Ricardo Mello pone fin a su carrera

El tenista brasileño colgó la raqueta tras perder en primera ronda de Sao Paulo

Ricardo Mello en competición. Foto: globoesporte.globo.com
Ricardo Mello en competición. Foto: globoesporte.globo.com

Ricardo Mello anuncia su retirada del tenis. El tenista de Sao Paulo, nacido a finales de 1980, pone punto y final ante su propio público a una carrera que se ha alargado durante más de trece años. Llegó a ser top-50 del ranking ATP en 2005 y conquistó un año antes en Delray Beach su única corona en el circuito mundial. Todo un journeyman del círculo tenístico que tiene en estas líneas su merecido homenaje.

Durante finales de los 90, el tenis bailó al ritmo de samba. Samba tenística en este caso, y es que por fin Brasil tenía a un gran campeón. La figura de Gustavo ‘Guga’ Kuerten sobrepasó el ámbito meramente deportivo, se convirtió en un icono mundial y en su país era considerado un auténtico dios, no solo por ganar tres Roland Garrós o la Copa Masters, sino también por su actitud en la pista y el carisma que desprendía en cada momento. La carrera de Kuerten empezó a apagarse en 2002. Sus problemas en la cadera le acarrearon muchas lesiones que pusieron fin en 2007 a una trayectoria que quizá debía haber acabado algo antes, ya que hacía varios años que el de Florianópolis no estaba entre los mejores.

Tras la alargada sombra de Guga, se encontraban una serie de jugadores que intentaron mantener a Brasil en la élite del tenis. Todos eran conscientes que igualar los éxitos del ex número uno del mundo era imposible. Incluso era muy difícil igualar los registros de Fernando Meligeni, el segundo mejor jugador de Brasil en esa época. Una serie de tenistas como Marcos Daniel, Flavio Saretta o Ricardo Mello intentaron mantener a su país en lo más alto, ya fuese en la Copa Davis o mediante buenos resultados en el circuito ATP.

En el día de ayer, el último de ellos colgaba la raqueta tras más de trece años como profesional. Ricardo Mello nació a escasas fechas del inicio de 1981, en la localidad de Campinas, en Sao Paulo. Debido a su pequeña envergadura -apenas mide 175 cm- desarrolló un juego equilibrado desde el fondo de pista, en el que predominaba el juego de ataque que imponía su derecha de zurdo, que le permitía abrir muchos ángulos. Desde el principio de su carrera tuvo una rápida evolución. Tras unos buenos resultados en torneos ITF Futures, a su tercer año como profesional ya estaba levantando su primer torneo challenger en Campos de Jordao, acabando la temporada 2001 entre los 150 mejores de la ATP.

Y es que una constante en toda su carrera ha sido lo bien que ha rendido en su país. Brasil ha sido testigo de catorce de sus quince victorias en torneos pertenecientes al ATP Challenger Tour -tercer clasificado histórico en este apartado solo superado por el taiwanés Lu y el japonés Suzuki- y de tres semifinales en el torneo ATP de Costa do Sauipe, que ahora se disputa en Sao Paulo. Alcanzó el penúltimo partido en las ediciones de 2005, 2010 y 2011, siendo solo frenado por Rafael Nadal, Juan Carlos Ferrero y Alexander Dolgopolov, jugadores de gran talla mundial.

Su única corona ATP llegó en septiembre de 2004, sobre superficie dura, en Delray Beach. Por aquellos tiempos el torneo estaba encuadrado tras la finalización del US Open, y fue capaz de batir a jugadores de la talla de Fish y Ancic -top30 ambos en esos momentos- antes de derrotar a Vincent Spadea para tocar por fin la gloria con los dedos. Se convertía en el primer jugador de su país en ganar un título perteneciente al circuito mundial desde Kuerten, y habría que esperar casi un lustro hasta que Bellucci consiguiese añadir otro torneo de la misma categoría al palmarés de su país.

Sus números en el circuito se resumen en 60 victorias y 93 derrotas en torneos ATP y la 3º ronda alcanzada en el US Open 2004 como mejor resultado en Grand Slam tras deshacerse de Chela y ceder ante Haas a las puertas de la segunda semana del evento. Finalizó en el top100 en los años 2004, 2010 y 2011, y en la Copa Davis hizo su debut en 2005 disputando un total de diez eliminatorias, consiguiendo ocho victorias en quince partidos. Fue héroe en Perú ganándole a Iván Miranda en 2006 en el partido definitivo y al año siguiente le remontó dos sets adversos a Dancevic en un increíble encuentro que se alargó hasta el 11-9 del último acto. Desde aquí estas líneas, que sirvan de homenaje a un jugador que contribuyó a que Brasil no desapareciese del mapa de la raqueta. Buena suerte, Ricardo.

Comentarios recientes