Juan Martín del Potro y su renuncia a jugar la Copa Davis en todo el año 2013

El argentino argumenta su decisión en tener "objetivos importantes en el circuito", dando prioridad a sus intereses personales 

Juan Martín del Potro renuncia a la Copa Davis para todo el 2013. El tandilense prefiere centrarse en el circuito individual obviando el torneo de la Ensaladera. Una decisión que antepone sus intereses personales a los colectivos. ¿Hace bien?

El día de los Santos Inocentes ha traído dos bromas pesadas, más que nada porque ninguna de ellas parece tener visos de ser falsa. Rafa Nadal fue el primero en confirmar que no jugará el primer Grand Slam del año en Australia y que reaparecerá como muy tarde en Acapulco, sino antes. Una noticia menos sorprendente pero igual de impactante es que la ha ofrecido otro de los Top 10 del circuito: Juan Martín del Potro, que ha descartado jugar la Copa Davis durante todo 2013.

Del Potro no jugará la Copa Davis en 2013

El tandilense, en conflicto permanente con su equipo nacional desde hace algún tiempo, ha confirmado lo que para muchos era un secreto a voces, que no estará defendiendo los colores de su país de cara al año que viene. En las últimas horas, el argentino había sido apartado por Martín Jaite para la primera eliminatoria que Argentina tenía que jugar contra Alemania del 1 al 3 de Febrero en Buenos Aires al considerar el capitán "que las reglas eran para todos".

El argentino aún no había mostrado su predisposición a jugar ante los germanos y su concurso era todo un interrogante, lo que había generado malestar para muchos, incluido Jaite, que había tomado la decisión de no convocarle para esa primera serie ante la indefinición del tandilense y la falta de comunicación entre ambos.

¿ Qué supone la baja?

Sin duda, la baja de Juan Martín del Potro es un varapalo terrible, por no decir definitivo de cara a las aspiraciones de Argentina de conseguir su primera Copa Davis en 2013. La Torre Tandil es su mejor hombre, y el que últimamente sacaba las castañas del fuego al equipo cuando habían problemas, excepción hecha de su ausencia contra Tomas Berdych en el cuarto partido de las semifinales de esta pasada edición.

Para el próximo año, Argentina tenía un cuadro difícil, pero contaba con la ventaja de tener que afrontar a priori la mayoría de eliminatorias en casa, lo cual es un añadido importante. Es cierto que en el equipo están Juan Mónaco (ganador de cuatro títulos este año y Top 10 en algunos tramos de la temporada) y David Nalbandian, un enamorado de esta competición, pero no cabe duda tampoco de que Del Potro era el tenista que marcaba la diferencia, pues su polivalencia y su condición del líder eran patentes.

¿ Es correcta su decisión?

Hay que partir de la base de que esto es una decisión totalmente subjetiva, y lo que para unos es correcto, para otros no lo es tanto. Delpo ha manifestado que sueña con "ser número 1 y ganar Grand Slams". Es evidente que está a sus 24 años en el momento clave de su vida deportiva. Posiblemente, la temporada 2013 pueda ser una de las importantes de su carrera, pues debe de ser el punto de inflexión que le haga replantearse ante qué tipo de tenista nos encontramos, si ante un buen jugador capaz de alcanzar las rondas finales como hasta ahora, o un supercampeón ganador de torneos importantes, como ya demostró saber hacer en el US Open 2009.

La Copa Davis desgasta, eso es evidente. Sin embargo, también lo es que se puede compatibilizar perfectamente con el circuito individual, como él mismo ya ha demostrado. El problema de la decisión parece ir más allá. La relación con Jaite no es todo lo fluida que debiera como es "vox populi". Tres cuartos de lo mismo ocurre con el otro gran buque insignia del equipo, David Nalbandian, con el que mantiene enfrentamientos y piques desde 2008, cuando ambos lucharon por sedes diferentes para acoger la única final jugada en suelo argentino.

Por si fuera poco, el público parece no valorar todo lo que ha hecho este hombre. Ha sido uno de los pocos ganadores de Grand Slams que ha dado el país, su único medallista olímpico en tenis y el jugador que tuvo el papel más destacado en la travesía hacia las finales de 2008 y 2011. Sin embargo, pesa más su "borrón " por la recaída en la lesión en la muñeca izquierda contra Berdych en las semifinales del pasado mes de septiembre que le provocaron abucheos de su propio público.

Ello le genera una presión enorme, que se agranda todavía más al ser el tenista señalado para dar a Argentina la primera Copa Davis de su historia, lo que le ha llevado a esquivar el tema sistemáticamente en cada rueda de prensa (donde no aceptaba cuestiones sobre la Ensaladera). Esa unión de hechos posiblemente haya sido el detonante de la decisión, que resulta entendible (al margen de estar de acuerdo o no) desde el prisma del jugador.

¿ Debe de tener privilegios?

Una de las cosas que más se la discutido a Juan Martín ha sido la de contar con ciertos privilegios en las convocatorias. Acceder más tarde que el resto de miembros del equipo, excusarse de ciertos actos oficiales como fotos oficiales o cenas con todo el grupo, o disponer de más entradas que nadie han sido algunas de las ventajas de las que ha gozado que "Delpo".

Evidentemente muchas de ellas no se deben de permitir en pos de crear un clima agradable y distendido dentro del equipo, pero no menos cierto es que sí que debe ser tratado como un caso distinto, especialmente a la hora de ser convocado. En ese sentido, su condición de Top 10 (potencialmente Top 5) le obliga a acumular un desgaste superior al resto, a jugar más que los demás tenistas argentinos. Por ello, no es lo mismo él, que un jugador de ranking medio, pues posiblemente ni siquiera el propio Del Potro sabría si ir o no a jugar contra Alemania hasta que no acabase el Open de Australia y viese su estado de forma y el cansancio acumulado.

Además, todas las selecciones hacen pequeñas o grandes concesiones (según como se mire) a sus jugadores franquicia. Sin ir más lejos, España le ha puesto aviones privados a Rafa Nadal o David Ferrer, Suiza le ha dispensado de jugar muchas primeras rondas a Roger Federer, y en Serbia, Novak Djokovic es poco más que el verdadero "capo" del equipo.

Ahora bien, también es verdad, que una vez convocado y aceptado esto, debe de ser considerado uno más, sin distinciones ni privilegios, pues de lo contrario se enturbia el grupo y se alimenta el mal ambiente dentro del equipo.

También te puede interesar:

Los problemas internos de Argentina.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes