Derecho televisivos WTA en España

Un juego peligroso lleva a la WTA a quedarse en negro durante 2013 en España e Italia entre otros, te lo contamos en exclusiva

Visión de la pista Arantxa Sánchez-Vicario en la Caja Mágica del Mutua Madrid
Visión de la pista Arantxa Sánchez-Vicario en la Caja Mágica del Mutua Madrid

11 días, sólo 11 días, para que arranque la temporada WTA 2013, y ¿saben qué? En España nadie lo va a poder ver porque, a poco más de una semana para que arranque el año, la WTA con una dura política de derechos televisivos ha dado por concluido su contrato con Eurosport, sin renovación, y aún no ha firmado con ninguna otra televisión, ni española ni que emita en España.

Azarenka defendiendo su gran inicio de año, los tremendos Indian Wells y Miami, el esplendor a repetir por Sharapova durante la gira de tierra batida, Kvitova excelsa durante las US Open Series, el magnífico fin de año de Vika de nuevo, así como el espectacular WTA Championships de final de año con las ocho mejores tenistas femeninas del mundo batallando. Todo ello nos lo vamos a perder. Todo ello con una cinta en los ojos durante 2013. A continuación les contamos la historia de esta ceguera.

12 de septiembre de 2012, ese día es en el que se confirman los presagios que se venían anunciando desde primavera. La WTA llevaba varios meses jugando con los directivos de Eurosport, cadena que era la auténtica propietaria de los derechos WTA en prácticamente toda Europa e incluso más allá. Tras muchos años de cobertura a través de este medio, la WTA, comandada por Stacey Allaster, había decidido que era el momento de apretar la tuercas. Todo comienza por las quejas que nacen desde los usuarios de la plataforma TennisTV, creada por la ATP y la WTA, que puede ofrecer en prácticamente todos los lugares del mundo la mejor y más amplia cobertura de pistas y torneos; había un manchón en esta magnífica cobertura: no se podían ver los torneos WTA Premier en Europa, cuyos derechos (no sólo los televisivos sino también los onlines) habían sido cedidos a Eurosport. De ese pequeño detalle y la voluntad de cambiarlo por la WTA nace una nueva orientación en su política de derecho televisivos. Era la punta de un icebearg, cuyo tamaño hemos ido comprobando cada semana que pasaba sin noticias, hasta el día de hoy. La señora Allaster y su equipo han iniciado un cambio de derecho televisivos radical en el que tenían claro qué querían cambiar, pero no por qué lo iban a cambiar. Eurosport desplazado, de acuerdo; pero y ahora ¿qué?

Desde la WTA se ha tomado esta arriesgada decisión, que se origina como acabamos de comentar en ese conflicto por derechos onlines, esencialmente por dos motivos: el primero de ellos es netamente económico y el segundo, muy relacionado con el anterior y que lo desarrolla, recuperar su libertad y posición dominante al negociar sus propios derechos país por país, aumentando en consecuencia mucho los ingresos. Hasta ahora la WTA en Europa funcionaba únicamente con Eurosport, esto tenía una desventaja para la WTA y es que el precio de los derechos se fijaba en conjunto por lo cual le salía menos dinero -aunque muy seguro- a ingresar; pero a su vez tenía una gran ventaja: se garantizaba que el tenis femenino llegaba a muchos hogares. Desde que se comunicó que no se renovaría a Eurosport, para Europa sólo se ha hecho público el contrato firmado con el Grupo MCS TV, un pack de televisión de pago que según cuentan ha multiplicado por tres lo que pagaba Eurosport aunque alcanzará a poco menos de una vigésima parte de la audiencia de esa cadena, pues sólo llega a países como Francia, Luxemburgo, Bélgica, Israel o Portugal.

Por su parte en Gran Bretaña se mantienen las dudas, allí Eurosport se había hecho fuerte, sus comentaristas famosos y precisamente allí es donde el circuito WTA era muy seguido y venía aumentando sus audiencias a raíz de los buenos resultados de Laura Robson y Heather Watson. En la isla central del Reino Unido, se apunta como sustituta a otra posible televisión de pago, con un canal exclusivo para tenis, aunque sólo con los derechos femeninos, por lo que en la práctica estaremos si es que se confirma, ante un canal WTA, que en determinadas semanas le sobrará parrilla a rellenar llenándose de repeticiones y en otras le faltará para dar cobertura a más de una pista.

Italia y España aguantan en la indefinición más absoluta. En Italia, el Canal SuperTennis no parece dispuesto a apostar tan fuerte como exige económicamente la WTA por un circuito que no vende tampoco tanto. ¿Podría recuperar Eurosport los derechos para sólo algunos países como estos dos? Se antoja difícil, según conocemos las cúpulas directivas del canal deportivo no están en esa intención tras el feo tratamiento que se les ha dispensado desde la WTA tras tantos años de relación estrecha y cordial; igualmente, la WTA adoptó esta estrategia pensando fundamentalmente en el caso británico, pero parece no previeron estos daños colaterales.

Entrando más en concreto al caso español, se ha rumoreado la posibilidad de que Televisión Española se hiciera con estos derechos, al menos siempre que hubiera partidos de tenistas españolas o en algunos de los WTA Premier, pero las intenciones originarias se han ido enfriado y a apenas días, casi horas, de que arranque el primer torneo WTA Premier del año en Brisbane no hay nada cerrado ni tan siquiera posiciones cercanas o preacuerdos. Debido al elevado coste, se precisaría la colaboración en este objetivo de todas las fuerzas posibles: especialmente la RFET y el máximo patrocinador del tenis en este país: la compañía aseguradora MAPFRE. Quedan serias dudas, en este sentido, de si estarían dispuestos, especialmente la RFET en víspera de elecciones y con varias jugadoras en batalla, a realizar ese esfuerzo extra. A esto TVE tendría, además, que estudiar si les interesa emplear más tiempo en teledeporte para el tenis, ahora también femenino, y si se le daría un tratamiento que satisfaciera al público del circuito femenino en España acostumbrado en algunos torneos a dos canales plenamente entregados a esta misión y con grandes especialistas en Eurosport. En definitiva, la solución en España pasa por tres bandas y eso hace que ser pesimistas pasa a ser la opción más razonable.

Así las cosas, la WTA queda en un margen de indefinición en el que parece que económicamente la jugada no le va a salir mal, pero si el tenis femenino ya era de por sí poco seguido, ahora lo será menos aún si aparecerá en el televisor de 1 de cada 20 hogares donde antes se veía. El cariño tratado desde Eurosport a la WTA, no se ha visto correspondido y el 2013 se presenta en negro para el tenis femenino en nuestro país, y en casi toda Europa. Al otro lado del charco, entre Tennis Channel y la CNN se mantendrá el listón y la cobertura.

Últimos días y se esperan pocos cambios, como siempre en Punto de Break estaremos atentos y se lo iremos contando.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes