saque y contundente juego agresivo hacen daño, como muestra el hecho de haber alcanzado cuatro finales de Masters 1000 (Indian Wells, dos veces Cincinnati y Montreal) a lo largo de su carrera, si bien con el pequeño inconveniente de haber perdido todas ellas.

Lo hace, además, en su país, donde tiene el honor de haber logrado ganar cinco de los seis títulos de los que se presume su palmarés (el otro es Estocolmo), y donde suele un rival muy complicado de derrotar, algo que contrarresta con su rendimiento habitual en Europa o Australia.

Pensar a qué puede aspirar en este retorno es complicado. Primero, porque no se sabe a ciencia cierta como reaccionará su cuerpo y su corazón tras seis meses de parón. Una cosa es entrenar y otra competir al más alto nivel de exigencia. Se supone que si los médicos le han dado el OK, no debería de haber mayores problemas en ese sentido, pero, como hemos recordado antes, ya en verano sufrió una recaída de sus dolencias.

Segundo, porque a sus 31 años afronta una nueva vuelta a las pistas con la falta de ritmo que ello conlleva. Es cierto que en 2009 ya se tiró más de cuatro meses apartado de ellas por una intervención en la rodilla, y que cuando volvió, lo hizo mejor, en parte por una estricta dieta, que le ayudó incluso a clasificarse para el torneo de los maestros en Londres a finales de 2011. Y que también, el pasado año estuvo otros dos meses fuera de las canchas y cuando regresó volvió a ganar partidos. Sin embargo, ahora las cosas parecen diferentes. Superada la treintena, no se sabe realmente cuando tiempo necesitará Fish para rendir a su mejor, si es que alguna vez lo vuelve a tener.

A su favor juega el hecho de que todavía el ranking le permitirá seguir, casi total seguridad, siendo cabeza de serie en Indian Wells y Miami, lo que le facilitará no tener que verse las caras con los mejores hasta rondas más avanzadas e ir adquiriendo ritmo de competición en las primeras jornadas.

También, que el público parece estar entusiasmado con la vuelta del posiblemente jugador más laureado del tenis estadounidense que todavía sigue en activo junto a Jame Blake. Y que, por supuesto, el propio jugador de Minnesota querrá irse del tenis por la puerta grande.

Fish vuelve en Indian Wells. Foto:twitter.com

Factores, todos ellos, que dan algo de calor a la idea de aferrarse en que todavía es posible ver a ver al gran Fish, ese hombre capaz de liquidar en su "cemento" a tenistas de la talla de Rafa Nadal, Andy Murray, David Ferrer, Juan Martín del Potro, o Roger Federer, al que curiosamente, batió hace cinco años en el torneo al que ahora pretende regresar.

También te puede interesar:

Mardy Fish y el triste panorama del tenis estadounidense.

Comentarios recientes