Open de Australia 2013: reverdecer laureles

Repasamos las posibilidades de antiguos outsiders que quieren volver a ser peligrosos en el ‘plexicushion’ de Melbourne

Repasamos las posibilidades de antiguos outsiders que quieren volver a ser peligrosos en el ‘plexicushion’ de Melbourne

Durante muchos años el primer Grand Slam del curso se ha caracterizado por ser uno de los torneos con más sorpresas. A inicios de temporada algunos jugadores aún no han conseguido el suficiente rodaje para rendir 100% en el cemento austral y otros tenistas aprovechan su buen estado de forma gracias a una dura pretemporada para avanzar rondas y poder sorprender a los mejores. En las próximas líneas repasaremos la trayectoria de algunos de los jugadores que llegaron lejos en ediciones pasadas y que quieren reverdecer viejos laureles en el Open de Australia.

Marcos Baghdatis: Con veinte partidos ganados en el primer ‘major’ del año, el tenista chipriota inició su idilio con la grada australiana en su debut en el torneo, allá por el año 2005. Alcanzó la segunda semana desde la fase de clasificación, batiendo en el camino a jugadores como Ivan Ljubicic o Tommy Robredo antes de caer ante Roger Federer en octavos de final. Al año siguiente, en 2006, cayó de nuevo ante el genio suizo pero esta vez en el partido por el título. Ubicado en la posición número 54 del mundo, dejó en la cuneta a un total de tres top-ten antes de plantarle dura batalla al de Basilea en la final. Dos años después el de Limassol volvió a la carga brindándonos junto a Lleyton Hewitt un auténtico espectáculo en la jornada nocturna, en un encuentro que duró 4 horas y 43 minutos, y que finalizó a altas horas de la madrugada con la victoria del de Adelaida. En 2009, llegó por última vez a la segunda semana de este Grand Slam tras ganar a Soderling y Fish. En esta ocasión fue Djokovic el que le apartó de los cuartos de final. Tras unos años un tanto irregulares, se espera la mejor versión de Baghdatis. Cuando está en forma, es capaz de poner en problemas a cualquier jugador del circuito.

Tommy Haas: El veterano tenista alemán es uno de los grandes tapados en este tipo de torneos. En 1999 solo contaba con veinte años y por primera vez llegó a las semifinales en Melbourne, cayendo ante Yevgeny Kafelnikov. Tres temporadas después, jugadores como Marcelo Ríos o Roger Federer sucumbieron ante el tenis del de Hamburgo, que no pudo con un gran Marat Safin en semifinales tras dominar el partido por dos sets a uno. Su calvario con las lesiones no le permitió volver a brillar sobre el cemento ‘aussie’ hasta la edición del 2007. Dos top-ten como Nalbandián y Davydenko nada pudieron hacer ante un Haas que en semifinales recibiría un contundente resultado -solo pudo ganar cinco juegos- ante un Fernando González que realizó el torneo de su vida. La temporada 2012 le vio renacer al más alto nivel, finalizando la temporada en la posición número 21 del escalafón mundial. Su revés de seda y esa clase que destila en cada golpe aún pueden aguantar dos semanas al más alto nivel. Por tanto, habrá que estar muy atentos al rendimiento del sempiterno germano.

Jo-Wilfried Tsonga: El tenista que consiguió empequeñecer al mismísimo Rafael Nadal. El de Manacor sintió impotencia en su partido de semifinales en el 2008 cuando el de Le Mans dio una auténtica exhibición desde todos los lados de la pista para acceder a su primera final de Grand Slam. Murray y Gasquet ya habían agachado la cabeza ante el potente tenis del francés en rondas anteriores. Ya un año antes había disputado un tie-break de infarto ante Andy Roddick en el que había sido su debut en Melbourne. Salvo una derrota tempranera en 2011 ante Dolgopolov, siempre ha llegado lejos en uno de sus torneos fetiche. En 2010 ganó a Novak Djokovic en cuartos de final antes de caer ante Federer en semifinales, convirtiéndose así en el último tenista en ganar al serbio en este Grand Slam. Con ganas de reivindicarse tras un 2012 donde no dio la talla ante los grandes, a buen seguro dará mucha guerra en las calurosas pistas australianas.

Marin Cilic: El espigado tenista croata siempre ha rendido muy bien en las Antípodas. En su segunda participación, en el año 2008, ganó a Fernando González -finalista en la edición anterior- para llegar a la segunda ronda por primera vez en su carrera. Ese resultado lo repetiría doce meses después tras ganar a Ferrer y ceder en 4 sets ante Juan Martín Del Potro, del que se vengaría en 2010, su mejor torneo de Grand Slam hasta la fecha. El de Medjugorje alcanzó las semifinales dejando en el camino a un joven Bernard Tomic en un vibrante partido a 5 sets en la central, al siempre correoso Wawrinka, y luego a dos top-ten como el anteriormente citado Del Potro, y el estadounidense Andy Roddick. Su participación terminó en las semifinales ante el británico Andy Murray, que se impuso en 4 sets. Lesionado en la pasada temporada, su última incursión en el cemento de Melbourne tuvo lugar en 2011, donde Nadal le cerró el camino de cuartos no sin antes disputar un maratoniano partido ante John Isner del que saldría victorioso tras más de cuatro horas y media. A las puertas del top-ten, Cilic quiere rendir de nuevo bien en el primer Grand Slam del año para volver a ser competitivo ante los mejores. Sin duda, uno de los tapados.

Fernando Verdasco: El tenista madrileño alcanzó las semifinales en el 2009 dejando un recuerdo imborrable en la grada australiana. Andy Murray y Jo-Wilfried Tsonga, dos de los favoritos para el título sucumbieron ante el potente y enérgico tenis del mejor Verdasco que hemos visto nunca. Su semifinal ante Rafael Nadal es uno de los mejores partidos que se han disputado en el Open de Australia en toda su historia. Una doble falta le condenó en el último instante, pero sin duda, y a pesar del gran tenis mostrado por el mallorquín, merecía tanto llegar a la final como el no.1 español. Las dos siguientes temporadas el madrileño estuvo cómodamente instalado en el top-ten pero nunca más volvió a brillar sobre el cemento australiano. El pasado curso cedió en 5 sets ante Bernard Tomic tras desperdiciar una ventaja de dos parciales a cero. Ha iniciado este 2013 disputando en Perth la Copa Hopman junto a Anabel Medina. En principio no parece que pueda llegar demasiado lejos en Melbourne, pero si hablamos de un jugador del talento de Fernando Verdasco, nunca hay que dar nada por sentado.

Comentarios recientes