Copa Davis 2013: Canadá vs España en cinco puntos

La eliminatoria de Vancouver será una de las primeras rondas más abiertas, de las salidas más complicadas de los últimos años.

Raonic celebra un triunfo con el banquillo canadiense. Foto: daviscup.com
Raonic celebra un triunfo con el banquillo canadiense. Foto: daviscup.com

España enfrentará a Canadá en Copa Davis a partir del viernes para abrir su participación en la edición de 2013. Vigentes finalistas, los componentes de La Armada se enfrentan a una eliminatoria espinosa por varios frentes. Sin duda, una de las salidas más complicadas de los últimos años.

Quedan tres días para que dé comienzo una de las series más abiertas de la primera fase. Vancouver se prepara para recibir a un subcampeón plagado de ausencias y ajustes por sellar. Del caluroso verano australiano los competidores se trasladan a los gélidos escenarios del enclave canadiense rodeados de preguntas. ¿Podrá Canadá aprovechar la tesitura y sellar una permanencia luchada hasta el play-off en 2012? ¿Será capaz España de sobreponerse de nuevo a un equipo construido a base de segundas opciones? Trazamos algunas líneas de análisis mientras contamos las horas para que vuele la primera bola bajo la bóveda del Thunderbird Sports Centre.

Cartel conmemorativo de la eliminatoria Canadá vs España

Individual inédito – En el equipo español, una rareza histórica: ningún integrante presenta experiencia en puntos individuales de Copa Davis. La ausencia de Rafael Nadal, trabajando de forma específica la arcilla como superficie de retorno, era algo asumido desde un primer momento. La declinación de David Ferrer a la primera serie de 2013 comenzaba a dibujar un escenario poroso. Lesiones de última hora de Nicolás Almagro y Feliciano López terminaron por limar hasta límites notables el abanico de principales opciones en el cuaderno de Corretja. Así, las tres figuras destinadas a cubrir las ausencias en materia de individuales (Guillermo García-López, Albert Ramos y, llegado el caso, Marcel Granollers) carecen de experiencia alguna en tales labores. Los dos primeros, por un lado, jamás han formado parte de un equipo seleccionado para una eliminatoria en la competición. Marcel, por su parte, desconoce lo que es jugar un punto de singles con algo en juego –su único precedente corresponde al quinto punto de una serie decidida-. Para cerrar el puño al término del fin de semana serán necesarios, al menos, dos puntos de esta naturaleza.

Efecto jet-lag – Tan cerca se encuentra la serie de apertura de Copa Davis del primer Grand Slam de la temporada como lejos se presenta la ubicación del enclave canadiense de la ciudad aussie que hasta el domingo acogió el Open de Australia. Una distancia superior a los 13.000 kilómetros separa ambos puntos. Nada menos que 19 husos horarios de diferencia. Tras atravesar un esfuerzo de adaptación para el major oceánico los competidores se someten a un nuevo escenario temporal sin apenas tiempo de haber asimilado el anterior cambio. Los tenistas canadienses, al margen de encontrarse en unas latitutes más asimiladas, llevan en el escenario de la eliminatoria desde el pasado jueves. El contingente español, cuyos integrantes del dobles permanecieron en Melbourne hasta la penúltima ronda del torneo, arribaron a Vancouver el lunes. Llegado el viernes seguramente habrán ajustado los biorritmos al entorno. No obstante, el trabajo de adaptación es tiempo que puede repercutir en cierta medida en la preparación de la serie. Aunque los competidores pertenecen a una disciplina itinerante y están habituados a estos cambios, cuesta pensar en escenarios más cómodos.

Superficie – Las primeras impresiones destacadas por el contingente español apuntan un mensaje esperanzador para sus intereses: la superficie es practicable. Sensiblemente más lenta que la encontrada en la final de Praga y mejor de lo esperado por parte de los responsables de La Armada. Tres de los cuatro integrantes del equipo español (Guillermo García-López, Marc López y Marcel Granollers) saben lo que es besar metal sobre firme duro bajo bóveda. En ese sentido, un suelo sin una celeridad imponente pudiera representar terreno explorable para todos ellos.

El tenista mejor clasificado pertenece a Canadá – Una de las variables que suele manejar el conjunto español en las eliminatorias de Copa Davis es contar con el competidor más voraz a nivel individual. Así, el choque entre buques insignia que se produce durante el cuarto punto de las eliminatorias suele constituir un territorio de bonanza para los intereses de La Armada, sirviendo normalmente para cerrar series o para mantener al equipo con vida hasta el quinto y definitivo acto. Es más, durante las últimas ocho eliminatorias disputadas nadie ha podido tumbar a aquél jugador que hiciera las veces de primer hombre español. Eso son 16 puntos consecutivos amarrados en series con margen de error mínimo, permitiendo repartir la responsabilidad en las opciones del doble y en la posibilidad de abrir heridas sobre el segundo de a bordo enemigo. ¿Encontrará esta tendencia continuidad en Vancouver? Difícil decirlo. No sólo por la inexperiencia mencionada en el primer punto de análisis si no por el calibre actual del primer competidor canadiense. En un hipotético cruce de números 1, sobre el papel, la balanza estaría equilibrada del lado de Milos Raonic. De esta manera, el papel del punto por parejas podría cobrar una importancia superior al presente en otras series.

¿Gran favoritismo local? – Canadá, salvo que se demuestre lo contrario, cuenta con el mejor jugador de la serie. El peso de la eliminatoria recaerá en buena medida sobre los hombros de Milos Raonic y su capacidad para asumir la responsabilidad y liderar al grupo local. Va cogiendo color en la competición, donde ha cerrado los últimos nueve parciales disputados. Dicho esto, más allá de la figura del macho alfa, ¿puede España presentar cartas igual de fiables? A priori debería. ¿Representa Vasek Pospisil -50 puestos por debajo de todo singlista español- un activo deportivo más contundente que Guillermo, Albert o Marcel? Aunque fue el héroe en el ascenso de 2011 esa es una premisa que, al menos, está por demostrar. ¿Es Daniel Nestor –entrado en la cuarta década- junto a una pareja no habitual una oposición prohibitiva para el tándem maestro de 2012? Otrora un seguro de vida, viene de ceder el punto por parejas en dos series consecutivas –algo inédito en sus 20 años representando a Canadá en Copa Davis-. Si el de Belgrado es el #4 del mundo, justo delante tiene a Marc López (#3) y detrás a Marcel Granollers (#5). Cuando menos las opciones visitantes en el punto por parejas merecen el beneficio de la duda.

¿Qué te sugiere la eliminatoria de Vancouver? ¿Servirá para que Canadá selle la permanencia en Grupo Mundial? ¿Constituye un desafío inalcanzable para las aspiraciones españolas? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios.

Comentarios recientes