Kei Nishikori, su victoria en Memphis, y su lucha por ser Top 10

El japonés ha logrado el tercer título de su carrera en Memphis, algo que le servirá para situarse de nuevo entre los 16 primeros del mundo

Kei Nishikori ha ganado el tercer torneo de su carrera en Memphis al derrotar en la final a Feliciano López. El nipón es una de las grandes promesas del tenis, pero ¿tiene realmente suficiente potencial para ser Top 10?

Kei Nishikori es sin duda la gran esperanza del tenis asiático para las próximas temporadas. A sus 23 años destila el nipón grandes dosis de expectación allá por donde va. Las marcas comerciales pujan fuerte por él conocedoras de la influencia del tenista de Shimane entre sus compatriotas. También son diversos los periodistas que le siguen en su andadura por todos los torneos del circuito sabedores de que es el japonés uno de los activos más importantes del deporte nipón.

Nishikori ha ganado en Memphis su tercer título ATP.

Producto construido en la prestigiosa Academia de Nick Bolletieri en Florida, tiene motivos Nishikori para estar feliz. Su triunfo en el ATP 500 de Memphis ante Feliciano López supone el tercer título de su carrera y un nuevo paso más en su camino hacia una explosión definitiva que parece siempre llegar pero nunca acaba de consolidarse.

Esta vez en la ciudad de Tennessee se ha visto la mejor cara del japonés. Brillante, rápido de piernas, intuitivo al resto y con la gran calidad en sus golpes que se le presupone ha completado en la ciudad norteamericana una semana redonda -en la que no ha cedido ningún set- que le brindará la posibilidad de volver a subir al puesto 16 del ranking (su mejor puesto es el 15º).

Un resultado extraordinario para un jugador que ya el pasado mes de octubre sumó su primer ATP 500 en Tokyo delante de su público, y un tenista que ahora hace cinco temporadas (cuando sólo tenía 18 años) conquistó su primer título ATP en Delray Beach, curiosamente el próximo torneo a disputar a partir de este lunes.

Datos que hablan enormemente bien de él, y que plantean la cuestión de si conseguirá finalmente su pretendido objetivo de ser el primer japonés Top 10, algo de lo que vuelve a estar cerca, que viene insinuando muchas veces, pero que en unas ocasiones las lesiones, y en otras, la irregularidad le han alejado de él.

Y es que del potencial de Nishikori nadie parece dudar. Su forma de pegar a la pelota es más que óptima con una gran derecha, su adaptación a las distintas superficies también, como muestra el hecho de haber alcanzado 3 de las 5 finales jugadas en tipos de pistas diferente. Incluso, su capacidad para ganar a los mejores parece estar fuera de toda controversia si atendemos a que ha sido un hombre capaz de ganar hasta a cuatro de los actuales Top 10, incluido el número 1 del mundo, Novak Djokovic en aquella semifinal de Basilea que acabó con rosco incluido en contra del balcánico, si bien este venía de una temporada agotadora y de diversos problemas físicos que le lastraban.

Head to head con el Top 10

Novak Djokovic: 1 partido ganado, uno perdido

Roger Federer: 0-1

Andy Murray: 0-3

David Ferrer: 2-2

Rafa Nadal: 0-4

Tomas Berdych: 3-1

Juan Martín del Potro: 0-4

Jo-Wilfried Tsonga: 3-0

Janko Tipsarevic: 0-5

Richard Gasquet: 0-2

Esperanzadores argumentos que, sin embargo, han chocado en los últimos tiempos con otros no tan optimistas que hacen albergar dudas acerca del verdadero nivel Top 10 del japonés. El primero y más importante el de la irregularidad. Es Nishikori un tenista de brillantes actuaciones en un torneo esporádico, pero también un maestro de no corroborar éstas en las siguientes citas. Basta ver el simple dato de que siempre que ganó un evento ATP cayó de forma tempranera en el siguiente que disputó. O de que pese a su enorme proyección, sólo ha conseguido ser una vez cuartofinalista de un Grand Slam (Open de Australia 2012) y otra dos veces más más alcanzar la segunda semana de competición en un major. Y ya se sabe que, sin duda, una de las claves para acceder al grupo de los 10 mejores del mundo es la regularidad a lo largo de un año.

Tampoco las lesiones han facilitado una visión positiva de cara a un posible asalto al Top 10. El codo, el hombro o la espalda le han hecho ser un tenista endeble en algunos momentos, propiciándole no pocas ausencias en diversos torneos, algo que sin duda, no se puede permitir si quiere llegar a alcanzar a los mejores.

Dudas que ahora en 2013 puede despejar. Con 23 años y casi toda la temporada por delante, su victoria, como hemos señalado, en Memphis le situará en el puesto 16º del ranking a 780 puntos de Richard Gasquet, actualmente décimo, y 435 de Marin Cilic, undécimo. Diferencia de puntos importante, pero no insalvable para un jugador que quiere llegar a ser el primer tenista japonés en ser Top 10.

También te puede interesar:

El original trofeo del torneo de Memphis.

Comentarios recientes