Copa Federación 2013: focos de interés

Llega la competición femenina por equipos y con ella múltiples áreas de discusión

Los campeones alzan la Copa Federación. Foto: fedcup.com
Los campeones alzan la Copa Federación. Foto: fedcup.com

La Copa Federación 2013 arranca en febrero con eliminatorias Grupo Mundial I, Grupo Mundial II y series de carácter zonal. El pistoletazo de salida a la competición por equipos se dará en apenas unas horas. Las concentraciones de los grupos van tomando forma. Es hora de estrechar lazos entre jugadoras y remar juntas por un objetivo común. El hermanamiento se antoja clave para alcanzar la meta propuesta.

Con apenas tiempo para digerir las líneas de actividad observadas en la Copa Davis durante el pasado fin de semana, la rueda del tenis profesional avanza y nos trae otro cúmulo de escenarios competitivos por equipos: la Copa Federación. Con actividad multiplicada - cuatro eliminatorias de Grupo Mundial, cuatro series de Grupo Mundial II y las eliminatorias pertenecientes al Grupo I de las series zonales. Esto significa, presencia de todas las naciones que pelearán por la corona en 2013, aquéllas que optan por poder hacerlo en 2014 y todas las aspirantes a formar parte del top8 en la competición a partir de 2015. Es sin duda la semana más efervescente de la temporada en una competición que cumple 50 años de historia. Son muchas las series a disputar, múltiples las narrativas a estudiar e interesantes algunas de ellas en las que nos detenemos especialmente. Hoy en Punto de Break repasamos unos puntos de desarrollo a los que, en nuestra opinión, debemos prestar atención preferente durante los próximos días:

¿Corre peligro República Checa?: El cuadro centroeuropeo podría encarar un fin de semana más espinoso de lo aparente. Se trata de una serie que enfrenta al campeón de las últimas dos ediciones con un equipo incapaz de mantener la permanencia en la principal esfera del torneo durante la última década. Sin embargo, confianzas las justas. El buque insignia del tenis checo, Petra Kvitova, atraviesa un momento cercano a lo atroz. Dos escenarios solían sanar las heridas de la competidora de Bilovec en el pasado: la Copa Federación y el terreno indoor. No obstante, en la final de 2012 tuvo que ser Safarova quien tomase las riendas del equipo. Antaño imbatible bajo cubierta, Petra viene de recibir un correctivo severo en París por parte de una tenista de 19 años. La confianza, por tanto, no debe desbordar sus poros. ¿Podría Safarova volver a asumir los galones llegado el momento? No es un paradigma de regularidad. Por su parte, Australia presenta un cuadro competitivo. Una top10 –Stosur-, y tres tenistas con espíritu liberado en Melbourne: Gajdosova – campeona en doble mixto, Dellacqua y Barty – finalistas en doble femenino. Tampoco es que Samantha llegue pletórica –no peor que Kvitova en cualquier caso-, pero tendrá menos que perder y ha sellado 17 de sus últimos 19 compromisos en la competición. Cuidado.

¿Será Marion Bartoli el factor de equilibrio en Francia?: Probablemente una de las noticias del año en la competición es el retorno de la tenaz atlenta de Le-Puy-en-Velay. La nueva capitana del barco galo, Amelie Mauresmo, ha logrado desbloquear un cerrojo que parecía cerrado para siempre. La noticia llega en un momento clave para los intereses franceses, encuadradas en una de las eliminatorias más interesantes del fin de semana. Tras cuatro años bregando por mantenerse en Grupo Mundial I, en 2012 se produjo lo inevitable: Francia caía al Grupo Mundial II. En apenas cuestión de meses, el cuadro galo podría pasar de optar al título a verse peleando por no descender a eliminatorias zonales. Bartoli representa un activo muy poderoso para evitar lo segundo y recuperar, al menos, aspiraciones a lo primero. Desde 2004 no defendía Marion los colores nacionales y será Alemania el grupo con el que deba medir fuerzas sobre la arcilla de Limoges. El cuadro teutón tiene materia prima para ser carne de Grupo Mundial I. Cuadros durísimos en los últimos dos años les han relegado a una retaguardia ficticia. Sin embargo, llegan a terreno galo sin su actual baluarte –Kerber- ni su tenista más en forma –Barthel-. La responsabilidad recaerá en un imponente pero tembloroso duo – Goerges, Lisicki-. Mauresmo, además, podría contar con la encendida Mladenovic como segunda arma. Mucho se pone en juego en la serie. ¿Buena oportunidad para que Bartoli termine de escribir un relato de reconciliación?

¿Puede Gran Bretaña ascender al Grupo Mundial II?: El equipo armado por Judy Murray presenta, sin lugar a dudas, uno de los combinados más poderosos de los grupos zonales en la competición. Abanderado por Heather Watson y Laura Robson, dos de los talentos jóvenes más incipientes del panorama femenino, el objetivo británico parece claro: devolver al equipo la categoría de nación de Grupo Mundial no recuperada desde 1993. Una ausencia demasiado dilatada en el tiempo cuyo término pudiera parecer inverosímil. No obstante, barreras aparentemente más altas fueron derribadas en los últimos meses por las principales figuras british. Si por primera vez desde 1987 hay dos tenistas británicas ubicadas entre las primeras cincuenta raquetas del circuito. Si por primera vez desde 1988 el tenis británico tiene una campeona WTA. Si por primera vez desde 1988 hubo una tenista de las islas en la segunda semana de un Grand Slam, ¿por qué no iba a poder aparecer la Union Jack en Grupo Mundial de Copa Federación después de 20 años de espera? Desde luego, son las grandes favoritas volver al play-off de ascenso donde perecieron en 2012. Para llegar a ello, deberán superar un grupo formado por Portugal, Hungría y Bosnia-Herzegovina. Opciones prohibitivamente elevadas.

¿Nuevo play-off de permanencia para Estados Unidos?: Descendido en 2011, ascendido en 2012, ¿cara de descenso en 2013? El equipo más laureado de la competición no sabe lo que es levantar un cetro en el siglo XXI. Y atendiendo al panorama que tiene por delante en la semana, no sería de extrañar que una nueva conquista sea algo que deba poner en cuarentena, al menos, durante otra temporada. Ausentes de la convocatoria tanto las hermanas Williams como Christina McHale –principal clave para el ascenso en 2012- la responsabilidad quedaba en manos de la emergente Stephens. No obstante, una baja de última hora provocada por lesión abdominal, deja al cuadro de Mary Joe Fernández aprisionado contra el muro. Varvara Lepchenko, Jamie Hampton, Liezel Huber y Melanie Oudin defenderán la bandera norteamericana. Fuera de casa, sobre arcilla, la serie convierte a Italia en favorita muy destacada en la pelea. Teniendo en cuenta la condición de número 1 del mundo en modalidad de dobles que presentan Sara Errani y Roberta Vinci, las opciones estadounidenses debieran pasar por atrapar tres puntos individuales. Lepchenko –octavofinalista en Roland Garros y cuartofinalista en Madrid el pasado año- se antoja la baza más fiable. ¿Será suficiente para evitar caminar sobre el alambre una nueva temporada? Se antoja complicado.

¿Tiene Serbia mimbres para una nueva final?: Para responder a esta cuestión se antojan importantes tres factores. A saber: el compromiso del equipo. A finales de 2012, tras lograr la histórica gesta de luchar por primera vez por el título, las principales figuras del tenis serbio pusieron en tela de juicio su continuidad en la competición. Tanto Jelena Jankovic como Ana Ivanovic dejaron entrever que no podrían no disputar nuevas series de Copa Federación en lo sucesivo. Sin embargo, en la primera ronda de 2013, ambas encabezan el cuadro balcánico. Otro factor: la madurez de terceras partes. Bojana Jovanovski viene de alcanzar sus primeros octavos de final en Grand Slam. Dejando de lado la dureza de su cuadro, habrá que ver si el resultado desata su confianza y puede construir una línea positiva desde lo amarrado en Melbourne. De hacerlo, Serbia contaría con un activo valioso: tres bazas más o menos sólidas para los puntos individuales -a diferencia de la Copa Davis donde tiene incidencia en todas las series, el dobles en Copa Federación queda relegado al quinto punto afectando únicamente a las eliminatorias decididas en la última bola-. Por último, la ruta hasta el objetivo. En 2012 alcanzaron la final jugando todo lejos de casa. En esta ocasión, podrían no salir de Serbia. Tras recibir a Eslovaquia en Nis, una semifinal ante Rusia también sería en casa. En caso de repetir final ante República Checa, esta vez la disputa se desataría en territorio serbio. Motivos para soñar hay. ¿Serán capaces de hacerlo?

El próximo jueves Punto de Break publicará una previa detallada sobre cada serie de Grupo Mundial, amén de prestar atención especial a la serie de Grupo Mundial II: España vs Ucrania. No obstante, para ir abriendo boca, hemos querido trazar algunas líneas de discusión. ¿Qué opinas sobre los escenarios propuestos? ¿Qué otros puntos de interés contemplas a lo largo de la semana? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios.

Comentarios recientes