Cinco historias de la semana (Brisbane, Doha, Shenzhen, Chennai, Auckland)

Repasamos un quinteto de figuras que, sin levantar títulos, destacaron durante la primera semana de competición

Sloane Stephens compite en Brisbane. Foto: zimbio.com
Sloane Stephens compite en Brisbane. Foto: zimbio.com

La primera semana tenística de 2013 ha abierto la caja de caudales de la temporada. Tiempo de recuperar sensaciones de competición, poner a punto la maquinaria ante la inminencia de la primera gran cita del año y comenzar a plasmar en resultados el trabajo hecho en pretemporada.

Dando continuidad al modelo comenzado a finales de la pasada campaña, cada domingo abordaremos los progresos de una serie de actores secundarios que rayaron papeles principales durante la semana en cuestión. Quizá no hayan ganado títulos. Seguramente queden eclipsados por los méritos de terceras partes, arrojando sombra sobre sus propios desempeños. Suele decirse que nadie se acuerda del perdedor de finales, por no hablar de aquéllos que clavan la rodilla en rondas precedentes. No obstante, escapando a esa tendencia resultadista, haremos un balance individualizado de un quinteto de figuras cuyos pasos en los últimos representen un avance significativo a nivel personal. Atrás quedaron los eventos de la primera semana del curso. Desde Qatar hasta Nueva Zelanda, pasando por India, China y Australia. Todos ellos centro de actividad tenística que sirvieron para desperezar el ritmo competitivo en los profesionales y saciar el hambre de deporte en el aficionado. Desgranamos a continuación la reivindicación de cinco talentos durante la primera semana del curso.

Sloane Stephens - Pocas jugadoras compiten ante Serena Williams con el desparpajo mostrado en Brisbane por la potente competidora de Florida. Menos aún si es la primera vez que cruzan ante la leyenda estadounidense. Sin lugar a dudas la oposición más dura encarada por la 15 veces campeona de Grand Slam en el primer torneo de la temporada. Con potencia para dibujar réplicas respetables ante la tenista más contundente del circuito. Con capacidad atlética para responder al desafío lateral presentado por una de las desplazadoras más despiadadas de la WTA. Quizá el mayor talento en ciernes del tenis estadounidense, Sloane debe refinar sus argumentos ofensivos para dictar sentencia en momento clave y terminar de consolidar un proyecto deportivo muy apetecible. En tono condescendiente tras la trifulca deportiva, Serena arguyó que tiene potencial para “llegar a ser la mejor del mundo algún día”. Por ahora, sus cuartos de final en Brisbane le colocan dentro del top30 por primera vez en su carrera. Capaz de ganar partidos en los cuatro Grand Slam en 2012, se ha asegurado llegar como cabeza de serie al Open de Australia. A tener en cuenta.

Grigor Dimitrov - Un privilegiado a nivel técnico con ciertas licencias a nivel emocional en el pasado. Un competidor capaz de desbordar oponentes a base de automatismos aunque a menudo carente de ese respaldo psicológico para marcar la diferencia en fases cálidas. Buscando un paso adelante en su carrera tras cuatro años bajo la tutela de la Academia Mouratoglou en París, el búlgaro se recluyó en la gélida Suecia durante la pretemporada, sometiendo su sistema a duros períodos de preparación “hasta no poder golpear una bola más”. Una carga de trabajo que trajo recompensa de forma inmediata en la nueva temporada. Primer torneo de 2013: primera final ATP de su carrera en Brisbane. Con extraordinarios despliegues a principios de semana (observar figuras al servicio ante Raonic y Melzer), llegó con la confianza necesaria a la barrera nunca superada: la semifinal ATP. En un duelo enmarañado ante el siempre espinoso Baghdatis sobre terreno aussie, supo contener frescura mental en fases tensas y encontrar sus tiros en el tiebreak decisivo. Ciertas concesiones con el ala de revés terminaron por costarle una final apretada con Murray. Si mantiene el nivel y le respeta el cuadro, debe dar espectáculo en Melbourne. ¿Se consolidará en 2013?

Jamie Hampton – Tras rubricar una campaña 2012 jugando eventos WTA de forma casi exclusiva, la estadounidense de origen alemán encara la que debe ser su segunda temporada a tiempo completo en las más altas esferas del circuito femenino. Una jugadora con gran talento para el derroche físico y vocación ofensiva para llevar la iniciativa en el intercambio. Un despliegue agresivo que le llevó en volandas hasta sus primeras semifinales WTA en el torneo de Auckland. Miembro de pleno derecho del top100 desde finales de la pasada campaña, su escalada en la clasificación no parece haber saciado su apetito en pretemporada. “No hay nada en lo que no haya mejorado. He progresado en mi estado de forma, mi selección de tiro, mi derecha, mi servicio, a nivel mental y manteniendo mis emociones bajo control”. Grietas localizadas y hasta cierto punto suturadas que le permitieron hacer fruncir el ceño a la cuarta jugadora del mundo. Extendiendo a dos desempates a Agnieszka Radwanska en tierras neozelandesas, llegando a perdonar incluso una bola de set en el primer parcial ante la postrera campeona, la joven tenista norteamericana mostró sus dientes en el primer enclave del curso. En Australia firmó el pasado año su primer triunfo en Grand Slam. En terreno oceánico volvió a disfrutar en 2013. Por suerte para ella, el periplo por las antípodas aún no ha terminado.

Aljaz Bedene – Buscando nombres emergentes, una de las variables a consultar a final de temporada suelen ser aquéllos nombres que han logrado cerrar un curso deportivo por vez primera entre las primeras cien raquetas del circuito. Es el caso del talento esloveno, atornillado en las inmediaciones del top80 en las primeras listas del mes de enero. A un paso de jugar el duelo por el título en las Finales ATP Challenger, el equivalente en el circuito de plata del tenis masculino al torneo de maestros, dio continuidad a su mejor resultado ATP hasta la fecha: los cuartos de final en Viena. Ciertos focos, por tanto, podían recaer sobre su espalda al comienzo del curso 2013. Ha respondido de manera más que solvente en su primer compromiso. Enclavado en el cemento de Chennai, este competidor forjado en la arcilla con un solvente juego de fondo pero capacidad para repartir fuego cruzado tanto al servicio como con la derecha, ha tocado su techo deportivo al quedar a sólo un set de su primera final ATP. Por el camino, su primer triunfo ante un top20 y tres parciales exigidos a un top10. Entrará en top80, con la posibilidad de disputar fases finales sin necesidad de previas de forma más regular. Un valioso activo para un competidor con frecuentes problemas físicos en el pasado.

Klara Zakopalova – Tal vez uno de los rostros menos reconocibles del actual top30 femenino, la veterana jugadora checa tocó la gloria con la punta de los dedos en la primera edición del torneo de Shenzhen. Tumbando a la undécima fémina del circuito, Marion Bartoli, y cediendo únicamente ante la gran figura local Na Li tras el duodécimo juego del tercer parcial, la treintañera de Praga cierra una semana con sabor a trabajo bien hecho. Dando cierta continuidad a dos cuartos de final alcanzados en los últimos eventos de 2012 (únicamente problemas físicos o ex top5 como Stosur y Wozniacki cortaron su camino con posterioridad al US Open), haber disputado su primer partido por un título individual en más de 25 meses le coloca en una tesitura que refleja su perseverancia: alcanzar con 30 años el mejor ranking de su carrera (#23 WTA). Así, llegará como cabeza de serie a Melbourne Park. Para una tenista cuya experiencia en finales se extiende hasta las dos cifras, se trata de un margen de maniobra a explotar en nobles escenarios donde a más de una pueden temblarle las piernas. Tras disfrutar en 2012 de su mejor temporada a nivel de Grand Slam, con múltiples triunfos en diferentes grandes incluyendo una segunda semana en Roland Garros, el caramelo ganado en Shenzhen de cara a Melbourne puede resultar especialmente dulce.

Comentarios recientes