El legado de Vijay

Prakash Amritraj ha vuelto a competir en el circuito tras dos años inactivo por lesión

Prakash Amritraj, el hijo del legendario Vijay, ha vuelto a competir en el circuito tras dos años inactivo por lesión.

El revés de James Ward se queda en la red. Al otro de lado de la pista, Prakash levanta los brazos. Después de ganar tres encuentros, el jugador indio de 29 años volverá a disputar tres años después un torneo de categoría. Yuichi Sugita y Theodoros Angelinos sucumbieron ayer domingo, y hoy mismo lo ha hecho Ward, otrora promesa del tenis británico, que también está recuperándose de una lesión que le ha frenado en los últimos meses.

Nacido hace 29 años años en California, Prakash Amritraj es el hijo de Vijay Amritraj, el mejor jugador indio de todos los tiempos. Con 29 títulos -16 en individuales y 13 en dobles- y cuatro cuartos de final en Grand Slams, su mejor momento llegaría al final de su carrera. Con 37 años, se encontraba en cuartos de final de Wimbledon y tuvo contra las cuerdas a Jimmy Connors, al que llegó a dominar por dos sets de ventaja.

Prakash, sin embargo, no ha tenido una carrera tan exitosa. Nacido en Los Ángeles, se formó tenísticamente en Estados Unidos, jugando en la Universidad de Southern California antes de dar el salto al circuito profesional. Su único partido de Grand Slam lo disputó en 2002, cuando aún se encontraba en la NCAA. Recibió una invitación para el cuadro final del US Open pero no tuvo opciones en su partido de primera ronda ante el tailandés Paradorn Srichaphan, que le derrotó con mucha facilidad.

Dio el salto al profesionalismo en el año 2003, demostrando que se defendía muy bien en pistas duras, pero que como buen tenista indio, también se desenvolvía con soltura en hierba. Su revés a una mano era su gran arma en el fondo de la pista, aunque prefería irse a la red con rapidez, a la antigua usanza, ayudado de su potente servicio. La final en el challenger de Forest Hills sobre césped en el 2005 dejó a las claras que podía ser peligroso en ese tipo de pistas. La confirmación de este hecho se constataría un par de años después en el torneo ATP de Newport, quizá el único evento del circuito que aún mantiene la velocidad de antaño. Alcanzó los cuartos de final en 2007 desde la fase previa, y en el 2008 llegó hasta el partido por el título, donde cedió ante el veterano Fabrice Santoro.

Las dos siguientes temporadas fueron decepcionantes en el tenis de Prakash. Tras alcanzar su mejor ranking en junio de 2009 -154 de la clasificación mundial- su rendimiento bajó mucho, y no cuajó buenas actuaciones en el ATP Challenger Tour y dejó de ser un habitual del equipo indio de Copa Davis. Durante dos cursos seguidos se quedó a un solo paso de jugar el cuadro de Wimbledon, y aunque sí es cierto que en la modalidad de dobles sus resultados eran algo mejores, no eran suficientes para las expectativas creadas en torno al hijo del legendario Vijay.

En agosto de 2010 se retiró en la primera ronda del challenger de Pekín debido a una lesión en la muñeca, una de las más complicadas de tratar. No volvió a jugar en el resto del año y tampoco al siguiente. En este 2012 que ahora finaliza, reapareció en el torneo de Aptos, justo dos años después de su último encuentro. Y se retiró lesionado en la fase previa. Tras jugar varios Futures en su California natal, volvió a los challengers de Asia para finalizar el año, proclamándose campeón del torneo de Toyota en dobles junto al austriaco Oswald.

Sus buenos resultados a fines de año han ayudado mucho a un Amritraj que ha estado entrenando en Italia y Francia durante este invierno para estar a punto en Chennai, ante su público. Finalista en dobles en 2006 junto a Rohan Bopanna, tras superar la ‘qualy’ jugará en primera ronda ante el francés Guillaume Rufin. ¿Quizá el inicio del mejor Prakash?

Por @FriKarian para @PuntoDBreak

Comentarios recientes