Richard Gasquet: el artista maldito

El tenista de Beziers iniciará el nuevo año dentro del top-ten y su objetivo es mantenerse en la élite mundial.

Entrenado por Sebastien Grosjean, a sus 26 años Richard Gasquet se encuentra en uno de los momentos más dulces de su carrera. Un periodo de estabilidad, necesario tras aquella época tormentosa en la cual estuvo sancionado varios meses por consumo de cocaína, ha llevado al jugador galo a volver a formar parte de los diez mejores jugadores del mundo, posición que no ocupaba desde junio del año 2008.

Otrora junior de éxito, a pesar de su precocidad -a los diecisiete años de edad ya era top-100 y a los diecinueve jugaba finales de Masters 1000- nunca ha llegado a hacer realidad todas las expectativas que se crearon en torno a él. A lo largo de su carrera, en la pista se le ha visto con un gesto amargo, con ansiedad por no poder demostrar la calidad tenística que atesora. Como una especie de artista maldito. Como si un genio de la raqueta como él no disfrutara de lo que hace. Poseedor de uno de los mejores reveses del circuito, su elegancia es conocida por todos, así como su irregularidad, su fragilidad mental y su falta de fondo físico que le han lastrado de forma excesiva en partidos largos.

Una de sus asignaturas pendientes es su rendimiento en los Grand Slams. A excepción de las semifinales logradas en Wimbledon 2007, nunca ha llegado ni siquiera a los cuartos de final en ningún otro ‘major’, teniendo un balance desastroso de una única victoria y trece derrotas en la ronda de octavos de final, cayendo el año pasado en el cuarto partido en los cuatro grandes eventos del curso tenístico. Por tanto, deberá mejorar sus prestaciones si quiere mantenerse en el top-ten y no solo depender de grandes resultados en torneos de menor categoría. De todos modos, su equipo ha preparado un calendario bastante cargado para los primeros meses de competición, hay que asegurarse seguir entre los mejores.

Por tanto, en este inicio de temporada, Gasquet estará presente en una gran cantidad de torneos. Debutará en Doha, siendo el tercer cabeza de serie tras los españoles Nadal y Ferrer, y seguirá su camino en Sydney, donde fue finalista en 2010, para completar su preparación de cara al Open de Australia. Tras la disputa en Melbourne del primer Grand Slam de la temporada, en el mes de febrero es un fijo para la Francia de Arnaud Clement en la primera eliminatoria de la Copa Davis que el conjunto galo disputará ante Israel en Rouen, en pista cubierta. La semana siguiente iniciará la gira de torneos indoor jugando en Montpellier, siete días después en Rotterdam, para luego volver a su país y disputar el torneo Marsella.

En conclusión, temporada clave para Richard Gasquet. Es posible que su tenis consiga dar un paso adelante y convertirse en un top-ten estable. Condiciones tiene para ello, de eso no hay dudas. Pero también entra dentro de las previsiones de muchos que su rendimiento sea parecido al de estos últimos años, que su calidad le permita colarse de vez en cuando entre los diez mejores pero sin opciones de hacer daño a los grandes en las citas más importantes del calendario.

¿Será Gasquet por fin un jugador a tener en cuenta para los grandes? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios.

Por @FriKarian para @PuntoDBreak

LA APUESTA del día

Comentarios recientes