Copa Davis 2013: España cae eliminada en Canadá

La Armada cede en Vancouver y se obligada a pelear por la permanencia el próximo mes de septiembre

España ha sido eliminada en la primera ronda de la Copa Davis 2013 ante Canadá en la serie disputada en el Thunderbird Sports Centre de Vancouver. Milos Raonic cercenó definitivamente las opciones europeas al sellar el cuarto punto de la serie, segundo en su cuenta particular del fin de semana, derrotando al albaceteño Guillermo García López en tres parciales (6-3 6-4 6-2). Canadá accede por vez primera a los cuartos de final.

Desde un primer momento fue etiquetada la serie como uno de los cruces más duros de los últimos tiempos para el combinado español. Así se entendía desde la configuración de la convocatoria, ausentes las cuatro primeras raquetas del panorama nacional. Así lo atestiguó el capitán tras el sorteo, obligado a hacer malabares con los mimbres restantes. Y así, claro, se palpó durante el fin de semana con tres derrotas cosechadas y un único triunfo dilatado hasta el quinto acto. Canadá no regaló un metro. Raonic, tenso por momentos pero fiable, no cedió un servicio en todo el viaje. Dancevic, impresionando al propio Corretja, voló en máximos históricos. Y formando un improvisado dúo, el joven Pospisil y el curtido Nestor sólo se agrietaron tras fruncir el ceño.

Carecía todo español de precedente en desempeño individual en la competición. A la nada se reducía el bagaje de partidos peleados en Davis sin más compañía que el propio cuerpo. Debutó Ramos, se estrenó Granollers y cerró García-López la hilera de noveles miembros. Escudriñados por la grada canadiense y enfrentados a oponentes con planteamientos más directos, todos perecieron en el intento. El albaceteño, negada la victoria desde el mes de septiembre, fue el dueño del epílogo de la serie. Un debutante en momento gris arrojado a un partido sin margen de error. El poderoso Raonic, respondiendo a los galones portados, dio buena cuenta de ello.

Por primera vez desde 2006 el equipo español se encuentra fuera de la competición tras la eliminatoria inaugural. La montaña canadiense se antojó inaccesible para los tiernos piolets castellanos. Tendido en la lona al término del primer asalto, el cuadro ibérico se ve abocado a las series de permanencia para sostener la categoría en la competición por equipos. Tras siete años sobreviviendo lejos del pecado el conjunto español deberá acudir al confesionario deportivo a curar sus males

Por tanto, la mirada queda ahora fijada en un horizonte a siete meses. Mediado septiembre tendrá lugar la disputa el play-off del Grupo Mundial. Será un pulso a futuro, poniendo en juego la posibilidad de volver a pelear por el plateado recipiente en 2014 o penar al menos un año por la segunda categoría. Será, también, un termómetro de voluntades para el capitán. Al igual que la ronda de semifinales, la serie a vida o muerte tendrá lugar apenas cinco días después del último grande del curso. Sin embargo, el premio buscado no será la meta sino asegurar una plaza en la línea de salida. Acumulado el residuo competitivo de todo el curso, la fatiga podría marcar diferencia al coser brazos.

El rival, aún por definir, saldrá entre los ganadores de segunda ronda del Grupo 1 de las zonas Europa/África, Asia/Oceanía y América. Repartidas por medio mundo, tendrán su definición el próximo mes de abril. Contra la pared, sin margen de error pero con la seguridad de saberse superior a cualquier equipo aún con la plaga de ausencias mostradas en la serie canadiense. El abanico de posibles rivales está plagado de naciones cuyo mejor hombre suspira por residir entre los cien primeros puestos.

¿Es el resultado de 2013 una decepción? Para el equipo referente del siglo, con tres finales en los últimos cuatro años, tropezar con la primera valla puede saber a poco. No obstante, mirando el panorama con cierto fondo, las ausencias eran notables y numerosas y el escenario ciertamente espinoso. No se trata de poner paños calientes ni de buscar excusas, pero sería faltar a la verdad negar que la caída cuenta con asteriscos diversos. Tampoco ayudan las fechas a configurar los equipos. Restan brío al evento. Y contribuyen a dibujar lo que se vio en Vancouver: la pelea de un boxeador maniatado.

Comentarios recientes