Generación Federer

Muchos de los compañeros de generación que ha tenido el genio de Basilea están retirados o en el ocaso de sus carreras.

Muchos de los compañeros de generación que ha tenido el genio de Basilea están retirados o en el ocaso de sus carreras.

Ivan Ljubicic, Fernando González, Andy Roddick, Juan Carlos Ferrero o Juan Ignacio Chela. Son solo algunos de los tenistas que durante este año 2012 han colgado la raqueta. Todos ellos, en algún momento de sus carreras, fueron coetáneos de Roger Federer y la mayoría compañeros de ‘quinta’ y rivales en las rondas finales de los torneos más importantes del mundo.

El suizo tiene 31 años, y tras caer en la final de los JJOO de Londres ante Andy Murray reconoció que le gustaría seguir en activo hasta 2016, año en el que se disputan los JJOO de Río de Janeiro. A pesar del envejecimiento progreso del top-100, la mayoría de los jugadores nacidos entre los años 1978 y 1982 van poniendo progresivamente punto y final a sus carreras. En las próximas líneas analizaremos la situación de jugadores veteranos que podrían estar ante el último año de su carrera profesional:

Olivier Rochus (19.01.81): En tres semanas el jugador más bajo del circuito cumplirá 32 años. Instalado en la posición número 90 del ranking ATP, no parece que Rochus pueda conseguir resultados interesantes más allá de avanzar un par de rondas en un torneo ATP 250 o ganar un Challenger. Campeón de dobles en Roland Garrós 2004 junto a Xavier Malisse, en modalidad individual llegó a estar en la posición número 24 de la clasificación individual ganando 2 títulos ATP y llegando a otras ocho finales, la última el pasado mes de enero en Auckland. En Grand Slams, llegó a la segunda semana en Australia, Wimbledon y US Open entre los años 2003 y 2005, sin duda su mejor época como profesional. Su gran revés a una mano, y la utilización de su slice son, junto a su capacidad de superación y su movilidad en el fondo de la pista, las armas que han permitido a ‘Oli’ permanecer tantos años entre los cien mejores jugadores del mundo.

Nikolay Davydenko (02.06.81): La reciente de paternidad del ruso podría precipitar la retirada de uno de los jugadores más exitosos en la segunda mitad de la pasada década. 21 títulos ATP y más de 450 victorias contemplan al tenista de Severodonezk. Ganador del torneo de maestros de Londres en 2009, alcanzó el número 3 del mundo tres años antes, además de hacer semifinales en un par de ocasiones tanto en Roland Garrós como en el US Open. Múltiple cuartofinalista en Melbourne, también consiguió coronarse en los Masters 1000 de París-Bercy, Miami y Shanghai. Uno de los mejores jugadores del circuito en golpes cruzados, su tenis mecánico y de pegada fue una pesadilla en pistas duras para jugadores de la talla de Rafael Nadal, que aún mantiene un récord negativo en sus enfrentamientos contra el ruso.

Xavier Malisse (19.07.80): Criado tenísticamente en la Academia Bolletieri en Florida, el tenista belga es uno de los grandes talentos desperdiciados de su generación. Jugó su primera final en el circuito con 18 años y 3 meses y con solo 22 alcanzó las semifinales en Wimbledon y su mejor ranking de siempre -número 19 en agosto de 2002- pero a partir de ahí tanto su irregularidad como sus problemas físicos continuos han lastrado una carrera que bien podría haber sido espectacular. Con un gran carácter en la pista, fue descalificado en el torneo de Miami del año 2005 por escupir a David Ferrer en su partido de segunda ronda. En su palmarés se encuentran tres torneos ATP en modalidad individual -Chennai y Delray Beach por partida doble- y otras nueve finales perdidas, mientras que en dobles acumula un total de ocho títulos, destacando el Roland Garrós de 2004 junto a su compatriota Olivier Rochus, y el Masters 1000 de Indian Wells 2011 haciendo dupla con Alexander Dolgopolov.

James Blake (28.12.79): A un suspiro de cumplir los 33 años, todos los años el de Yonkers sale en las quinielas como posible ‘jubilado’ al término de la temporada tenística. Ocupa la posición número 127 del ranking ATP y en el pasado curso apenas salió a jugar fuera de Estados Unidos. Lo más probable es que deje el tenis en la próxima edición del US Open. Su final en la Copa Masters de Shanghai del año 2006 le otorgó la cuarta plaza de la clasificación mundial, que fue su tope en el circuito. Con 10 títulos en 24 finales, también llegó a dos finales de Masters 1000, en Indian Wells y en Cincinnati, frenado en ambas por Roger Federer, jugador que le batió en reiteradas ocasiones a lo largo de su carrera, hasta en ocho consecutivas, momento en el que el estadounidense le cerró el camino de las medallas al suizo en los cuartos de final de los JJOO de Pekín. En torneos ‘major’ no llegó a pasar nunca de cuartos de final, cayendo en esa ronda tanto en Australia como en el US Open, pero dejando para partidos memorables para el recuerdo como el encuentro ante Agassi en 2005 con una pista Arthur Ashe totalmente abarrotada. Durante años fue, junto a Fernando González, el pegador más temible del circuito.

David Nalbandián (01.01.82): Quizá el mayor talento de la generación Federer, obviando al suizo, claro está. Quizá su momento de gloria llegó demasiado pronto. Fue en 2002, cuando disputó la final de Wimbledon ante Lleyton Hewitt. Un año después desaprovechaba bolas de partido ante Andy Roddick -que luego ganaría a Ferrero en el partido por el título- en semifinales del US Open, y en 2004 no podía en esa misma penúltima ronda ante Gaudio en la arcilla parisina de Roland Garrós. En 2006 cerraba el círculo en Australia con otras semifinales, desaprovechando ante un semidesconocido Baghdatis una ventaja de dos sets. Su retirada por lesión ese mismo año en París ante Roger Federer en semifinales, sería su último ‘highlight’ en torneos de Grand Slam. Todas esas actuaciones tan brillantes fueran las que le auparon en marzo de 2006 al puesto número 3 del mundo. Unos meses antes había entrado como reserva al torneo de maestros de Shanghai y se había hecho con el título tras una remontada agónica ante el genio de Basilea, al que también batió en la Casa de Campo de Madrid en 2007 para hacerse con el primero de sus dos Masters 1000. El segundo lo conseguiría unas semanas después en París-Bercy, derrotando en la final a Rafael Nadal, con rosco en el último set incluido. Antes de retirarse, un último objetivo: ganar la Copa Davis para Argentina. Finalista en 2006, 2008 y 2011, la oportunidad perdida hace cuatro años en Mar de Plata -la única de las finales que los argentinos disputaron en casa- aún pesa como una losa en el historial del cordobés. Ante Alemania en el mes de febrero veremos la primera prueba en la última tentativa de Nalbandián de hacerse con la preciada ensaladera de plata.

Por último, otros jugadores como Jurgen Melzer, Michael Llodra o Radek Stepanek también podrían estar ante el ocaso de su carrera profesional, pero sus condiciones bien podrían hacerles continuar en la modalidad de dobles y alargar así su trayectoria, donde ya han conseguido grandes resultados en estos últimos años.

Por @FriKarian para @PuntoDBreak

También te puede interesar:

Ganar Grand Slams pasados los 30 años

Comentarios recientes