¿Se tiende hacia jugadores con 40 años compitiendo en el tenis?

Existen cuatro tenistas entre los 100 primeros que superan los 34 años, dos de ellos ubicados en el Top 40

La cada vez más longeva carrera de muchos tenistas plantea un tema que puede resultar interesante: que en el futuro puedan haber algunos jugadores que lleguen a los 40 años siendo altamente competitivos. De momento, con 34 años ya hay varios casos.

El pasado fin de semana el circuito tenístico nos dejó un hecho cuanto menos destacable. En los tres torneos masculinos que se disputaron, al menos un finalista en los tres eventos había alcanzado ya la treintena. David Nalbandian llegó a la final de Sao Paulo con 31 años y 1 meses. Por su parte, Julien Benneteau alcanzaba la octava final de su carrera en Rotterdam siendo doce días mayor aún que el argentino. Y para rematar la faena, Tommy Haas alcanzaba en San José una nueva final con 34 años y 10 meses.

Haas ha llegado a una final con 34 años y 10 meses en San José.

Rizando más el rizo, incluso en el circuito femenino Serena Williams lograba situarse al frente de la clasificación mundial con 31 años y cinco meses tras alcanzar la final en Dubái, convirtiéndose de esta forma en la número 1 del mundo más veterana de todas cuantas hayan existido.

En total, la ATP ha visto como de los 12 torneos disputados hasta el momento,en este inicio de 2013, en seis de ellos ha habido un finalista mayor de 30 años, y en el caso de Auckland, ha sido hasta el campeón. Y hace tres meses, un tenista de casi 34 años como Radek Stepanek ( a día de hoy los sobrepasa) daba a su país una Copa Davis.

Cifras y datos que nos dan que pensar: ¿hacia dónde camina el tenis?, ¿tiende este deporte a ver pronto a jugadores de 40 años triunfando por las pistas, o al menos jugando a un alto nivel? Evidentemente, no es lo mismo 34 o 35 años, que 40, pero sí existen algunos argumentos que dan forma a esta posibilidad y que hacen meditar que en el futuro sea posible llegar a disputar partidos de forma asidua y exitosa con los 40 ya cumplidos.

El primer argumento lo encontramos en el circuito de dobles. Es cierto que se trata de una competición un tanto infravalorada por las principales raquetas individuales y que el desgaste físico y mental que ocasiona es mucho menor que un partido en solitario. Pero si analizamos el ranking de los principales doblistas del mundo, vemos como Daniel Nestor sobrepasa los 40 años y como Leander Paes está a cuatro meses de llegar a la cuarta década de vida. En total, son ocho los tenistas ubicados dentro de los diez primeros jugadores en esta disciplina mayores de 34 años (quedan a salvo los españoles Marc López y Marcel Granollers). Y en el caso de Nestor no parece que su rendimiento se resienta en exceso pese a la edad, pues el curso pasado salió campeón de dobles en Roland Garros por cuarta vez en su carrera.

El segundo dato que puede dar cobijo a esta idea es el propio circuito individual. Hay dos jugadores mayores de 30 años en el Top 4, y 9 entre los 40 primeros, con dos de ellos superando los 34 años (Haas y Stepanek). Incluso en el Top 100, hay un jugador mayor que ellos, el español Rubén Ramírez Hidalgo, que con 35 años tiene el honor de ser el tenista más longevo en la élite del tenis superando en dos meses a Haas y en cuatro a Michael Russell, también integrante del grupo de los 100 mejores.

Tenistas con más de 34 años en el Top 100

Tommy Haas- número 18 y 34 años y 10 meses

Radek Stepanek- número 37, 34 años y 3 meses

Michael Russell- número 86, 34 años y 9 meses

Rubén Ramírez- número 96, 35 años y 1 mes

Rubén Ramírez es el tenista más veterano del Top 100.

Incluso, la historia nos muestra casos donde ha sido posible triunfar a los 40 años o bien cerca de ellos. Jimmy Connors llegó en 1991 a las semifinales del US Open con 39 años, y no sólo lo hizo, sino que además lo consiguió tirando de “físico”, pues dos de sus encuentros hasta la penúltima ronda del grande norteamericano, los solventó a cinco sets. Su compatriota John McEnroe ganó en 2006, aunque en dobles, el torneo de San José con 46 años ya cumplidos. Aunque el más difícil todavía quizás lo consiguiera el australiano Ken Rosewall que con 42 años seguía instalado en el número 2 del mundo y con 43 ganando torneos. Y el año pasado sin ir más lejos, la nipona Kimiko Date-Krumm llegó a la final de Osaka con 40 años en el pasaporte.

Como vemos son casos excepcionales pero reales que además tienen su prolongación en otros deportes. Cada vez de forma más frecuente, vemos a ciclistas veteranos ganar el Tour de Francia (ahí están los casos de Cadel Evans y Bradley Wiggins) y a futbolistas próximos a los 40 años aguantar sobre el terreno de juego (dígase Palop o Giggs). Incluso, a jugadores de baloncesto rumorear con su vuelta a los 50, como Michael Jordan.

Lograr la meta de alcanzar los 40 años en plena forma es muy complicado. Es cierto que cada vez los deportistas de élite se cuidan más, la alimentación se mejora con el paso del tiempo, pero no hay que olvidar que a partir de los 40, el físico pierde velocidad y explosividad, algo de vital importancia, especialmente en el tenis, como se ha demostrado con el fracasado retorno de Thomas Muster. El desgaste mental se acumula con el paso de las temporadas y a ello se suma el intenso calendario que apenas permite descansar y provoca una catarata de lesiones, posiblemente el gran impedimento para muchos de ellos en llegar a esa barrera de edad.

Entre los tenistas casi nadie parece mencionar la palabra 40. Más bien todos señalan el final de su carreras en cuanto dejen de ser competitivos, algo por otra parte, totalmente lógico. Pese a todo, lo que está claro es que cada vez se está más cerca de ello. Y es que como dijo Abraham Lincoln en su día, "al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años" y esa máxima casi siempre parece cumplirse tanto en la vida, como en el tenis.

Andre Agassi en 2005 se permitió el lujo de llegar a una final del US Open con 35 años. Ahora el propio Tommy Haas marca el camino de cómo debe rendir un veterano sobre una pista de tenis. Veremos si algún día el circuito no se invade de cuarentones llenos de experiencia.

Comentarios recientes