Sharapova se envalentona

El top5 camina sin dudas por Melbourne, y Sharapova asegura que ya no va a perder más finales mientras arrolla en pista

La tenista siberiana ha arrancado su 2013 de forma contundente, ganando 28 juegos consecutivos, en su primer torneo, nada menos que el Open de Australia, donde parte como segunda favorita del cuadro, y tercera en las apuestas y quinielas.

Era una lucha de dos, las grandes luchas siempre son de dos. Serena Williams, la tenista histórica campeona de 15 Grand Slams, y Victoria Azarenka, el nuevo valor dispuesta a dar la batalla a la reina antigua. Dos jugadoras enfrentadas, la vieja guardia con el nuevo valor sin complejos. Una lucha sin cuartel. Pero hay un nombre que aparece por ahí, que descuadra los sorteos dejando a las dos favoritas en el mismo lado, que se cuela en muchas finales. Ese bendito incordio es una tal Maria Sharapova.

Otrora niña ilusionante que ganó Wimbledon con 17 años, hoy ha conseguido ganar en los cuatro grandes, y salir de unas lesión de hombro durísima. Le ha costado muchos meses, años, retomar el altísimo nivel. Su saque ha cambiado, ha pasado a ser una jugadora agresiva pero mucho más sólida. Ha pasado por cambios, pero ha vuelto y muy fuerte. Y eso es lo más importante. Su triunfo en Roland Garros el año pasado es una gran señal, pero su penosa imagen en las finales del Open de Australia o de los Juegos Olímpicos, así como su prematura derrota en Wimbledon y la totalidad de derrotas en las finales no disputadas sobre tierra batida, acrecientan las dudas.

Con esos hechos importantes en la cabeza, con esas emociones cabizbaja en cada ceremonia de entrega de premios a flor de piel, Masha ha preparado esta temporada 2013. Este año de confirmación de Azarenka y de brillantez de Serena, en el que ella quiere demostrar que tiene sitio; y un sitio protagonista. Es una lucha entre actrices por ver quién se queda el papel protagonista y quienes los de reparto; y en esa guerra, los primeros meses del año se antojan claves. El hecho de empezar el torneo, y la temporada, con dos bicicletas deja claro que tenía ganas de competición, pero la forma mostrada ante Venus Williams, como una auténtica apisonadora, ya avanza mucho más respecto de sus opciones. No sería la primera vez en que una gran tenista avanza contundente hasta la segunda semana para después mostrar que ante las grandes no está a la altura. No parece el ejemplo de Sharapova en este Open de Australia.

Tercera en las apuestas, puede ganar. Su cuadro no es cómodo, claro estamos en un Grand Slam, pero superado el escollo de Venus en tercera ronda, el panorama aparece relativamente despejado si tenemos en cuenta que ni Serena ni Azarenka, las grandes rivales de Sharapova en 2012, aparecen antes de la final. Le ha tocado el lado fácil, aunque Kerber y Radwanska también amenazan en Melbourne.

He salido a pista muy convencida y segura de lo que tenía que hacer: dominar. Sé el tenis qué ella -Venus- es capaz de producir y tenía que impedirle entrar en el encuentro”. “Desde que estudié mi cuadro y ví el sorteo estaba muy entusiasmada con poder jugar ante Venus. Sabía que era un gran encuentro, da igual que ella no esté entre las cabezas de serie principales, o que sea tercera ronda; esto es un Grand Slam y ella era Venus Williams, que ha ganado siete. Estoy muy contenta de haber sacado este encuentro adelante y de esta manera”, comentaba Sharapova tras el encuentro.

El partido marcaba 1 hora y 19 minutos de duración, tras servir con 6/1 5*/1, a Maria el encuentro se le estaba escurriendo. Venus había colocado el 6/1 5*/3 en el marcador, y Sharapova servía nerviosa. Era el momento de cerrar. Cuando con un ace, estilo campeona, consigue dar por finiquitado el encuentro, Maria lanza un alarido monumental, tanto hacia sí misma como dirigido a Azarenka y Serena diciendo que ella también está por la labor de hacerse con este título. Es el mensaje que quería enviar a todos desde que agarró con ganas la raqueta en pretemporada. El grito lo habría firmado el propio Nole, en estado puro. Era un paso importante, y Maria demuestra que en este circuito femenino las bromas se han acabado. Los mismo indican los resultados en primeras rondas de Vika, Serena, Aga y Angie. El top5 marca la distancia. Son regulares, son firmes, despliegan gran juego y respetan las jerarquías. Hacía tiempo que esto no se veía en el circuito femenino.

La tónica del 2012 se confirma y salvo sorpresa mayúscula, ésas serán las cinco candidatas a todo en este Open de Australia pero también durante todo el año. Sharapova un tanto difuminada tras tanta derrota clave el año pasado, se envalentona y asegura choque de trenes llegado el momento. Por lo pronto ha crecido, ha aprendido de lo que le ha fallado todo este tiempo, y está dispuesta a ponerle solución.

"No estoy dispuesta a perder más finales", comenta entre risas a los periodistas. Ojo a Sharapova.

Comentarios recientes