Gilles Müller: Un peligro en pista cubierta

El tenista de Luxemburgo busca en la pista indoor de Marsella su primer título ATP

Gilles Müller en competición.
Gilles Müller en competición.

Gilles Müller es sinónimo de peligro en pistas cubiertas. A sus 29 años, el único luxemburgués presente en el circuito mundial busca su primer título en el torneo ATP 250 de Marsella. Dotado de un gran servicio, es uno de los pocos jugadores que aún practican el juego de saque-volea que bajo techo todavía es muy eficiente. Con Gasquet y Granollers como víctimas, se encuentra ya en cuartos de final del torneo francés.

Desde hace una década Gilles Müller es la cara visible de Luxemburgo. Un país pequeño que en la actualidad sustenta él y Mandy Minella, la mejor jugadora de la nación en tenis femenino. Nacido en el mes de mayo de 1983, se convirtió en un gran proyecto de jugador en su último año junior. En el año 2001 llegó a la final de Wimbledon -perdió ante el suizo Valent- y ganó el US Open en la citada categoría, sucediendo en el palmarés a Andy Roddick, la nueva gran esperanza americana. Casi nada al aparato.

Su paso por la Academia Sánchez-Casal le otorgó algo más de nombre y su apellido empezó a aparecer en los medios como uno de los jugadores a tener en cuenta en la primera mitad de la década de los 2000. Dotado de un gran servicio y un buen juego en la red, en el fondo de pista quizá flojeaba algo más pero su condición de zurdo le daba ventaja al poder abrir muchos ángulos con su golpe de derecha. El revés era sin duda su punto de débil. Era por ahí por donde cometía la mayoría de sus errores ya que no dominaba el golpe plano y solo utilizaba el 'slice' para defenderse.

A pesar de esas carencias, pronto llegaron los buenos resultados. En 2004 venció a Andre Agassi para llegar a la final de Washington y al año siguiente alcanzaría la final de Los Ángeles, aunque se volvería a quedar sin título. La temporada siguiente fue la mejor en su joven carrera con grandes victorias en Grand Slams y el ingreso entre las cincuenta mejores raquetas del planeta. Derrotó a Rafael Nadal -reciente campeón de Roland Garrós- en la segunda ronda de Wimbledon y en el US Open conmocionó a toda la grada local deshaciéndose en tres tie-breaks de Andy Roddick, campeón del evento dos cursos antes.

Sin embargo, a partir del 2006 todo se empezó a torcer. Sus pocas armas en el fondo de pista, donde solo podía hacer daño con su golpe de 'drive', le empezaron a pesar en demasía, hasta el punto de estar asiduamente fuera del top100. La progresiva ralentización de las pistas y la eliminación de la moqueta fueron sin lugar a dudas un gran hándicap en el explosivo y atacante juego del luxemburgués.

Afortunadamente para el pupilo de Benoit Carelli y Alexandre Lisiecki, algún buen resultado le acabó llegando para poder sobrevivir entre la élite. Alcanzó desde la fase previa los cuartos de final del US Open 2008 dejando por el camino a jugadores como Nicolás Almagro o Nikolay Davydenko que tenían mucho mejor ranking que él. En el pasado curso alcanzó su tercera final ATP y estuvo a punto de derrotar a Roddick en la final de Atlanta, pero acabó sucumbiendo en tres parciales.

Con las condiciones tan lentas que hay hoy en día en el circuito ATP, al tenis de Müller lo que mejor le vienen son las pistas cubiertas. Sin condicionantes meteorológicos de por medio, puede practicar con más seguridad el juego de saque-volea y sus golpes de fondo, aunque son muy limitados, hacen más daño al rival. El buen tenis cuajado en el pasado octubre en el torneo de Viena -donde llegó a semifinales- aportó cierta esperanza de poder ver a Gilles levantando una corona ATP y a priori la mejor opción parecen ser las pistas rápidas bajo techo. Esta semana en el ATP 250 de Marsella ya ha batido a dos jugadores con grandes resultados en plazas indoor como Richard Gasquet y Marcel Granollers. Si deja atrás su irregularidad, según pasen las rondas será más peligroso. ¿Conseguirá Müller en este curso su primer torneo en el circuito? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios.

Comentarios recientes