Moyà cree que Acapulco llega algo pronto para Nadal

El balear considera que el test de Ferrer y Almagro puede ser prematuro para Rafa

Carlos Moyà en competición.
Carlos Moyà en competición.

Carlos Moyà se encuentra en Delray Beach (Florida) disputando la primera cita del ATP Champions Tour 2013, el circuito de veteranos. Número uno de la categoría senior, el mallorquín no pierde detalle de las evoluciones de su gran amigo Rafael Nadal en su retorno a la competición. El manacorí tiene la próxima semana el reto más severo de la gira latinoamericana, el ATP 500 de Acapulco. En declaraciones a ESPN, Moyà disertó sobre las posibilidades del mallorquín en el torneo, haciendo balance sobre lo hecho hasta ahora y poniendo en perspectiva la grandeza del desafío que representa para Rafa el evento mexicano.

Considerando el tiempo que el balear llevaba sin competir, una cuarentena deportiva superior a los siete meses, la recuperación del ritmo competitivo es un proceso de dilatada maduración. Apenas nueve partidos de modalidad individual acumulan las piernas de Rafa, ávidas por recobrar la velocidad de reacción, explosividad y potencia de antaño. Quizá un aval algo corto para un evento de considerable peso y cargado de notables rivales como el mexicano.

"Va a ser un Rafa un poco verde. Luego de siete meses sin competir, la forma no vuelve en dos semanas o tres. Llega bien entrenado, pero un poco corto de competición y de ritmo. Eso le ha bastado para ganar en Sao Paulo, pero el regreso será poco a poco. Yo creo que enfrentar a Ferrer y Almagro será un test que para mí le llega un poquito temprano. Hay que dejar pasar el tiempo" afirmó rotundo Moyà al periodista Juan Ceballos en el portal americano.

Carlos siguió con cierta cercanía el trabajo de regreso de Nadal en Mallorca, teniendo un contacto frecuente con el ex número 1 del mundo durante su ostracismo competitivo. "He hablado bastante con él en todos estos meses" comenta el balear a ESPN. Destacando factores adicionales que convierten su retorno en una empresa aún más espinosa.

"Por una parte estoy contento porque no es fácil ni siquiera para un fenómeno como él estar parado, volver y en dos semanas hacer final y ganar un título. Pero de cara a la gente, Rafa tiene poco para ganar y mucho para perder. Está jugando contra rivales a los que ni siquiera conoce, con los que nunca se había cruzado. Pero allí está él: aunque no se sienta al 100%, siempre va a dar lo mejor que tiene. Y luego de la decepción en Viña del Mar, que seguro la debe haber sentido, va a Brasil y gana. Te das cuenta de su grandeza" argumenta orgulloso de su amigo el campeón de Roland Garros 1998.

El Abierto Mexicano Telcel, evento alzado por Nadal en su primera y única participación allá por 2005, arranca el próximo lunes día 25 de febrero. Será el evento broche de la gira latinoamericana de arcilla y servirá para cuadrar el primer análisis del mallorquín en su retorno a la competición. Será, también, el evento con la oposición más dura encontrada hasta el momento. Será, en definitiva, una medida real del momento que presenta el mallorquín sobre su superficie predilecta ante la élite de la arcilla.

Comentarios recientes