España y su idilio con la Copa Hopman

Con tres finales en sus últimas cuatro participaciones, no hay país con mayor regularidad en los últimos años

España ha alcanzado su sexta final de Copa Hopman, contando sus eliminatorias por victorias ante Sudáfrica, Francia y Estados Unidos (retirado). El próximo sábado día 5 de enero luchará por convertirse en tetracampeón y quedar en solitario como segundo país más laureado en la competición. Su rival será Australia, Italia o Serbia

Si hay algún país que en los últimos tiempos está acudiendo a Perth plasmando en resultados la búsqueda de rodaje, debemos referirnos a España como el tándem más competitivo. Finalistas en tres de sus últimas cuatro participaciones (2007, 2010 y 2013) las parejas ibéricas vienen encontrando en la costa oeste australiana un valioso bagaje de partidos de cara al primer Grand Slam de la temporada. Con una participación más intermitente que otras naciones (prácticamente la mitad de series disputadas que Australia o Estados Unidos) un cuarto entorchado le colocaría como uno de los países más efectivos en la competición.

En una competición con incidencia normalmente decisiva del doble mixto, la compenetración entre los integrantes de la pareja se antoja vital para el buen desempeño deportivo. En este sentido, España no sólo es el único país que tiene representantes que estuvieron presentes el pasado año en Perth sino que repite íntegramente la pareja que disputó la edición de 2012. Un poso deportivo reciente que puede haber dado sus frutos en forma de confianza al pisar terreno conocido. De hecho, el tándem español ha decidido la suerte de cada una de sus series en el tercer punto. Es decir, en el partido reservado a la modalidad de parejas mixtas. Por ahora no se les conoce error.

Mientras la tenista valenciana, primera raqueta del panorama nacional hasta hace unos meses, no perdonó una manga hasta forjar el billete para la final, el atleta madrileño fue incapaz de sumar un solo parcial cuando carecía de la presencia de su compañera para suturar una acción errónea con un guiño de complicidad. La unión de ambos, remando juntos en la misma dirección, se antoja decisiva para dar el último paso.

En este tipo de escenarios, cuando únicamente un partido separa a los tenistas de besar el trofeo, España aspira a subir el listón de efectividad. La siguiente tabla sirve para ilustrar la relación porcentual entre entorchados conquistados y ediciones disputadas en la competición. Tratando de sintetizar al máximo el estudio, únicamente tenemos en cuenta a aquéllos países que se proclamaron campeones en alguna ocasión.

Efectividad (títulos/ediciones disputadas) hasta 2012

Eslovaquia 3/8 37,5%

Croacia – 1/3 33%

Yugoslavia – 1/3 33%

Estados Unidos – 6/23 26%

República Checa – 2/8 25%

España – 3/13 23%

Suiza – 2/9 22,2%

Alemania – 2/13 15,4%

Rusia – 1/7 14,2%

Sudáfrica – 1/9 11,1%

Australia – 1/24 4,2%

Para ser justos hay que destacar que el número de presencias de combinados españoles (13 ediciones disputadas) únicamente encuentra sombra en el anfitrión (Australia como organizador no se ha perdido ninguna de las 25 ediciones del torneo), Estados Unidos (24 comparecencias, ausente únicamente en la edición inaugural de 1989) y Alemania (con 13 presencias, cuantitativamente parejo a España). No obstante, ha tenido más posibilidades de ganar pero también de no alcanzar títulos. Es decir, mantener una elevada efectividad en la relación presentada adquiere si cabe mayor mérito. Actualmente, España es el sexto país más 'certero' que ha disputado la competición. Podría terminar en cuarta posición al cierre de la presente edición, sólo por detrás de naciones con presencia testimonial (Croacia y la antigua Yugoslavia) y la nación más precisa con diferencia (Eslovaquia)

Un cuarto entorchado ibérico en 2013 incrementaría la materialización de presencias en títulos hasta el 28,5% de efectividad, situando a España por delante de la dominadora histórica -Estados Unidos (25%)- y ubicándole a sólo dos títulos del gigante norteamericano.

Finales de España en Copa Hopman

2013 - España vs. (Serbia/Italia/Australia)

2010 - España d. Gran Bretana (2-1 Mª José Martínez-Sánchez/Tommy Robredo a Laura Robson/Andy Murray)

2007 - Rusia d. España (2-0 Nadia Petrova/Dmitry Tursunov a Anabel Medina/Tommy Robredo

2002 - España d. Estados Unidos (2-1 Arantxa Sánchez-Vicario/Tommy Robredo a Mónica Seles/Jan-Michael Gambill)

1993 - Alemania d. España (2-0 Steffi Graf/Michael Stich a Arantxa Sánchez-Vicario/Emilio Sánchez-Vicario

1990 - España d. Estados Unidos (2-1 Arantxa Sánchez-Vicario/Emilio Sánchez-Vicario a Pam Shriver/John McEnroe

Objetivos cumplidos

A estas alturas del curso, los tenistas buscan principalmente ritmos de competición. Minutos sobre el cemento para recobrar las sensaciones atenuadas por la inactividad competitiva del invierno. La competición celebrada en Perth garantiza, salvo lesión, un aceptable mínimo de seis partidos a cada competidor (tres duelos individuales y tres colisiones en modalidad de doble mixto). En este sentido, el hecho de haber alcanzado el último escalón del torneo proporcionará a Anabel y Fernando nada menos que un sedimento de ocho presencias en pista, el máximo al que podían aspirar en la primera cita de la temporada. Un bagaje competitivo extendido durante una semana que únicamente un gran papel en torneo oficial, con la tensión adicional que supone, podría haber facilitado. De esta forma el rodaje, uno de los requisitos más destacables del inicio de curso, será un trofeo con el que ambos carguen la mochila antes de emprender la competición oficial.

De igual manera, antiguos octavofinalista y semifinalista en el Open de Australia, ambos emprenderán presumiblemente la temporada aussie de pista dura con buen espíritu. Bajo el intenso calor del estío aussie mantener la cabeza fría, libre de malos augurios y con predisposición al trabajo, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

También te puede interesar:

Copa Hopman: un rodaje atractivo

Comentarios recientes