Open de Australia 2013: cinco detalles del día 1

Un selección de acontecimientos llamativos de la primera jornada de competición en Melbourne

Sharapova entrena en Melbourne. Foto: thetennistimes.com
Sharapova entrena en Melbourne. Foto: thetennistimes.com

El Open de Australia 2013 ya funciona a pleno rendimiento. Con la voluntad de dar una vuelta de tuerca al devenir de los encuentros, extraemos algunas curiosidades de la primera jornada de competición.

Balances imponentes, capacidades de resistencia que ignoran el paso de los tiempos, rendimiento imponente dentro de un escenario dado, sumas de dinero ingentes,… Son muchos los prismas con que podemos acercarnos a la actividad que se desarrolla en el primer Grand Slam de la temporada. Punto de Break te acerca algunas de las más llamativas en el primer día de competición.

Olga Puchkova y los puntos de 1.200$ - La tenista rusa llevaba nada menos que cinco temporadas sin acudir a Melbourne. Precisamente desde la edición de 2008 en que se proclamó campeona su verduga en la primera ronda de 2013, María Sharapova. Su compatriota le infligió, a nivel de marcador deportivo, uno de los correctivos más severos del deporte de la raqueta. Un doble 6-0. En la central de un Grand Slam. A ojos de medio mundo. Ni un juego pudo llevar a su casillero la competidora moscovita durante los 55 minutos que duró el martirio. No obstante, el sabor de la derrota pudiera distar bastante de resultar un agridulce recuerdo. Debido al incremento del reparto de premios, los caídos en las primeras rondas experimentaron una subida en sus emolumentos del 30% respecto a la anterior edición. Así, por los 23 puntos sumados en el encuentro, Puchkova ingresará nada menos que 27.600 dólares. Dicho de otra manera: cada punto ganado en el partido le habrá reportado más de cuatro millones de las antiguas pesetas. Teniendo en cuenta que Sharapova ha cometido tres dobles faltas y cometido once errores no forzados, cerca de tres millones le habrían sido servidos en bandeja de plata. Ojo, hay que ser la 107 del mundo para acceder a tal privilegio.

Marcos Baghdatis y el candado en las quintas mangas aussie – A pesar de estar compitiendo en la tercera pista en importancia de Melbourne Park, en una Margaret Court Arena con apenas capacidad para 6.000 espectadores, el tenista chipriota ha disfrutado de un ambiente digno de estadio principal durante todo su partido. Inaugurando su participación en el primer Grand Slam del año ante el catalán Albert Ramos, el finalista de 2006 ha sabido reponerse a una primera manga entregada estirando el partido como pocos saben hacerlo en los confines de las antípodas. Arropado por cánticos de tremendo estruendo, golpeando contra un rival castigado físicamente y apoyado por un servicio cuya cuenta de aces disparó por encima de la veintena, el competidor de Limassol encontró la tierra prometida al pisar el territorio de la manga decisiva. Nueve veces había visto sus partidos dirimidos en el quinto parcial sobre el endurecido firme de Melbourne, y en todas salvo una de ellas apretó el puño después de que la última bola tomara tierra. El estreno en la edición de 2013 no sería una excepción, disparando su fiabilidad en mangas sin margen de error hasta el 90% en el primer grande del curso.

Lleyton Hewitt y su decimoséptima participación en el Abierto de Australia - la primera vez que la última gran figura australiana compitió entre los márgenes de Melbourne Park, Victoria Azarenka –vigente defensora de la corona femenina- tenía apenas siete años. Es más, hay participantes de la presente edición –como la croata Donna Vekic- que apenas contaban con unos meses de vida. Tal es la longevidad del australiano en el Grand Slam doméstico que para encontrar la primera presencia del incansable competidor de Adelaida hay que retroceder hasta el siglo pasado y acudir a la edición de 1997. Antes de cumplir los 16 años empezó a impregnar las paredes del recinto con sus viscerales C’mon que posteriormente convertiría en seña de identidad. Siempre una amenaza a tener en cuenta sobre las ralentizadas canchas de Melbourne, el cuadro le había deparado un cruce exigente pero a priori dentro de los márgenes de control. Hundido en la clasificación debido a lesiones de larga duración, acudir con estatus de cabeza de serie constituía poco más que una quimera. No lo era tanto, como así ocurrió, recibir un cruce de tal naturaleza en la ronda de apertura. El rival: un Janko Tipsarevic con el que tenía controlado el choque directo, con precedentes positivos en suelo oceánico. Cedió en tres mangas, pero en todas ellas –sobre todo en la segunda donde dejó escapar dos roturas de renta- tuvo opciones de seguir alargando su presencia en Australia.

María Sharapova y un nuevo ‘Grand Slam’ en el horizonte – el pasado año la tenista siberiana completaba sobre la arcilla de Roland Garros su Grand Slam particular: conquistar los cuatro torneos grandes a lo largo de su carrera. Sólo diez mujeres a lo largo de la historia consiguieron tamaña hazaña deportiva. La siberiana, defendiendo su estatus de vigente finalista en el primer major del curso, no pudo empezar de forma más contundente su caminar por Melbourne. Endosando dos roscos (6-0) a su oponente se ha colocado cerca de un récord, aunque sideralmente menos relevante, aún más exclusivo: derrotar sin ceder juegos a sus oponentes en los cuatro Grand Slam. Lo ha logrado en tres majors distintos: Roland Garros, US Open y, ahora, Australia. Únicamente Mónica Seles y Steffi Graf trituraron completamente a rivales en las cuatro grandes plazas del circuito. ¿Lo logrará Sharapova el próximo verano?

Radek Stepanek y las remontadas a los 34 años – En Melbourne, sobre uno de los cementos más pesados del curso, bajo el sol del verano australiano, con dos mangas de desventaja, ante un rival ocho años más joven,… Todos los ingredientes para recoger los bultos y emprender el regreso a casa. No para Radek. No para un tipo acostumbrado a bregar en el barro apartándose las pellas que caen sobre su rostro. Cinco veces ha levantado dos parciales de déficit en Grand Slam a lo largo de su carrera. Tres de ellos, el último hace unas horas tuvieron lugar sobre el cemento de Melbourne. Nueve años ha deshojado el calendario desde su primera proeza en la edición de 2004. Bien entrado en la treintena, desafiar al límite del tiempo no le impiden seguir emulando al ave fénix con heroicas reacciones. Viktor Troicki, una de las grandes decepciones del curso 2012, observó atónito cómo se le escapaba el billete de segunda ronda en Melbourne. El triunfo de Radek, además, viene con interesante premio: cruzar con Feliciano López. ¿Recuerdan el partido que no se jugó en la final de Praga?

¿Qué otros detalles destacas del primer día de competición? ¿Algo te ha llamado especialmente la atención? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter