Copa Davis 2013: Canadá frente a España (II)

La Armada, caminando sobre el alambre, estira la serie hasta el domingo tras sellar el punto de dobles en cinco parciales

Marc López y Marcel Granollers lograron mantener la llama encendida tras sobrevivir a Daniel Nestor y Vasek Pospisil y ganar el punto de dobles en la segunda jornada de la eliminatoria en un partido decidido en cinco mangas. Tras otorgar a España el primer punto de la serie (2-1 domina Canadá), la última jornada decidirá si el mejor equipo del siglo XXI queda eliminado en la ronda inicial de Copa Davis desde que así sucediese en la temporada 2006 ante Bielorrusia, o si por primera vez en 194 rondas disputadas es capaz de remontar un 0-2, algo inédito en la historia del último finalista de la competición.

No obstante, Canadá todavía sigue teniendo las piezas mejor colocadas sobre el tablero. Raonic, que ayer observó desde el banquillo local el desarrollo de los acontecimientos, tiene en su mano cerrar la eliminatoria y enterrar hoy a España. Si no lo hace, un inquietante y siempre emocionante quinto punto aparece en el horizonte con el protagonismo reservado para dos jugadores habitualmente apartados de los focos mediáticos. Pero antes del domingo, algunos apuntes de un trepidante sábado.

Experiencia: Daniel Nestor compite en la élite desde el año 1991. Ha ganado 80 títulos; todos los torneos del Grand Slam (8 en total), la Copa de Maestros, el oro olímpico (Sidney 2000) y todos los Masters 1000 (25 en total), algo de lo que ningún otro jugador puede presumir. Evidentemente, también ha sido número uno del mundo. 40 años corren por su cuerpo y aún sigue batallando. Representando a Canadá en el punto de dobles ante España mostró las dos caras del jugador que es actualmente. Por un lado, cuando en los albores del duelo su armadura permanecía intacta, dejó golpes para el recuerdo, creados desde el talento exhibido por el mundo en sus mejores años como jugador de dobles. Por el otro, con el fuego quemando las piernas de los jugadores, evidenció que el tiempo no siente compasión ante nadie. Pese a ser un partido de dobles, donde el desgaste es sensiblemente menor al sufrido en un partido de individuales, Nestor terminó fatigado, acalambrado y sin poder sacar. Todo eso perturbó su mente (cometió dos dobles faltas que costaron a su equipo la segunda y la quinta manga). Todo eso le llevó a renunciar a correr por bolas que sabía inalcanzables. Y todo eso terminó por hacerle inclinar la rodilla en un quinto parcial en el que vagó por el cemento. No obstante, perpetuo reconocimiento para un jugador eterno que aún persigue el sueño de ganar el único gran trofeo que no brilla en sus vitrinas: la Copa Davis.

Recuerdos: Marcel Granollers arrancó condicionado por la derrota del día anterior. Le costó olvidar las heridas mentales producidas tras ceder ante Dancevic en un punto que debía caer de su lado. Caminó dubitativo durante los dos primeros sets, donde le asaltaron las sensaciones negativas del viernes cuando enfrentó a un tenista inspirado hasta límites celestiales. Luego, según el partido fue descontando minutos al reloj, encontró en el saque la confianza necesaria para asaltar la red. Así, por ejemplo, se cruzó una y otra vez para romper las defensas contrarias. Así, también, su revés voló alegremente entre Nestor y Pospisil tras no encontrar la diana y ser severamente castigado el día anterior. Así, finalmente, mostró una mirada que es una invitación al optimismo tras dar el primer punto de la serie a España. Atrás ha quedado el sabor amargo: después de un varapalo inesperado, una victoria de sudor, garra e ingenio.

Derechas para encontrar una salida: Un drive paralelo de Marc López colocó la primera piedra para empezar a cimentar la remontada. Sucedió en la cuarta manga, cuando una pelota ejecutada con el mejor golpe del español surcó el cemento para romper el saque de la pareja enemiga y terminar de ahogar a Nestor. López, el tercer mejor jugador del mundo en la modalidad por parejas, buscó siempre cubrirse el revés con la derecha, maniobra habitual del catalán y la pista se lo permitió. En Praga, durante la final de la Copa Davis ante la República Checa, la extrema velocidad de la cancha le impidió hacerlo. En Vancouver, pese a competir en un suelo veloz, sí pudo cubrir ese hueco y encontrar su derecha para gobernar con ella. Clave para destruir y vital para construir, Marc halló en ese tiro un rincón de luz para iluminar la oscuridad después de que los fantasmas rodeasen a la pareja española.

La responsabilidad del novato: Cuando los pulmones del vetusto doblista canadiense buscaban aire, agotadas ya las fuerzas tras ganar la tercera manga en el desempate, Vasek Pospisil no supo escudarle en el camino hacia la victoria. El joven nacido en Vermon fue incapaz de cubrir los espacios del tartán a los que Nestor no llegó después de ser sometido a un calvario. Tampoco suplió la certera magia del exnúmero uno del mundo cuando la batalla alcanzó la temperatura del averno. La pareja de Daniel, 20 años menor que él, compitió extraordinariamente bien con viento a favor. Sin embargo, en los momentos de inflexión, sintió como la pista se hacía enorme, la pelota pequeña y la raqueta duplicaba su peso habitual, incapaz de dar un paso al frente y afrontar la opción real de cerrar la eliminatoria y clasificar a Canadá para los cuartos de final del torneo. ¿Destellos? Muchos y buenos. ¿Fiabilidad en momentos clave? Poca.

Los maestros, al fin: Fue una victoria para el futuro. Con balance negativo en Copa Davis (1-3 hasta ayer) llegaban Marc y Marcel a Vancouver. Jamás encontraron la temperatura adecuada en la competición por países. Con un bagaje dorado en el circuito ATP, en la búsqueda de la Ensaladera los campeones de la Copa de Maestros tropezaron ante Austria, Estados Unidos y la República Checa, ganando solo a Kazajistán. En Canadá, ante uno de los mejores doblistas de la historia, demostraron que todos los resultados conseguidos en 2012 no fueron fruto de la casualidad. Además, vencer en cinco mangas tras remontar les debería ayudar para preparar citas futuras cuando deban defender los colores nacionales.

El milagro aún no ha comenzado: Palabras de Àlex Corretja tras clausurar la jornada inaugural sin conocer la victoria: “La situación es difícil, no es fácil encontrar alguna sensación positiva. Pero daremos todo hasta el final. Todavía no se ha acabado el juego e intentaremos el milagro de ganar esta eliminatoria”. El punto de dobles fue el primer paso, aunque todavía no ha llegado la hora de afrontar el mayor reto de la serie. España sigue sin margen de error un día después de perder los dos primeros puntos. Llega viva al último día, pero allí encontrará la mayor amenaza de la serie: Milos Raonic es la siguiente barrera a superar para seguir con vida y demostrar que no hay nada imposible.

Granollers contra el reloj y una baza viable: Durante 3 horas y 53 minutos tuvieron que batallar Marc y Marcel para hacer suyo el punto de dobles. Granollers, que el día anterior apenas sufrió desgaste, terminó el partido en buenas condiciones físicas. Hoy le espera presumiblemente una guerra ante Raonic que le exigirá estar en condiciones óptimas para leer cada servicio disparado desde las alturas. Otra vía, sin embargo, se abre para Corretja: en su cabeza vive la idea de que sea Guillermo García-López el elegido para combatir en el cuarto punto de la eliminatoria. La decisión oficial debe comunicarse una hora antes de iniciar el partido, aunque los capitanes se fueron a dormir anoche con el plan perfectamente construido. Con Granollers o con García-López, España está ante un reto histórico: remontar un 0-2 por primera vez en su historia y escribir una de esas páginas que duran para siempre en el tiempo.

Comentarios recientes