¿Le pasará factura el esfuerzo a Novak Djokovic?

Novak Djokovic ha vencido 10 de los 13 partidos disputados después de jugar un encuentro a cinco sets

Novak Djokovic ha ganado 10 de los 13 partidos jugados después de disputar un encuentro a cinco mangas. El serbio es uno de los tenistas que mejor recupera. En su carrera, ha tenido que hacer frente a tres duelos de cinco horas o más, de duración.

Una de las preguntas que más aficionados al tenis se hacen es hasta qué punto le pasará factura el partido de octavos de final a Novak Djokovic. Cinco horas y dos minutos contra Stanislav Wawrinka de intenso peloteo y gran emoción que acabaron con el serbio en los cuartos de final. Ahora, con Tomas Berdych en el siguiente punto de mira, son muchas las cuestiones que se abren acerca de si su físico recuperará lo suficientemente bien.

Djokovic ganó a Wawrinka tras cinco horas de esfuerzo.

Porque a la longitud del partido se unió el horario de éste. El encuentro acabó a las dos de la madrugada de Melbourne. Un hecho, que sumado a la posterior rueda de prensa, a la sesión de masaje en el vestuario, a ingerir alimentos para recuperar parte de lo perdido y al traslado al hotel le obligaron a acostarse a altas horas de la noche.

Interrogantes todos ellos, que sin embargo, parecen encontrar una respuesta positiva e invitar a pensar que el balcánico estará listo para su siguiente cita. ¿ Por qué? Pues, por varios motivos. El primero de ellos, los antecedentes. El serbio, que presenta un balance favorable de 18-6 en encuentros a cinco sets, es de los que mejor recupera horas después de intensos esfuerzos. Basta recordar que el año pasado en las mismas instalaciones de Melbourne ganó una final eterna de 5 horas y 54 minutos a Rafa Nadal tras venir de un maratón dos días antes contra Andy Murray de más de 290 minutos.

Djokovic ha disputado 13 encuentros (sin incluir Copa Davis) después de jugar duelos a cinco mangas. Su capacidad de resolver esos partidos ha sido más que resolutiva. En diez de ellos, salió vencedor. Es cierto que no todos fueron iguales duros pese a agotar todos los parciales, pero sí lo suficientemente intensos como para pensar que le podían haber pasado factura y luego no lo hicieron.

Para ser número 1 del mundo, un tenista tiene que ser un prodigio técnico y físico. El caso de Novak lo es. Atrás queda su abandono de semifinales de Wimbledon 2007 contra Rafa Nadal tras venir de un partido de cinco horas en cuartos contra el chipriota Marcos Baghdatis. "Nole" es ahora un tenista físicamente muy poderoso. No comparable, pero igual de ilustrativo es el caso del Masters 1000 de Roma 2011. Menos sets, menos tiempo en pista, pero también menos tiempo de recuperación. Tras acabar unas semifinales durísimas contra Andy Murray de más de tres horas, fue capaz de vencer a Rafa Nadal al día siguiente forma clara en dos sets.

Y es el que el serbio desde que elimino el gluten de su dieta es un jugador mucho más fuerte físicamente. El pasado curso, sólo Andy Murray fue capaz de ganar un partido a cinco mangas en la final del US Open, y entre 2011 y 2012, sólo ese ha sido el encuentro perdido a cinco sets de todos los disputados, que son seis.

Djokovic sólo ha perdido un partido a cinco sets en dos años.

Por si fuera poco, existe otro elemento para creer que Novak estará recuperado sino al 100%, sí a un nivel lo suficientemente competitivo para ganar. El juego de Tomas Berdych le favorece. El checo es un jugador de golpes planos que prefiere disputar puntos cortos y rápidos, antes que intensos peloteos. Es también muy fuerte en el plano físico, pero no lleva a Djokovic a esos enormes intercambios que sí podrían querer tenistas de juego más liftado como David Ferrer o el propio Nadal. En ese sentido, seguro, que Novak prefiere, en estas condiciones, jugadores como Berdych, que no como los españoles, pese a que jugar contra el checo pueda requerir una mayor explosividad para alcanzar sus mísiles.

Junto a todo ello, están los ejemplos del resto del Top 4. Todos ellos portentos físicos que demuestran su capacidad para salir airosos horas después de compromisos duros. Aunque en un principio, alguno de ellos (especialmente Andy Murray) tenía algunos problemas para recuperar bien tras esfuerzos intensos y prolongados, lo cierto es que ahora son maestros de estar a punto en poco tiempo.

Roger Federer, 20-16 en partidos a cinco sets, por ejemplo, ganó Roland Garros 2009 tras disputar dos partidos a cinco sets y tres por encima de las tres horas de duración. No le influyó mucho tampoco en Australia de ese mismo año el disputar un encuentro largo contra Berdych en octavos de final. 48 horas después de jugar con el checo arrolló a Juan Martín del Potro en uno de los mejores partidos que se le recuerdan (6-3, 6-0 y 6-0). Un año antes, Berdych también había sido víctima del suizo tras venir el helvético de un maratón de más de cuatro horas contra Janko Tipsarevic.

De Rafa Nadal hay poco que decir en distancias largas. Presenta un muy favorable 15-5 en sus partidos a cinco mangas y sus recuperaciones después de grandes duelos son míticas. En Roma 2007, venció a Fernando González en la final tras venir de disputar unas semifinales contra Nicolay Davydenko de casi 3 horas y 40 minutos.

Y en Australia 2009 se coronó campeón tras derrotar a Roger Federer en una dramática final a cinco mangas después de haber estado en pista sólo dos días antes, cinco horas y 10 minutos contra Fernando Verdasco.

Es decir, como se suele comentar de muchos otros deportistas, los tenistas son también de otra pasta. Y a buen seguro, que Novak Djokovic vuelve a estar listo para la batalla el próximo martes contra Tomas Berdych. No en vano, él es el primero de los guerreros. El número 1.

También te puede interesar:

Djokovic vs Wawrinka: cumbre del Open de Australia

Comentarios recientes