Open de Australia 2013: la Armada femenina

El tenis femenino español contará con, al menos, siete tenistas en el cuadro final individual de Melbourne

Las tenistas españolas en el Open de Australia 2013. Carla Suárez, Lourdes Domínguez, Anabel Medina, Lara Arruabarrena, Silvia Soler, Tita Torró y Garbiñe Muguruza son las bazas fijas en el cuadro final de Melbourne.

El tenis femenino español acudirá a Melbourne con una de las representaciones más nutridas de los últimos años en el cuadro individual. Cerrando el curso 2012 con el mayor número de tenistas inmersas entre las primeras 125 raquetas del circuito desde la temporada 2005, hasta siete competidoras se ganaron el derecho de entrar por méritos de clasificación al cuadro final del primer Grand Slam del curso. Recuperación deportiva de emergentes figuras, dilatación memorable de alguna trayectoria y, sobre todo, la eclosión competitiva de figuras de futuro contribuyeron a conformar un plantel relativamente numeroso con Melbourne como escenario de pruebas. En Punto de Break hacemos un repaso de todas ellas.

Carla Suárez: Habiendo recuperado la primera plaza nacional, la canaria se erige en la principal baza del tenis español sobre el abrasador cemento de Melbourne en la edición de 2013. Escenario de grato recuerdo desde los cuartos de final alcanzados en 2009, se trata de un recinto donde la española tiende a vender cara su derrota. El único Grand Slam donde ha firmado victorias siempre que ha participado, basta contemplar la nómina de verdugas de los últimos años para calibrar la oposición que tiende a presentar. En las últimas cuatro ediciones únicamente cedió ante la 1, 2, 3 y 4 del mundo. Lastrada con frecuencia por un ranking modesto, estos choques frontales llegaron en rondas prematuras. Esta vez podría prorrogar este tipo de desafíos, al menos, hasta los albores de la segunda semana de competición. El pasado año exigió 10 juegos de tercer set a una postrera semifinalista como Kvitova. ¿Cuál será el techo de Carla?

Lourdes Domínguez: El pesado tempo del Plexicushion de Melbourne debiera amoldarse en cierta medida al incansable tesón contragolpeador de la veterana gallega. La paciencia, la voluntad de recuperar una bola extra y no desesperar por ver el punto reabierto son desafíos a tragar sobre el azulado suelo de las antípodas. Un arquetipo que se ajusta al planteamiento habitual de la tercera tenista más veterana del top100. Sobre pistas duras de ritmo no excesivamente elevado (Indian Wells, Pekín), la pontevedresa logró en el pasado curso las dos primeras victorias sobre rivales top20 en sus 16 años de trayectoria profesional. Inmersa en top50 pero alejada del corte de preclasificadas, su estreno sobre el cemento aussie queda a expensas de un abanico extenso de posibles rivales. En 2012 ganó partidos en siete de los ocho torneos más importantes del año (Premier Mandatory y Grand Slams). Sólo faltó Melbourne, firmando derrota ante la antigua finalista Ivanovic. ¿Se sacará la espina en 2013?

Anabel Medina: el primer major de la temporada tiene una deuda pendiente para con la valenciana. En 2002, peleó por un puesto en cuartos de final sin haber cumplido siquiera los 20 años. En un estadio de Grand Slam. Una inoportuna rotura de ligamentos cercenó los progresos de una prometedora carrera. En 2012, un nuevo lastre físico volvía a forzar la retirada. Entonces la rodilla ante Seles. Diez años más tarde, un tobillo ante Li. Su propio cuerpo volvía a tumbarla a ojos de la Rod Laver Arena, una de las pistas más impresionantes del circuito. Mirando el lado positivo, con dos triunfos, sería el mejor torneo sobre pista dura de la valenciana en todo 2012. Además, Melbourne se erige en el único Grand Slam que le ha visto cruzar el ecuador en múltiples ocasiones. El buen nivel mostrado hasta ahora en Copa Hopman podría darle la confianza necesaria para acudir a punto.

Lara Arruabarrena: la tolosarra, talento emergente del tenis nacional que ha ganado el privilegio con el sudor de su frente, encarará en Melbourne una circunstancia inédita en su expediente: participar en un Grand Slam sin disputar la ronda previa. Con amplia experiencia bregando en fases de clasificación, acudiendo al cuadro final con la fatiga de competición acumulada en las piernas, pisará el Plexicushion con el horizonte de segunda ronda como primer objetivo. La cara positiva: en 2012 disputó los cuatro Grand Slams, adquiriendo experiencia en cuadros principales tanto en Roland Garros como en US Open y ganando su primer partido en fase final en este último, de modo que el miedo escénico debiera jugar papel menor. Lo 'negativo': puede encarar a cualquier rival en la primera ronda del torneo, desde la última tenista procedente de la ronda previa hasta la primera cabeza de serie.

Silvia Soler: Tras consolidarse durante la temporada 2012 como miembro de pleno derecho del top100 WTA, el curso que está a punto de comenzar debiera traer nuevos progresos por parte de la competidora ilicitana. Tenista de eclosión más tardía, no cuenta con una dilatada experiencia en los escenarios más nobles del circuito. Recientemente sobrepasada la barrera de los 25 años, cinco participaciones de Grand Slam aparecen en su historial. No obstante, en dos ocasiones rozó la segunda semana sobre el cemento de Nueva York, la última el pasado otoño. El único precedente en Melbourne, la primera ronda de 2012. ¿Podrá elevar el listón dentro de dos semanas?

Tita Torró: La campaña 2012 supuso el renacimiento profesional de la alicantina tras recuperar el terreno que le hizo perder una lesión de rodilla. Tanto avanzó que se ha ganado el derecho a entrar en cuadros de Grand Slam de forma directa sin contar con un bagaje dilatado en tales citas. Quizá ahí pueda residir un arma de doble filo: su experiencia en escenarios nobles se reduce a la derrota en primera ronda de fase previa disputada hace unos meses en Nueva York. Por un lado, podría jugar con la valentía del que se sabe en un terreno a explorar, absorbiendo valiosa experiencia, con todo a ganar. Por otra parte, sensación en el circuito, pudiera sentir la presión del que se sabe observado por mucho. En cualquier caso, no olvidemos que se trata de una jugadora que ha roto registros (a nivel de títulos y rachas de victorias) en 2012, rindiendo bajo muchas miradas en los últimos meses. Su derecha podría causar estragos bajo el estío de Melbourne. ¿Candidata a provocar algún batacazo?

Garbiñe Muguruza: Quizá una de las tenistas de retaguardia a evitar por las figuras de vanguardia. Su desempeño en Miami 2012 así como las tres mangas exigidas a una top10 en el pasado US Open ponen sobre aviso al plantel presente en Melbourne. Con carácter obvio, la española cuyo estilo de juego más se ajusta al arquetipo de pista dura, debiera encontrar terreno abonado para la potencia sobre los pesados pero duros firmes aussie. Aún por debajo de la veintena, no obstante, su juventud contribuye a que su experiencia sea limitada en este tipo de citas. A pesar de tener entrada directa en Melbourne, ha entrado en cuadro final por bajas de terceras jugadoras. Junto a la tenista que le precede en este comentario, la competidora española con menos poso en Grand Slam. Puede encarar cualquier rival para abrir el torneo. En Miami sorprendió a dos rivales que, por ranking, serían cabeza de serie en Grand Slam. Su desempeño en circuito WTA responde más a incursiones periódicas que a una labor a tiempo completo. Podría no estar estudiada a fondo por muchas tenistas. Si entra la bola, cuidado.

Inscritas en la fase de clasificación con plaza asegurada en las rondas previas, Estrella Cabeza Candela, Laura Pous y María José Martínez-Sánchez podrían engrosar el contingente español presente en el cuadro final individual de Melbourne. Arantxa Parra a la espera de bajas, podría entrar en el cuadro de clasificación.

¿Qué esperas de las tenistas españoles en el inminente Open de Australia? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios.

Comentarios recientes