Los puntazos de Monfils en Rotterdam

El competidor francés desplegó todo su arsenal anatómico para delirio de la grada

Gaël Monfils es un portento físico y solamente necesitó un partido sobre la pista de Rotterdam para exhibirse ante la grada holandesa. Un prodigio atlético dotado de una gran elasticidad, explosividad de salida, velocidad en el tren inferior, anticipación,... un compilado de factores anatómicos vertidos hacia la práctica deprotiva que convierten su fibrada figura en una auténtica centella dentro de los límites de una pista de tenis.

Durante el encuentro de primera ronda en el mencionado evento neerlandés, con Juan Martín del Potro al otro lado de la cinta, el competidor parisino hizo gala de su excelsa capacidad para cubrir pista llevando su cuerpo a posiciones inverosímiles e impactando pelotas con gestos técnicos poco ortodoxos pero igualmente efectivos.

Recientemente puesto en cuarentena durante meses por problemas de rodilla (durante la campaña 2012 el ex número 7 del mundo se ve apartado de hasta seis Masters 1000, tres Grand Slam y los Juegos Olímpicos, quedando reducida su temporada a menos de 30 partidos) una de las principales incógnitas que sobrevolaban su figura al comienzo de 2013 era el estado con que regresarían sus articulaciones a la competición. Es más, si sería capaz de desplegar su mismo nivel de juego sin someterlas a tal carga de esfuerzo.

No parece preocuparle en absoluto una recaída a Gaël, a tenor de lo visto en la ronda inaugural de Rotterdam. Para delirio de la grada y llegando a levantar el aplauso del propio Del Potro, Monfils sigue contemplando cada pelota como un objetivo alcanzable y cada área de la pista como un terreno de merecida exploración. Para muestra, el siguiente punto centrado en la motricidad del tenista galo.

Visto lo visto, el competidor francés conserva plena confianza en el estado de sus articulaciones, sin importarle llevarlas al límite con generosa frecuencia. Tras haber padecido un ostracismo deportivo reciente debido a impedimentos en dicha zona, tesitura que atraviesa en estos momentos Rafael Nadal, su actitud demuestra seguridad plena en toda su morfología. Esperamos que no sea un movimiento de inconsciencia por parte del galo. Por ahora, la disciplina parecer haber recuperado a uno de sus especialistas en escenas de riesgo.

Comentarios recientes