Caroline Wozniacki: la estrategia de la tortuga

Vuelve tras sus pasos, busca aquella Caroline correosa y defensiva que llegó a ser número 1 del mundo, pero ya no volverá a serlo

Caroline Wozniacki en el último Open de Australia. Fuente: zimbio.com
Caroline Wozniacki en el último Open de Australia. Fuente: zimbio.com

Caroline Wozniacki tiene aún 22 años, muchas temporadas por delante pero, eso sí, también tiene un prestigio que recuperar; de la tenista danesa hablamos hoy en Punto de Break, ¿cómo será su 2013? ¿volverá la gran Wozniacki capaz de ser #1 del mundo? ¿seguirá descendiendo en los rankings? ¿podrá hacer frente a Serena, Azarenka y Sharapova? ¿qué tenis desplegará? Todo ello a discusión.

Caro pasará la Nochebuena y la Navidad en Florida, allí está junto a la también ex número 1 del circuito femenino Venus Williams con quien ha compartido varios clinics benéficos los últimos días -nada nuevo bajo el sol y nada de lo que extrañarse, pues la relación de la nacida en Odense con las hermanas Williams siempre ha superado con mucho la cordialidad exigible, incluso tras la forzada imitación de Caro a Serena hace unos días que algunos tildaron de racista-. Entre montón de eventos y en medio de una agenda muy apretada aparece la preparación de Caroline de cara al próximo año. Muchas cosas han cambiado en tan sólo 12 meses para ‘Sunshine’, como es llamada por sus familiares.

Hace un año la imagen más buscada era la de la entonces #1 del mundo con su nuevo entrenador Ricardo Sánchez. Hoy ni las de Wozniacki son las imágenes más buscadas ni hay ninguna noticia ni novedad que cubrir. Existe cierto silencio y apenas se han pronunciado desde el entorno de Caroline sobre su pretemporada. Además de la vertiente física y la mental, que se prevé sin cambios en el horizonte en su caso, la pretemporada también sirve para valorar un posible cambio de tácticas y técnicas. La búsqueda casi exasperada de más agresividad fue lo que el año pasado marcó las fiestas navideñas de Wozniacki, esta vez, de momento y hasta donde se sabe, las de 2012 y 2013 no las va a vivir así, todo lo contrario.

Ante los cambios, las dificultades y las situaciones incómodas sólo se puede reaccionar de dos maneras y encontrando dos posibles salidas: echarse hacia adelante o echarse hacia atrás. La reacción del guerrero o la reacción de la tortuga. Nada hace pensar que una deba ser necesariamente mejor que la otra, dependerá de las circunstancias. Dicho esto parece claro, no obstante, que tras un 2012 en tierra de nadie, en el que Caro se preparó para atacar y no defender en el que resultó quedarse después a media pista sin terminar de asestar el golpe -lo que como bien saben significa perder el punto-, prepara un 2013 de vuelta a sus raíces. Estrategia de la tortuga, vaya.

Volver a aquella Caroline correosa, luchadora, guerrera desde el fondo, con pocos winners y muchos kilómetros en sus piernas, por unos momentos colosal en la defensa y por otros pasabolas sin demasiados recursos. Ha cambiado la posición inicial en que ejecuta el servicio, fundamentalmente el primero, en busca de mayor potencia; igualmente ha agilizado en parte su preparación para el golpe. Son cambios reales que influirán, pero la cabeza de Caroline está en no probar más aventuras sino en volver a lo seguro, a aquél juego que le permitió alcanzar la cima del ranking WTA y conseguir asentarse en la élite mundial.

Con el retorno a este perfil ¿volverá al #1? Es imposible predecir con total seguridad pero que la danesa vuelva a ese nivel se antoja muy difícil. Terminó el año en el top10, con dos títulos (Korea y Moscú), ambos de perfil medio-bajo y medio-alto respectivamente. Lejos quedan los super WTA Premier o las rondas finales de Grand Slam. Toca reemprender el camino volviendo tras sus propios pasos, pero se le ha escapado la cabeza de carrera y como mucho cabe esperar que alcance el top5, lo cual sería un gran éxito. Ése sería el techo, pues la lógica nos hace imaginar a Wozniacki el año próximo, visto como ha subido el nivel esta temporada del top15, simplemente contenta con su juego, dando guerra -en superficies duras-, viviendo cómoda en el top10, quizás como #7 o como #8, pero ya está; lo cual no es poco.

De esta forma, ni seguirá cayendo en los rankings decepcionando una y otra vez como este 2012 haría normal predecir, pero tampoco volverá a resurgir de sus cenizas y será candidata al número 1 o a los grandes títulos. Será una buena top10, con un pasado brillante, pero que ya no tendrá esa luz especial; todo ello agravado por unos cuadros en los que la suerte ya no le acompañará tanto, tendrá que sufrir como no top8 y encontrarse siempre con grandes favoritas antes siquiera de cuartos de final.

Volverá Wozniacki, podremos disfrutar de ella y de su tenis, incorporará muy poco a poco elementos de mayor potencia y ataque a su juego, pero este camino se prevé largo, más aún si no se separa -como no tiene previsto hacer- de la mano de su padre y entrenador Piotr Wozniacki. Mientras, veremos su dudosa evolución. ¿Ustedes qué Wozniacki esperan en 2013? Esperamos sus comentarios.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes