Yo pregunto, yo respondo

Arantxa Sánchez Vicario declina responder cuestiones incómodas relativas a su dimisión como capitana.

Los lunes siempre pasan cosas interesantes. O quizás solo me pasan a mí. Arantxa Sánchez Vicario presentó su dimisión el pasado lunes, sorprendiendo muchísimo a algunos y poquísimo a otros. Se convirtió en protagonista inmediata. En la persona más buscada dentro del panorama nacional de la raqueta. Inmersos en un proceso electoral que se celebrará el próximo mes de enero, la noticia era una auténtica bomba. Obviamente, y como otros hicieron, intenté contactar con ella para hablar del tema. Aceptó y acordamos una entrevista a través del correo, con todas las ventajas que esto supone para el que responde, que me haría llegar durante la tarde de hoy. Finalmente, e imagino que tras leer las preguntas, ha decidido no responder, remitiéndome al comunicado que utilizó para anunciar su dimisión y alegando que todas esas preguntas no tenían sentido ahora, que era reabrir temas pretéritos y que no es el momento para hacerlo.

Me interesaban muchas cosas de Arantxa Sánchez Vicario. Quería saber por qué firmó la carta en la que se rompían relaciones con la misma persona que un año atrás la había elegido para ocupar el puesto de capitana. Quería saber los motivos que la han llevado a tomar la decisión de dimitir ahora y no tras perder ante Eslovaquia. Quería saber si habría continuado en el cargo si el nuevo presidente no se apellidase presumiblemente Escañuela. Quería saber su valoración sobre el año al frente del equipo de Copa Federación, sus mejores y peores momentos, y si se veía capacitada para ascender de categoría en 2013. Quería saber si la falta de comunicación con la Federación es culpa suya o de los directivos del mencionado organismo. Quería saber si alguna vez preguntó por los proyectos futuros para el tenis femenino, los mismos a los que hace referencia en el comunicado al que me remite, si en alguna ocasión se interesó o intentó marcar el camino a seguir. Quería saber por qué cuentan que para la Federación era muy difícil contactar con ella, incluso para asuntos de vital importancia para el buen funcionamiento del equipo. Quería saber el número de partidos femeninos que ha visto en 2012, si estuvo en Barcelona durante el torneo siguiendo a las tenistas eslovacas que luego derrotaron al equipo en Marbella, y si ha seguido a las jugadoras españolas personalmente y con dedicación, tal y como ha hecho Àlex Corretja con los chicos. Quería saber qué había tras aquel ataque a Anabel Medina antes de la primera eliminatoria, los motivos verdaderos, no las disculpas posteriores obligadas por alguien de mayor rango al suyo. Quería saber si pensaba que todo ese prestigio ganado en la pista durante sus gloriosos años de jugadora, esa imagen que el aficionado guarda de la Arantxa tenista, ha sido dañada tras su año como capitana del equipo de Copa Federación, por toda la polémica que ha rodeado a su etapa en el cargo y por los resultados que han llevado al grupo a perder la categoría. Quería saber si esta dimisión es un hasta luego o un adiós, si es posible que en algún momento vuelva a ser capitana. Quería saber qué piensa hacer ahora, sus proyectos de futuro, una vez desvinculada de la Federación Española de Tenis. Y, lamentablemente, me he quedado sin saber nada.

¿Por qué pasa esto? Amablemente me comentaba la protagonista que todo está explicado en el comunicado y que mis preguntas no tienen sentido ahora, que es reabrir cosas del pasado. Y, realmente, nada de lo que yo quiero saber está en ese escueto texto al que la excapitana me remite. Supongo que si mis inquietudes hubiesen sido distintas no habría tenido problema alguno en responder a todas las preguntas como ha hecho con otros compañeros durante esta semana. Al protagonista no se le puede molestar. Esa es la regla no escrita que rige ahora cada entrevista con un personaje de primera línea o rodeado por una noticia polémica, como es el caso. Hay que alabarle, preguntarle cosas para que se sienta cómodo, feliz y salga sonriendo en la foto. Y, sinceramente, me niego a hacer una entrevista como el personaje quiera. Me niego. Hago las preguntas que yo considere oportunas, las que me interesen para zanjar las dudas que pueda tener el lector, siempre dentro de unos límites bien claros. Todo el derecho del mundo tiene el protagonista para responder lo que considere adecuado. Todo el derecho tiene para no conceder una entrevista. ¿Lo tiene para valorar si las preguntas son idóneas? Lo voy a dudar, al menos por un momento.

Ahora hay varias opciones. Podría creer todo lo que me dicen, confiar en mis fuentes y reflejar los hechos tal y como me cuentan que han sucedido. No tendría nada que reprocharme, puesto que he intentado hablar con Arantxa para que me contase su versión, dándole la oportunidad de contestar lo que creyese oportuno. También podría dejar pasar el tema, correr un tupido velo y traicionar por no escribir algo que considero noticia. Ahora mismo no sé lo que haré. Estoy demasiado decepcionado, desencantado por cómo funcionan las cosas, para ponerme a pensar. Lo único que tengo claro es una cosa: este no es el camino correcto. Así no se hacen las cosas. Pero como decía un gran amigo: “Es lo que hay”.

***

Queda íntegramente reproducido a continuación el comunicado que la ex capitana de Copa Federación remitió al Presidente de la Federación Española de Tenis anunciando su dimisión.

SR, José Luis Escañuela

PRESIDENTE DE LA RFET

Estimado Presidente ,

Hace un año acepté con ilusión asumir la responsabilidad de ser Capitana del equipo español femenino. Desde el primer momento he tratado de realizar mi trabajo con la máxima profesionalidad, de la misma manera que lo hacia en mi época de jugadora y ademas tratando de aportar mi experiencia.

Sé que te consta que no era una tarea sencilla y que volver a estar al nivel que el tenis femenino estuvo requiere un gran esfuerzo por parte de las diferentes Federaciones lideradas por la RFET, también por los clubs de tenis (que en España tienen un gran peso), fundamental la implicación de las jugadoras, a las que se les tienen que facilitar los recursos en todas sus formas.Todo esto, es algo imprescindible para poder competir al máximo nivel.

El último incidente del “plante” de un grupo muy numeroso de jugadoras de romper sus relaciones con la RFET, ha sido determinante para que yo haya tomado dos decisiones:

1.- Dar soporte a las jugadoras en su planteamiento para el que me han pedido mi apoyo, aunque yo no he formado parte de ninguna reunión entre jugadoras , ni conversaciones de firmas , yo no puedo ignorar a la mayoría de las jugadoras y quedarme al margen .

A lo que se refiere a la RFET , desconozco , a día de hoy, el planteamiento de los proyectos de futuro para poder dar argumentos ni valoraciones de ellos.

2.-Presentarte mi renuncia-dimisión irrevocable, en mi compromiso-contrato, el día 31 de diciembre 2012 del que todavía queda un año por cumplir. Creo que es lo coherente y lo que profesionalmente estoy obligada a decidir.

Espero y deseo que mi decisión sirva de revulsivo para que la RFET tome las medidas y decisiones que hagan posible un cambio radical en los planteamientos con el tenis femenino.

Yo siempre estaré dispuesta a dar mi soporte al tenis español en la medida de mis posibilidades. El tenis ha sido mi vida desde los 4 años, he representado con el máximo orgullo al tenis español durante 17 largos años, y conjuntamente con todas las jugadores que han participado a lo largo de todos esos años, hemos logrado competir al máximo nivel y conseguir grandes logros, tanto en la Copa Federación, Master, Campeonatos de España y Olimpiadas.

He recibido el cariño de los medios y principalmente del público, me he sentido respetada y querida siempre, y ese es el premio que valoro más, precisamente por esos valores que tanto respeto me veo en la obligación de no continuar.

José Luis, quiero agradecerte que pensarás en mi para dirigir el equipo femenino de tenis.

Recibe un abrazo.

Arantxa Sanchez-Vicario

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes