Los juniors irrumpen en el Open de Australia

Mientras los profesionales en Melbourne cada vez son menos, las futuras estrellas protagonizan rivalidades futuras

Ha comenzado ya la disputa de los cuadros juniors de este Open de Australia 2013; esta peculiar competición, en la que los menores de 18 años, las estrellas del futuro, aprenden a competir en un Grand Slam y descubren por primera vez esas instalaciones que tantos años pisarán. Analizamos brevemente lo que dará de sí este año la competición en Melbourne.

Valga decir desde el principio que no es una competición tan ‘real’ como pudiera ser la de Roland Garros o Wimbledon, porque si por lo general hay muchos jóvenes que prefiere a esa edad no disputar los Grand Slams, una mayoría prefiere descartar el Open de Australia, por ser recién iniciado el curso y fundamental y principalmente porque económicamente no compensa, siendo junior, desplazarse a un torneo de esta envergadura.

Cuadro Junior Masculino

En el apartado masculino encontramos varios nombres que prometen ser referencia, y a los que conviene no perder de vista. Nikola Milojevic será el máximo favorito. El joven serbio, tiene 17 años, es de los ‘mayores’, y mide ya 1,82. Espigado y con golpes potentes, entrena en la Academia de Patrick Mouratoglou. El segundo gran candidato es el italiano Gianluigi Quinzi, que hasta hace apenas unos días era el líder del ranking ITF. El italiano que promete traer de nuevo alegrías a Italia, una gran nación de tenis sin campeones a la altura los últimos años, es alto (1,88), juega con revés a dos manos y acudirá por primera vez en su vida a Melbourne, con muchas ganas, parece el gran candidato en la sombra a llevar el título.

El siguiente que aparece en la lista de favoritos es el tenista local: Nick Kyrgios. Juega en casa y está generando ilusiones en Tennis Australia. Los esfuerzos que realiza su federación nacional en la producción de tenistas empiezan a dar resultados, y el tenista, de orígenes indios, es uno de los mayores estandartes. Poco a poco sin grandes marcas, se ha ido labrando un lugar entre los referentes del mundo junior, se ha labrado un nombre y con la hinchada local totalmente volcada, nadie duda de que puede ganar el título final. Por su parte, el cuarto candidato al título, el también serbio Laslo Djere, nacido en Senta, dice admirar a Djokovic, de quien se mira siempre en el espejo, tanto dentro como fuera de la pista. Solidez mental y fuerte revés, son sus dos grandes bazas, y las que le permitieron ganar la reciente Orange Bowl, su gran logro hasta el momento.

Cuadro Junior Femenino

Con alguna baja importante de última hora, por lo que incluso no habrá primera cabeza de serie, repasamos a continuación los cuatro nombres de favoritas para hacerse con el título final. Katerina Siniakova, la checa que promete futuro para el tenis femenino en este país (actualmente entre los más potentes del circuito femenino), último campeón de Copa Federación, juega con revés potente a dos manos y derecha muy plana. Jovencísima, de mayo del ’96, y muy aficionada a la lectura que desplaza un juego consistente. Después aparece Ana Konjuh, la croata que se suma a Donna Vekic asegurando un futuro dorado para el país de Ljubicic y Cilic, campeona de la última Orange Bowl y que todo indica es la máxima favorita real para llevarse el título. Todavía con quince años (nacida el 27 de diciembre del ’97), promete muchísimo y con su derecha y revés a dos manos parece preparada para grandes retos.

Antonia Lottner, la alemana, es la siguiente en la lista. Del ’96, una joven veterana que lee magníficamente los encuentros. Muy alta (mide ya 185 centímetros), ya ha sido fichada por Nike, y sigue la misma escuela alemana que Petkovic, Kerber, Lisicki o Goerges. Tras haber jugado el año pasado los otros tres Grand Slams acudirá por primera vez al Open de Australia, veremos con qué suerte. Ching Wen Hsu, joven tenista taiwanesa, existe poca información de ella, aunque parte en el cuadro como quinta cabeza de serie. Diestra y con revés a dos manos, sus grandes resultados han sido en pista dura. Habrá 9 participantes locales, pero ninguna cabeza de serie, por lo que se antoja difícil que aguanten hasta las últimas rondas.

Las pistas de Melbourne Park que se irán descargando de jugadores profesionales los próximos días según el cuadro avanza y las parejas de dobles se van reduciendo, se llena de jóvenes promesas, que en muchos casos descubrirán Melbourne por primera vez y que nos dejarán detalles para conocer quiénes serán los líderes del futuro. Por su parte, no acudirá ningún español, y aunque existía cierta expectativa con la joven Sara Sorribes, ésta sólo acudirá a otros tres Grand Slams, por lo que el Open de Australia tendrá que esperar.

Comentarios recientes