Conchita y el equipo español

Análisis del equipo español de Copa Federación, una mezcla de veteranía y juventud

Conchita Martínez. Fuente: conchitamartinez.es
Conchita Martínez. Fuente: conchitamartinez.es

Hoy arrancan nuevos tiempos para el tenis femenino español con Conchita Martínez como pilar fundamental de futuro y con un grupo cada vez más numeroso y de mayor calidad de tenistas españolas. Tras un mes lleno de rumores sin confirmar y unas ultimas semanas de negociación, la noticia se hizo oficial y el nuevo rumbo se emprendió.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Ha sido un año verdaderamente curioso. Arantxa Sánchez-Vicario no ha estado, ni de lejos, a la altura de este cargo. Ni en comportamiento personal, ni en decisiones deportivas, ni en el cómputo general. Su salida, a finales de 2012, tras sumarse a la queja de un grupo mayoritario de tenistas españolas del incumplimiento del Pacto por el Tenis Femenino de 2010 por el Presidente de la RFET, José Luis Escañuela, en el que se llegaba a decir que se rompían relaciones con el Presidente, fue la gota que colmó el vaso y lo que llevó a su dimisión definitiva, voluntaria e irrenunciable. Desde aquél 17 de diciembre, Albert Costa, en particular, y toda la RFET, en general, andaban en busca de una nueva capitana del equipo, de cara a la eliminatoria ante Ucrania de los días 9 y 10 de febrero en el alicantino Club Atlético Montemar.

Una búsqueda con un objetivo fijo: Conchita Martínez. Y una búsqueda algo retrasada, a causa de las elecciones presidenciales que se han celebrado los últimos meses en la RFET; no habría tenido sentido que un Presidente en funciones nombrara a una nueva capitana. Tras el fracaso, casi desastre, de Arantxa, le llegaba el turno a la segunda mejor tenista española de la historia. Campeona de Wimbledon (1994) ante Navratilova, finalista de Open de Australia y Roland Garros y nueve veces más semifinalista de Grand Slam, méritos que se suman a sus 33 títulos WTA en todas las superficies, a su mejor ranking histórico como #2 de la WTA, y al logro de ser medallista olímpica en tres Juegos Olímpicos distintos (Barcelona ’92, Atlanta ’96 y Atenas ’04). Retirada desde el 15 de abril de 2006, Conchita ha desempeñado las funciones de analista de tenis en televisión (Eurosport España, Canal + España, Direct TV Sports y MARCA TV), de entrenadora (Federación Australiana de Tenis), de directora de torneos (entre sus logros el exitoso y desaparecido Andalucía Tennis Experience, WTA de Marbella) y de empresaria (en el mundo de la hostelería y de la viticultura). Un perfil personal muy diferente, radicalmente distinto desde cualquier prisma, del que se espera bastante más de lo visto hasta ahora por parte de Arantxa S-Vicario.

Conchita era el objetivo y finalmente como se esperaba ha quedado confirmado que será ella la encargada de tomar el relevo. Se barajaron otros nombres como Vivi Ruano, Gala León, Pancho Alvariño e incluso Anabel Medina como capitana-jugadora, pero todas esas opciones se plantearon siempre como posibles segundas bazas si Conchita no aceptaba. De hecho, la negociación entre Conchita Martínez y la RFET comenzó escasos días después de renunciar Arantxa. Ayer terminaba el plazo de que disponía la extenista de Monzón para comunicar su decisión, y finalmente la aragonesa se lanza al ruedo con el equipo español.

En dos semanas empieza el nuevo camino del Equipo Español de Copa Federación, algo perdido y falto de motivación tras un duro 2012. El gran objetivo es conseguir la misma dinámica que en el masculino, lo que no significa necesariamente idénticos resultados, pues las diferencias de cantidad y calidad son evidentes, pero sí esa unión del grupo y esa vinculación por la causa común que es competir por España. Mejor ejemplo y modelo a seguir que el existente cuando Conchita Martínez logró con sus compañeras cinco títulos imposible.

Sin la intención de analizar el equipo que competirá en Alicante y que se anunciará en los próximos días, una vez que Conchita haya hablado con las tenistas, sí vamos a hacer un somero análisis de la flota española de cara a 2013. Una mezcla de veteranía en dulce y de juventud rompedora.

La #1 | Carla Suárez-Navarro

La actual líder de la flota española. Aparecerá este lunes como #31 de la WTA, tras su disputada tercera ronda del Open de Australia, donde dejó en el camino a Sara Errani, #6. La tenista canaria, entrenada en Barcelona por Xavier Budó y Marc Casabó, aspira esta temporada a ser más agresiva y a colarse en el top20 de final de año. Libre de lesiones tras un largo periodo ausente por varias, ha llegado uno de los momentos dulces de su carrera y parece preparada para coger el tren. Es y será #1 española si todo sigue igual, y por ello debe ser el pilar fundamental del equipo. Con calidad para hacer frente a cualquiera, conseguir involucrar a Carla en el equipo será clave. Siempre se ha mostrado abierta a participar en Copa Federación excepto en el último año con Arantxa S-Vicario como capitana, aunque sí jugó ante Rusia en Moscú.

La #1 en dobles | Nuria Llagostera-Vives

Nuria es una tenista veterana, actual top10 de dobles pero que mantiene la motivación de una niña. Sigue disfrutando del circuito exclusivamente en dobles, desplazándose sólo a los torneos más importantes del calendario WTA. Acostumbrada a jugar contra las grandes de la disciplina, el último año jugó en su mayoría con MJ Martínez, aunque en este nuevo 2013 ha comenzado con Jie Zheng, y veremos con quién continúa. Versátil y dispuesta a competir por España siempre que se le ha pedido, se amolda muy bien a cualquier compañera lo que aumenta sus opciones de ser seleccionada aunque sólo cuatro nombres puedan ser convocados cada eliminatoria. El formato de la Copa Federación, distinto del de la Davis, compitiéndose sólo sábado y domingo, teniendo lugar el punto de dobles sólo si es preciso en quinto lugar, le permite subir opciones, pues el cansancio de aquellas que hayan competido en individual puede ser determinante.

Las veteranas | Lourdes Domínguez-Lino, Anabel Medina-Garrigues y Maria José Martínez-Sánchez

Tres tenistas que significan mucho en los últimos años del tenis femenino español, y que lo seguirán haciendo. Anabel ha comenzado el año triunfando en la Copa Hopman a gran nivel, su capacidad tanto en individual como en dobles, y sus galones logrados a base de esfuerzo durante mucho tiempo en el circuito WTA y como #1 española, le confieren un papel interesante entre las opciones de Conchita. Lourdes y María José, también buenas doblistas, cuentan con títulos WTA en su haber. La gallega es en este momento la #2 española en los rankings y la murciana, aunque no atraviesa su mejor momento, siempre ha sido una jugadora peculiar con tenis de muchos quilates; las dos han conseguido grandes hitos en Copa Federación los últimos años. Lourdes ganó el último punto del ascenso en 2011, y María José ha sido pilar básico los últimos años con victorias sobre Kanepi o Radwanska entre otras. Las tres, como veteranas, pueden aportar mucho especialmente a las jóvenes.

Las jóvenes | Lara Arruabarrena-Vecino, Garbiñe Muguruza-Blanco y Maria Teresa Torró-Flor

Principiantes aún pero con muchas ganas, y que evidentemente son el futuro del equipo por muchos años. Ninguna de las tres ha debutado aún, pero en este año seguro lo harán. Todas en el top100 y con futuros esperanzadores, hay ciertas dudas sobre si Garbiñe tiene intención de competir por España o por Venezuela. En cualquier caso, las tres han competido siempre por bandera española y de hecho se conocen desde pequeñas por jugar las tres en el equipo que representaba a España en la Fed Cup Junior y otros eventos similares.

Lara consistente desde el fondo, Garbiñe pura potencia y Tita con gran drive, aseguran futuro y prometen presente. Con perspectivas de top50, de momento, y top30 en el futuro, como poco, juegan el papel de renovar el equipo. Nueva energía y nuevo impulso que puede ser interesante para traer la ilusión de una grada que en las últimas eliminatorias se ha mostrado ciertamente apagada.

Las medianas | Silvia Soler-Espinosa, Estrella Cabeza-Candela y Laura Pous-Tió

Silvia, baluarte de Copa Federación el último año, dejó huella en todo el equipo con su carácter luchador e inconformista. Estrella y Laura, ambas fuera del top100 en este momento, son terrícolas muy reconocidas que pueden aportar al equipo en eliminatorias sobre arcilla y en casa. Estas tenistas no recién llegadas pero tampoco mayores, podrían tomar parte en el equipo si entraran en buenos resultados, lo cual ha sido habitual en la carrera de ambas tres, así que puede tener un lugar llegado el momento.

La reserva | Arantxa Parra-Santonja, Inés Ferrer-Suárez, Beatriz García-Vidagany, Leticia Costas-Moreira y Sara Sorribes-Tormó

Perfiles muy diferentes. Arantxa es la única de todas ellas que ha jugado por España en el pasado, y la que ostenta mejor ranking de todas ellas; si la valenciana consigue imprimir una marcha más a su tenis (lo cual es muy posible) y colocarse de nuevo entre las 100 mejores, será otro nombre más a tener en cuenta; además sus virtudes en dobles, le suman opciones. Inés y Leticia, dos jóvenes valores, algo estancados que a priori no tienen sitio salvo si consiguen romper sus récords y barreras y colarse como nombres referencia en el tenis español cuando la generación de veteranas se retire. Por su parte, Beatriz García, la sonrisa del mediterráneo, es una tenista que podría formar parte del top100 perfectamente de no ser por su mala suerte con las lesiones. Con mucho carácter, gran desempeño en tierra y un drive poderoso, si tiene la fortuna merecida de encadenar buenos resultados podría pasar a formar parte del equipo en el futuro ante posible bajas. Y, por último, Sara Sorribes, la bebé del tenis femenino español, de futuro brillante, nacida en el ’96, y que puede aprender mucho del equipo asistiendo a algunas concentraciones. Su rol será muy importante dentro de un par de años.

Conclusión

Con este panorama, este equipo y esta materia prima, Conchita Martínez tiene de sobra como para devolver a España al Grupo Mundial, donde sólo las 8 mejores naciones del mundo tienen cabida. Y lo que es más importante, tiene que conseguir devolver la ilusión por el tenis femenino a España. Ser capitana no es sólo seleccionar a un equipo y dar consejo en los cambios, como se ha visto este año (contraejemplo) lo que una capitana haga fuera de pista es importantísimo, y en ese sentido caben pocas dudas de que Conchita estará a la altura. Conocida en el mundo del tenis, y muy apreciada, es accesible y popular. Puede tirar del carro de un tenis femenino venido a menos. Ella sabe que los torneos ITF cada día son menos -su ciudad de nacimiento, Monzón, antes albergaba un ITF 75.000, hoy desaparecido-, que apenas hay sponsors -su WTA de Marbella desapareció por ese motivo- y que la presión sobre cada nueva tenista que surge es mucha -ella misma lo sufrió en sus carnes-. Trabaja en los medios, sabe lo que vende y lo que se quiere vender, pero conoce apuestas por un periodismo deportivo menos mediático y por una cultura deportiva más plural en todos los sentidos. Conchita sabe todo esto. No ha llegado para solucionar todos los problemas, ni es un Mesías, evidentemente, pero sí ha venido para aportar seriedad, carácter ganador y mucha ilusión. Justo lo que necesita nuestro tenis femenino. Un enorme acierto por parte de la RFET, y en particular de Albert Costa y José Luis Escañuela. Ahora toca trabajar por el tenis femenino español, y mucho.

Bienvenida al barco del que nunca te bajaste, Conchita.

Por @Pep_Guti para @PuntoDBreak

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter