Victoria Azarenka y la defensa del primer Slam

Ninguna tenista del circuito femenino ha logrado revalidar su primer 'grande' en las últimas diez temporadas

Victoria Azarenka compite en Melbourne. Foto: zimbio.com
Victoria Azarenka compite en Melbourne. Foto: zimbio.com

Victoria Azarenka se enfrenta a un reto esquivo para sus compañeras de fatigas durante la última década: revalidar la primera corona de Grand Slam. Nadie lo ha logrado en los últimos diez años. No obstante, los dos últimos casos se dieron en el Open de Australia. ¿Podrá lograrlo la bielorrusa?

Desde la temporada 2002, nada menos que diez temporadas bajo el sol, nadie ha sido capaz de besar el primer cetro noble amarrado un año atrás. Uno tras otro, todos los intentos primerizos de reconquista se han visto tornados en tarea baldía, truncados sin excepción. Suele decirse que mantenerse es más complicado que llegar y a buen seguro que esta estadística refleja con cristalina vehemencia la validez de la premisa. En el tenis, levantar un trofeo de la mencionada categoría supone alcanza el techo deportivo a nivel de conquistas y la responsabilidad derivada de ello puede conllevar malas pasadas.

En este mismo portal Petra Kvitova, vencedora sobre la hierba del All England Club en 2011 y una de las últimas jugadoras en someterse a tal grado de revisión deportiva, confesaba hace apenas unas semanas sus las sensaciones experimentadas a la hora de afrontar la defensa del título. “No diría que esperase ganar en 2012. Un montón de cosas cambiaron en mí después de salir campeona en 2011 y tengo que decir que sentí mucha presión al volver a Londres este año. Era la primera vez que me encontraba siendo la vigente campeona de un Grand Slam. La próxima vez encontraré esa presión más fácil de sobrellevar”.

La siguiente tabla presenta las campeonas primerizas de las últimas diez temporadas y sus desempeños a la hora de defender sus coronas.

Sam Stosur – US Open | Campeona en 2011 – Resultado en 2012: cuartos de final

Petra Kvitova - Wimbledon | Campeona en 2011 – Resultado en 2012: cuartos de final

Na Li - Roland Garros | Campeona en 2011 – Resultado en 2012: octavos de final

Francesca Schiavone - Roland Garros | Campeona en 2010 – Resultado en 2011: final

Ana Ivanovic - Roland Garros | Campeona en 2008 – Resultado en 2009: octavos de final

Amelie Mauresmo – Open de Australia | Campeona en 2006 – Resultado en 2007: octavos de final

Kim Clijsters - US Open | Campeona en 2005 – Resultado en 2006: no compitió

Svetlana Kuznetsova - US Open | Campeona en 2004 – Resultado en 2005: primera ronda

Maria Sharapova – Wimbledon | Campeona en 2004 – Resultado en 2005: semifinales

Anastasia Myskina - Roland Garros | Campeona en 2004 – Resultado en 2005: primera ronda

Justine Henin - Roland Garros | Campeona en 2003 – Resultado en 2004: segunda ronda

De los datos anteriormente expuestos observamos varios aspectos destacables. Únicamente en dos ocasiones (Schiavone en Roland Garros 2011, Sharapova en Wimbledon 2005) la actual acreedora del título fue capaz de sobrepasar la barrera de los cuartos de final. Es decir, en 9 de los 11 casos, la vigente campeona cedió en la antepenúltima ronda o con anterioridad. No sólo revalidar el título parece una tarea regularmente esquiva sino que estar cerca de conseguirlo representa una realidad poco habitual.

Es un fenómeno que hemos podido apreciar con especial frecuencia en la última temporada dado que hasta tres jugadoras (Na Li, Petra Kvitova, Sam Stosur) emprendieron la defensa de su primer cetro grande.

Por otro lado, la lista de vigentes campeonas que naufragaron en el primerizo intento de defender sus coronas en la última década se extiende hasta los once nombres, repartidos entre los cuatro grandes escenario del circuito: Melbourne, París, Londres y Nueva York. No obstante, el Open de Australia representa el enclave donde con menor frecuencia se intentó defender sin resultado el primer título de Grand Slam durante los últimos diez años (solamente en una ocasión, por las dos de Wimbledon, las tres de US Open y las cuatro de Roland Garros).

¿Puede representar esto una esperanza para Azarenka? No sólo es Australia el grande donde con menor frecuencia se emprende una primera defensa de corona noble, sino que también es el escenario que presenta los últimos precedentes de consecución exitosa de tal estadística. Lejos de contar únicamente con el más reciente, en las antípodas se dieron los dos últimos casos. Jennifer Capriati logró en 2002 revalidar el título logrado en 2001. Cuatro años antes, en la temporada 1998, sería Martina Hingis quien abrochase con una sonrisa la defensa de su primer grande alzado en 1997.

Sólo dos casos en más de 20 años colocan a Azarenka ante un reto de otro tiempo. Es un desafío de madurez. Requiere ser capaz de contener los nervios de la primera vez para ser capaz de asestar con certeza un segundo golpe de jugadora curtida. De hecho, basta mirar la nómina de competidoras que lograron la hazaña para darse cuenta del calibre deportivo que entraña la cuestión.

La única tenista en activo con dicha medalla en su pechera es la estadounidense Venus Williams (quien revalidara en Wimbledon 2001 su primer cetro grande logrado sobre la hierba londinense en la temporada 2000). Ni siquiera Serena -defensora de Slam con 18 años, eso sí- lo consiguió. Al margen de las mencionadas Jennifer Capriati (Open de Australia 2001-2002) y Martina Hingis (Open de Australia 1997.1998), completan el reservado club en la Era Abierta mujeres como Mónica Seles (Roland Garros 2000-2001), Steffi Graf (Roland Garros 1987-1988), Martina Navratilova (Wimbledon 1978-1979) y Chris Evert (1974-1975). Si consultamos libros de historia tenística, es posible que alguno de estos nombres aparezca por las últimas páginas.

¿Puede Azarenka romper los grilletes del tiempo? En 2012 firmó ya quebró marcas polvorientas: con 26 triunfos consecutivos el arranque más poderoso que ha contemplado el siglo XXI en el tenis femenino. Habiendo dispuesto de bolas de campeonato en los dos Slam de la superficie o conquistando dos de los tres Premier Mandatory sobre la superficie cerró la temporada pasada siendo, con extendida aceptación, la mejor tenista sobre pista dura. Además, a diferencia de anteriores intentos de reválida protagonizados por defensoras de título adolescentes (Sharapova o Kuznetsova en 2005) o competidoras rondando la treintena (Li o Stosur en 2012), Victoria se encuentra en un terreno intermedio: con el hambre de la juventud pero con más experiencia de lo que su edad indica.

Uno de los mayores enigmas del sorteo residía en ver qué mitad del cuadro quedaría ubicada Serena Williams. Si acompañando a Azarenka en la parte alta o junto a Sharapova en la zona baja. El azar la sentó junto a la bielorrusa. En esa hipotética semifinal Victoria podría jugarse el número 1 del mundo –si Serena gana el título será la nueva líder y le valdría acceder sólo con acceder al último partido si Sharapova no está presente. En esa hipotética semifinal, también, podría saldar cuentas pendientes. En ningún sitio como en Melbourne ha testado la bielorrusa a Serena. Y siendo mucho menos jugadora de lo que es hoy día. En 2009 se vio obligada a abandonar tras haber ganado el primer set. En 2010 dejó escapar un set y dos roturas de ventaja (6-4 4-0) ante la norteamericana.

Sin duda ese posible penúltimo peldaño puede cercenar en cierta forma sus opciones. No obstante, sirvió para batirle ante la mirada de Nueva York. En casa de Serena, sobre la pista más grande del mundo. Carente de miedo escénico para llevar al límite a la leyenda. Llega de nuevo a Melbourne. El escenario de su gran recuerdo material y punto de partida de su viaje como número 1 del mundo. ¿Romperá una marca que lleva intacta toda una década? En los próximos quince días saldremos de dudas.

También te puede interesar:

Open de Australia 2013: favoritas

Victoria Azarenka y su liderazgo

Comentarios recientes