Open de Australia 2013: valoración del torneo femenino

Concluido el primer Grand Slam de la temporada, procedemos a valorar algunas de sus grandes protagonistas

Victoria Azarenka compite en Melbourne. Foto: zimbio.com
Victoria Azarenka compite en Melbourne. Foto: zimbio.com

El Open de Australia 2013 femenino ha terminado. Todos los golpes pertenecen a la historia. Han quedado archivados para siempre en los anales del torneo oceánico. El primer Grand Slam de la temporada coronó a una nueva campeona y dejó sabores distintos en los paladares del plantel femenino.

Competidoras que superaron expectativas, tenistas que abandonaron el torneo de forma teóricamente prematura, mujeres que volvieron a ser presa de antiguos fantasmas,… Son múltiples las sensaciones dejadas por las profesionales durante la última quincena sobre las azuladas pistas de Melbourne. Si el torneo puede marcar un punto de inflexión en el devenir de la temporada es algo que sólo podremos contemplar en los próximos meses. Lo cierto es que las primeras sensaciones del curso han quedado impregnadas en las retinas. De esta manera, procedemos a examinar los desempeños de algunas de las protagonistas.

Valoración del top5

La reválida de Azarenka: ¿Quién había alcanzado tres finales de Slam sobre suelo duro de forma consecutiva en el siglo XXI? Nadie. ¿Quién había revalidado su primer grande en la última década? Nadie. ¿Quién alentaba a la escultural bielorrusa en la Rod Laver Arena tras el 'incidente' de la semifinal? Prácticamente nadie. ¿Quién ha podido parar los pies de la europea sobre el cemento de Melbourne? Nuevamente, nadie. Se ha impuesto en un pulso de voluntad. Rompiendo registros que habían acumulado polvo durante años la actual número 1 del mundo defiende su título y su puesto de privilegio al frente del circuito femenino. Lejos del nivel expuesto en la edición de 2012 ha vuelto a salir vencedora. Aprovechando las caídas 'prematuras' de Sharapova y Serena sella su segundo Grand Slam y se convierte en la quinta jugadora en activo con múltiples cetros nobles. Confianza en vena.

La confirmación de sensaciones de Li: pocas fichas parecían en poder de la tenista de Wuhan al comenzar el torneo. Eclipsada por el debate del actual top3, la competidora china recibió pocos focos a pesar de venir haciendo bastante ruido. Una fantástica gestión de la pista dura en la segunda mitad de 2012 e inicios de 2013 colocaban a la antigua finalista en una posición más peligrosa de lo que en un principio pudiera parecer. Y así lo confirmó en Melbourne tumbando a dos tenistas ubicadas entre las cuatro primeras posiciones de la clasificación -con especial mención al rapapolvo infligido sobre Maria Sharapova-. Tres mangas competidas ante Azarenka en una desarbolada final plagada de roturas le dejaron a dos juegos de se segundo grande. Se marcha de Melbourne de vuelta en el top5 y con aspiraciones de alcanzar el podio femenino. Más madura, más precisa, más jugadora. Interesante pieza a tener en cuenta si mantiene el pulso semana a semana.

La frenada en seco de Sharapova: Llegar a semifinales con registros históricos de juegos perdidos de poco le sirvió a la rusa. Con viento a favor durante todo el torneo, encontró dificultades enormes para virar el rumbo de la nave al encarar las primeras piedras de la quincena. Su inoperancia ante el ritmo de bola de Na Li denota ciertas carencias para buscar alternativas dentro de un mismo partido. Incapaz de encontrar soluciones para detener el vendaval de la china, fue consumiéndose en el partido sin un atisbo de reacción. Jamás había cedido un parcial sobre pista durante ante la competidora de Wuhan y jamás pareció haberlo ganado en su cruce de semifinales. Sensaciones similares a las mostradas el año anterior en sus duelos ante Azarenka. Falta de recursos para moldear un partido viciado en favor de su rival.

El traspié de Serena: Considerada con extendida aceptación como principal favorita al trono de Melbourne, la campeona de los últimos dos Grand Slams cedió en cuartos de final ante la joven Sloane Stephens. Problemas físicos cuyo alcance sólo conoce la protagonista estuvieron presentes en el duelo que terminó su caminar en tierras australianas. Lo cierto es que dispuso de ventaja en el segundo y tercer parcial para someter a una rival menos experimentada y fue incapaz de llevar a buen puerto el encuentro. Apenas testada durante el torneo, perdió la compostura conforme se enmarañó el duelo de cuartos de final. Por momentos vio lastrado el servicio, su consistencia en el fondo y terminó pagándolo caro. Mejora su papel de 2012 y sale de Melbourne como segunda raqueta del circuito y con el #1 al alcance de la mano.

El tope de Radwanska: La tenista polaca forjó la mejor marca de sets consecutivos ganados (26) para abrir una temporada en el siglo XXI. Sin embargo, su desempeño quedó en eso, en una mera curiosidad estadística. Volvió a ver cercenado su avance en un listón que únicamente logró superar en una ocasión durante toda su carrera: los cuartos de final en Grand Slam. ¿Tiene juego para acudir constantemente más allá del penúltimo peldaño? Posiblemente. Enfrentando una rival de élite con confianza para soltar el brazo, ¿es una víctima propicia? No les hace daño. Los números hablan por sí solos. La gestión del enfrentamiento directo entierra en parte su legítima pertenencia a la cúpula de la disciplina. Cedió ante Na Li el cuarto de sus últimos cinco enfrentamientos. Un balance similar al que guarda con el actual top3. Brecha a salvar o quedará reducida a eventos de segunda línea.

Sorpresas agradables

El regreso de Kuznetsova: tras una prolongada lesión de rodilla el retorno de la tenista rusa estaba marcado como una de las grandes incógnitas del comienzo de temporada. Y respondió con creces en Melbourne. No sólo por alcanzar los cuartos de final derrotando por el camino a una antigua número 1 del mundo como Wozniacki –y van dos veces en 2013-, sino por las sensaciones dejadas en los cinco partidos disputados en Melbourne Park. Rápida de piernas, con voluntad por imponer ritmo de juego, pegando a la pelota montada sobre la línea de fondo. Llegó incluso a tener al alcance de la mano un set ante Victoria Azarenka en el pulso por las semifinales. Una racha de aire fresco para abrir el curso de la moscovita.

La pegada de Robson: la gran sensación del pasado US Open volvió a recibir ciertos focos en la primera semana de competición. Por segundo grande consecutivo volvió a dejar en el arcén a antiguas campeonas de Grand Slam. En uno de los partidos más dramáticos del inicio del torneo, sometida al juicio de la pista central y bajo el abrigo de la noche de Melbourne, fue capaz de mandar a la lona a Petra Kvitova tras un último set de 20 juegos. En un partido marcado por el elevado volumen de imprecisiones –ver registros de dobles faltas por parte de ambas jugadoras- supo mantener la calma y llevar la pelea a su terreno. Prueba de madurez.

La irrupción de Stephens: Días previos al primer Grand Slam de la temporada, tras su enfrentamiento en Brisbane, Serena Williams destacó las capacidades deportivas de la joven promesa norteamericana. No tardaría demasiado en probar la validez de la premisa. Cierto es que el cuadro fue abriéndole ciertas puertas –su camino hacia cuartos de final estuvo plagado de tenistas jóvenes con escasa experiencia en citas nobles: Halep, Mladenovic, Robson, Jovanovski- pero llegada la hora de la verdad dio la cara como una veterana. Batiendo a Serena Williams y haciendo sudar a Azarenka mostró una madurez deportiva poco frecuente en tenistas que no han alcanzado la treintena. Dotada de una capacidad atlética llamativa, combina destrezas defensivas con un interesante arsenal de ataque. Un combo poco frecuente a observar en el futuro. Sale de Australia en top20.

Malas sensaciones

La tortura de Stosur: Es cierto que las expectativas no eran excesivamente elevadas. Por un lado, Sam tuvo que someterse a una operación en mitad de la pretemporada que trastornó su preparación de cara al primer grande de la temporada. Por otra, su particular aversión al rendimiento doméstico planteaba un escenario especialmente poco halagüeño dadas las condiciones mencionadas. ¿Rindió por debajo de lo esperado? Seguramente no. Cayó en segunda ronda ante una antigua semifinalista del torneo (Zheng Jie) ante quien, además, había cedido días atrás en la gira oceánica. ¿Queda sabor agridulce? Rotundamente, sí. Viendo la forma en que cayó eliminada, habiendo servido dos veces para ganar el partido disfrutando de un 5-2 de renta en el parcial decisivo con el aliento de miles de compatriotas, la lectura no puede ser más amarga. Se le vino el mundo encima al tratar de resolver. Uno de los encogimientos de brazo más destacables de los últimos años en Grand Slam.

La caída de Kvitova: Por cuarta vez consecutiva, la tenista checa logra un resultado en Grand Slam más pobre que el anterior. De las semifinales de Roland Garros, a los cuartos de final de Wimbledon, pasando por los octavos de final de Nueva York hasta llegar a la segunda ronda de Melbourne. Más gráfico que indicativo, pues si algo ha ganado Petra en cuadro general es consistencia de resultado, pero ilustra una sensación reinante en el ambiente impensable a finales de 2011: a día de hoy, la tenista de Bilovec se encuentra alejada de la conversación en los grandes títulos. Ceder ante Laura Robson, por puro volumen de juego, quizá no represente una gran catástrofe deportiva por sí misma. Pero esa sensación de amenaza preferente forjada meses atrás por la centroeuropea continúa difuminándose poco a poco. Posible número 1 a principios de 2012, actualmente no cuenta ni con la mitad de los puntos que la tenista referente en el circuito masculino.

Otros nombres destacables

Ekaterina Makarova: nombre propio en la edición de 2012 al tumbar a Serena Williams, volvió a recibir ciertos focos al regresar por segundo año consecutivo a los cuartos de final en Melbourne. Bartoli y Kerber quedaron atrapadas bajo sus alas. ¿Podrá dar continuidad a una quincena brillante?

Sara Errani: caer en primera ronda ante Carla Suárez –antigua semifinalista y sólo derrocada por el top4 en las últimas 4 ediciones- no es un resultado para echarse las manos a la cabeza. Se resarció ganando en la modalidad de dobles su tercer Grand Slam.

Angelique Kerber: una de las grandes candidatas a romper pronósticos en la segunda semana se despidió antes de lo esperado. Una hernia discal pone asteriscos a su desempeño en Melbourne. Si el impedimento no es severo, no hay por qué pensar que dejará de ser alternativa de primer nivel.

Ana Ivanovic: Por tercera vez consecutiva la tenista serbia inscribió su nombre más allá del ecuador de un Grand Slam. No obstante, cedió ante Agnieszka Radwanska, una tenista a la que dominó años atrás pero a la que es incapaz de traspasar por potencia hoy en día. Delgada, puede que haya ganado agilidad, pero ha cedido kilometraje en servicio y derecha. Armas decisivas en su éxito pasado. Margen de mejora.

Papel de las tenistas españolas

Carecer de cabezas de serie en el sorteo anticipaba aperturas duras para las representantes de La Armada. Ninguna alcanzó la segunda semana de competición y cinco de ellas cedieron en el primer pulso. Carla Suárez tuvo la actuación más destacada tumbando a una top10 (Errani) y exigiendo tres mangas a una ex top2, va configurando su nuevo esquema de juego. Lara Arruabarrena y Tita Torró vivieron la experiencia de disputar su primer Slam sin necesidad de jugar ronda previa, toca consolidar tal privilegio. Garbiñe Muguruza obtuvo su primer triunfo en un grande (ganando un tercer set de 26 juegos) y disputó su primer duelo de su carrera individual en un estadio central, experiencia a absorber de cara al futuro. Las experimentadas Lourdes Dominguez y Anabel Medina se entregaron a rivales de notable calibre (Svetlana Kuznetsova y Marion Bartoli, respectivamente), dentro de lo valorable. Silvia Soler completó su tercera participación consecutiva en Grand Slam -cedió ante la campeona de dobles Roberta Vinci-, jamás había mantenido tanta presencia de continuo, tiempo de extender la racha. A nivel global, el papel puede parecer escaso. Mirando caso por caso, ninguna desempeñó un rol oscuro en Melbourne.

¿Te llamó la atención el papel concreto de alguna jugadora durante el torneo? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes