Rafael Nadal: regresos tras lesión

Así fueron las vueltas a la competición del tenista mallorquín tras prolongadas ausencias durante su carrera

El regreso de Rafael Nadal a la competición individual tendrá lugar ante el argentino Federico Delbonis sobre la arcilla del ATP 250 de Viña del Mar. Más de siete meses después de su última competencia en modalidad de singles, el balear retorna al circuito masculino con la empresa de comprobar cómo responde su físico tras una inactividad prolongada. Resuelta la incógnita de su vuelta, la siguiente duda surge de forma automática: ¿recuperará el mallorquín su mejor versión?, ¿cuánto tiempo necesitará, al menos, para volver a ganar?

Durante su carrera el tenista balear ha debido superar una serie de lesiones revestidas de diversa gravedad. La rotura parcial del tendón rotuliano unida al padecimiento del síndrome de Hoffa, una inflamación de la almohadilla de grasa situada bajo la rótula, es la afección que más tiempo le ha mantenido apartado de la competición durante sus más de diez años de carrera profesional. Combinada con un proceso vírico en la parte final de su recuperación que postergó más de lo esperado el regreso a las pistas, en total han sido más de siete meses los que el mallorquín ha debido mantenerse en cuarentena deportiva. Más de 200 días en la sombra que duplican en duración su ausencia más prolongada hasta la fecha.

¿Cuánto tiempo necesitará Nadal para volver a su máximo nivel? ¿Cuál será el máximo nivel mostrado por Nadal tras el mayor período de inactividad oficial de su vida profesional? Andre Agassi habló durante el pasado Open de Australia desde la experiencia de haber regresado al techo de la disciplina tras un período prolongado de ausencia. “Me di cuenta de que sea cual sea el tiempo que uno esté fuera de la disciplina, necesitas el doble de ese tiempo para volver a donde estabas una vez regresas al circuito. Si volviera durante la primera parte del curso, no le verías a su mejor nivel hasta la próxima edición de este torneo [por el Grand Slam australiano]”. Habiéndose producido una demora posterior, haciendo buenos los cálculos del estadounidense, estaría diciendo que en el caso del balear recuperar la situación previa a la lesión requeriría en torno a catorce meses. Poniendo el horizonte en la primavera de 2014.

Sea cual fuere la validez de dicha teoría, pues cada jugador representa una realidad distintos con procesos de recuperación diferentes, vamos a tomar al propio Nadal como referencia para comprobar de una manera expositiva cómo fueron sus regresos a la competición tras ausencias prolongadas a lo largo de su carrera. No es el objetivo establecer un paralelismo con lo que pudiera suceder en las próximas semanas. La lesión que ha forzado su último parón deportivo poco o nada tiene que ver con impedimentos que anteriormente encadenaron al mallorquín lejos de las pistas. No obstante, vamos a ver cómo fueron esas reinserciones en el circuito.

Vamos a considerar lesiones de larga duración aquéllas que mantuvieron al balear lejos de las pistas durante al menos un mes. En ese sentido, encontramos hasta cinco precedentes durante la carrera del jugador más destacado en la historia del tenis español. ¿Cómo fueron sus regresos a la competición? ¿Cuánto tiempo necesitó para volver a sentirse campeón de pleno derecho en una disciplina que no da tregua? Pasamos a comprobarlo de manera somera.


2004 – El mallorquín se encuentra en el torneo portugués de Estoril durante la gira de arcilla de dicha temporada. En tal enclave sufre uno de los primeros impedimentos de cierta relevancia en su carrera. Una fractura por estrés en el escafoides del pie izquierdo lo mantiene tres meses de baja. Un parón doloroso a nivel anímico que le obliga a renunciar a la disputa de Roland Garros, Wimbledon y los Juegos de Atenas. Apenas cuenta con 18 años y ninguna corona en su expediente. En el quinto torneo tras su regreso, apenas con un mes de ritmo competitivo, estrenó su palmarés sobre la arcilla de Sopot (Polonia).

Zona dañada: pie izquierdo

Torneos necesitados para salir campeón: 5

Superficie: tierra batida

2005 – Un problema óseo en su pie izquierdo le obliga a detener su actividad tras ganas el Masters de Madrid, disputado por entonces sobre pista dura bajo techo durante el otoño. La afección le hace parar durante cuatro meses, renunciando a competir en el Masters de París así como en el torneo de maestros. Posteriormente, renunciará a disputar el Open de Australia. Problemas de apoyos que tratan de ser solventados con la adopción de unas plantillas especiales. En total, más de 100 días apartado del circuito. Hasta el último parón, su ostracismo más prolongado en la disciplina. Ganó el segundo torneo tras su regreso, batiendo al entonces número 1 Roger Federer en la final de Dubai.

Zona dañada: pie izquierdo

Torneos necesitados para salir campeón: 2

Superficie: cemento

2008 – Disputando el torneo de París-Bercy, una tendinitis en la inserción del tendón cuadricipital de su rodilla derecha le empuja a la retirada en los cuartos de final del Masters galo. El impedimento, agudizado en los últimos meses del curso le hace tomar la decisión de renunciar a la Copa de Maestros de Shanghai. En total, el balear se ve apartado de la competición unos 30 días. Con el advenimiento de la pretemporada es capaz de sanar sus heridas e iniciar con cierta normalidad el curso 2009. Ganaría el segundo torneo tras su regreso, nada menos que un Grand Slam, alzando en Melbourne su primer Open de Australia –también, su primer major sobre suelo duro-.

Zona dañada: rodilla derecha

Torneos necesitados para salir campeón: 2

Superficie: cemento


2009 – De nuevo toman presencia las articulaciones del tren inferior. Nuevamente la tendinitis se hace presente en las rodillas. Esta vez son ambas las que sufren la afección, dejando al tenista condicionado para la práctica deportiva. El balear perderá en Roland Garros ante Robin Soderling, su única derrota en ocho visitas al grande parisino. El impedimento físico le obligará a renunciar a la hierba de Queen’s y Wimbledon. Cede la primera posición del ranking. Más de 70 días contemplando el circuito desde la distancia. Regresa en agosto sobre las pistas duras de Montreal. Expuesto ante la superficie que más exige a las articulaciones, se encuentra con una sequía de títulos que se dilata hasta los once meses. Pierde 12 de los 14 enfrentamientos ante tenistas top10 en tal lapso. No volverá a ganar torneos individuales hasta la vuelta de la arcilla en el Masters de Montecarlo, ya en el curso 2010. Entre medias, liderará a España a conseguir sobre dicha superficie la Copa Davis.

Zona dañada: ambas rodillas

Torneos necesitados para salir campeón: 12

Superficie: tierra batida

2010 – La penúltima lesión que precedió a un reposo relativamente prolongado. Un nuevo problema de tendinitis en las rodillas, en este caso en la articulación derecha, le hace ondear la bandera blanca durante los cuartos de final del Open de Australia. En realidad su ausencia, unos 30 días, coincide con la de la hoja de ruta a seguir. No se pierde torneos pues retorna en Indian Wells. Alcanza semifinales tanto en dicho torneo como en Miami y se reencuentra con la victoria sobre la arcilla de Montecarlo, el tercer torneo tras su ‘regreso’. Completará el mejor año de su vida levantando los siguientes tres Grand Slam.

Zona dañada: rodilla derecha

Torneos necesitados para salir campeón: 3

Superficie: tierra batida

Conclusiones

Cuándo volverá a salir campeón Rafael Nadal es una incógnita que únicamente el tiempo podrá resolver. No obstante, observar su historial nos permite atender al panorama con ciertas claves para analizar su regreso. El balear, qué duda cabe, es un competidor habituado a convivir con ciertos períodos de inactividad. Sin haber sufrido lesiones de extrema gravedad durante su carrera, sí que conoce los entresijos de mantenerse al margen de la competición y acunar durante largo tiempo los pensamientos de cara al regreso.



Por otra parte, observamos cómo las afecciones de rodilla han venido cobrando un protagonismo mayor conforme ha avanzado su trayectoria. Si bien los primeros parones de su carrera vinieron protagonizados por un pie izquierdo que llegó a poner en tela de juicio la viabilidad de su trayectoria deportiva, las articulaciones del tren inferior han adoptado un papel principal en la escena durante los últimos años. Así, sus últimas cuatro interrupciones de cierta extensión temporal vienen ligadas a la citada causa.

En las dos últimas interrupciones contemplamos una constante: Nadal únicamente fue capaz de volver a la senda del triunfo completo tras volver a pisar arcilla. Un estilo de juego con una demanda física importante contribuye a encontrar especial acomodo sobre un suelo que absorbe en mayor medida la violencia del movimiento, liberando a la articulación de cierta carga dinámica. En ese sentido, será la primera vez que el balear retorne de una lesión de larga duración pisando tierra batida. La superficie sobre la que ha construido buena parte de su leyenda y sobre la que ha comenzado a recobrar el espíritu en sus últimas caídas.

El principal objetivo, en palabras del mallorquín, es sumar tiempo en pista y adquirir ritmo competitivo para comprobar si el físico se encuentra acorde con su ánimo. El resultado ahora mismo, según reconoció, es importante hasta cierto punto. Chile es la primera para en la hoja de ruta del mallorquín. Las circunstancias determinarán su avance. Caer en primera ronda es una opción plausible al ojo del mallorquín. No obstante, la intención es clara: “Aunque el resultado quizá no sea lo primordial, voy a hacer lo posible para ganar”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes