Potencias tenísticas venidas a menos

Son muchos los países que en el pasado brillaron en el circuito tenístico y en la actualidad pasan por horas bajas

Australia no vive su mejor momento en la actualidad. Foto:daviscup.com
Australia no vive su mejor momento en la actualidad. Foto:daviscup.com

Son muchos los países que en su día fueron grandes potencias del tenis, y que a día de hoy sobreviven con más pena que gloria dentro del circuito. La escasez de medios económicos, una mala planificación deportiva, o simplemente, la ausencia de tenistas brillantes impide verles en el primer plano tenístico.

En muchos países el tenis es uno de los deportes que más pasión suscita entre la población. Un pasado brillante lleno de jugadores exitosos que en su día catapultaron al deporte de la raqueta como mayoritario hacen de éste una actividad de masas en muchos estados. Sin embargo, en algunas de esas naciones, el gusto por el tenis no se refleja en la clasificación mundial actual, quedando relegados a un segundo plano. Es por ello, que en Punto de Break analizamos aquellas potencias mundiales que a día de hoy no viven su mejor momento:

Robin Soderling fue el último tenista sueco destacado.

Suecia: todo un referente tenístico en los años 70, 80 e incluso 90. De hecho, es el segundo país con más títulos de Grand Slam conseguidos desde el inicio de la Era Open, 25, muy lejos eso sí de los 53 de los Estados Unidos. Los Björn Borg, Mats Wilander o Stefan Edberg reinaron durante un tiempo en muchos de los mejores torneos del mundo. Hoy en día, añoradas las finales de Roland Garros de Robin Soderling en 2009 y 2010, el panorama es dantesco. Han bajado del Grupo Mundial de Copa Davis, y su mejor hombre es Patrik Ronsenholm, situado en el puesto 308 de la clasificación. Magnus Norman achacó recientemente el problema a una falta de instalaciones en el país, pero lo cierto es que la delicada situación económica de la Federación Sueca de Tenis, la falta de grandes entrenadores y referentes ha dejado un vacío que ha provocado una falta de interés entre los habitantes nórdicos por este deporte. Ello, se refleja hasta en el desplome de la venta de raquetas.

Australia: si de Suecia decíamos que era el segundo estado con más Grand Slams en el bolsillo, su inmediato perseguidor en la Era Open no es otro que Australia, que acumula 20. Aquí si existen infraestructuras y torneos menores donde foguearse los más jóvenes. Incluso juniors que prometen como Luke Saville o el joven Bernard Tomic. El problema es que ahora parecen encontrarse en medio de dos aguas, con Marinko Matosevic sustentando el tenis australiano como mejor hombre en el puesto 49. Algo realmente sorprendente, pero que quizás refleja que las cosas no se están haciendo del todo bien, especialmente en las cateogorías inferiores y en los métodos de entrenamiento, donde incluso se ha tenido que recurrir a la contratación de técnicos extranjeros.

Italia: hubo un tiempo en el que ver a Italia en un cuadro de Copa Davis era para echarse a temblar. Los tiempos de Nicola Pietrangeli y Adriano Panatta pasaron a mejor vida. Tienen seis hombres entre los 100 primeros, pero salvo Andrea Seppi ninguno realmente competitivo como para pensar en ganar cosas importantes. Son rocosos cuando juegan en casa sobre tierra batida, pero con ello no basta para un país que ha ganado una Copa Davis y ha sido seis veces finalista. No obstante, parece que tienen el futuro más que asegurado con Gianluigi Quinzi, que con 16 años ya ha sido número 2 del mundo junior.

Rusia: Brasil les sacó fuera del Grupo Mundial de la Davis. Sin los añorados Marat Safin o Yevgueny Kafelnikov y con Nicolay Davydenko pensando más en la retirada que en brillar dentro de las pistas, el panorama es cuanto menos turbio. Cuatro tenistas en el Top 100 y el título de Zagreb de Mikhail Youzhny jalonan un pobre bagaje de 2012. Nada que ver con los años dorados donde había donde elegir para formar un equipo de Copa Davis temible.

El tenis ruso sólo ganó un título en 2012.

Chile: un país que no ha ganado nunca un Grand Slam pero que ha gozado de una época de oro en los años 90 y principios del 2000 con jugadores de la talla de Fernando González, Nicolás Massu o Marcelo Rios. Hoy en día no encuentra un recambio a ninguno de ellos y hay que rebuscar hasta el puesto 166 para encontrar al veterano Paul Capdeville. Sigue contando con un torneo ATP- el de Viña del Mar-

India: la antigua colonia británica, hoy el segundo país más poblado del mundo siempre ha sacado buenos jugadores. En la actualidad también, sólo que parecen centrados más en disputar el circuito de dobles que el individual. Y es que en el ranking ATP de "singles" no hay ninguno incrustrado entre los 200 primeros. Una contraposición respecto al dobles, donde hay tres tenistas situados en el Top 10 de dicha modalidad. La hierba y las superficies rápidas eran su especialidad. Tal vez, la homogeneización de pistas les ha pasado factura.

Ecuador: su tradición no es muy extensa, pero sí suficiente para saber lo que es ganar un Grand Slam (Andrés Gómez en Roland Garros 1990) y resultar una potencia en tierra batida de la mano de jugadores tan correosos como Nico Lapentti. A día de hoy basta con decir que no sólo posee seis tenistas entre los 1000 primeros y ninguno en el Top 200 para hacerse una idea de como están las cosas en Ecuador.

Evidentemente existen otros muchos países que viven situaciones no muy brillantes. Holanda, Sudáfrica, Austria, e incluso, Estados Unidos no parecen vivir sus mejores días.

También te puede interesar:

La crisis del tenis sueco.

La baja de Mardy Fish y el triste panorama del tenis norteamericano.

Comentarios recientes