Profetas en su tierra

Competir ante grada local puede imprimir un estímulo extra de motivación en los anhelos del deportista.

Nadal compite en el Conde de Godó 2012. Foto: zimbio.com
Nadal compite en el Conde de Godó 2012. Foto: zimbio.com

Tenistas campeones en su país de origen. Competir ante grada local puede imprimir un estímulo extra de motivación en los anhelos del deportista. Una variada gama de tenistas se coronaron como locales. ¿Quieres conocerlos?

En ningún sitio como en casa. Contar con el fervor de la grada. Notar el aliento del público tras los golpes. Sentir brotar de las gargantas que pueblan la tribuna el apoyo necesario para superar fases delicadas o convertir ventanas de oportunidad en puntos de inflexión. Es posible que el factor campo tenga en el tenis una incidencia menor que en otras disciplinas. Al fin y al cabo, en circunstancia ideal, los asistentes guardan silencio durante el desarrollo de la actividad. No obstante, la periódica erupción entre punto y punto puede resultar botón suficiente para estimular los arrestos del competidor local. Así, hasta once hombres se coronaron ante su público a lo largo de 2012 dejando descansar el cetro en casa en un total de doce torneos. Es decir, prácticamente una quinta parte de los eventos del año contaron con un campeón patrio. Repasamos someramente quiénes fueron esos tenistas que ejercieron de profetas en su tierra durante el último año.

Andy Murray – Londres 2012. Quizá el mayor baño de masas de toda la temporada tenística, el competidor escocés logró la gesta deportiva de atrapar el oro olímpico ante su grada. Largamente discutida su presión por la historia británica que debían soportar los hombros, el doble campeón de Queen’s se arrancó todo el espinar de una sola vez. Tras rozar la heroicidad alcanzando su primera final de Wimbledon, no perdonaría en su siguiente visita al All England para colgarse la dorada presea. Una oportunidad única en su carrera deportiva que no dejó escapar. Ídolo en Gran Bretaña.

Rafael Nadal – Barcelona. El balear suele comentar que competir en casa, ante el público español, supone un honor en su trayectoria profesional. Por otra parte, siempre ha mostrado veneración por aquellos enclaves de calibre histórico en la disciplina. Dentro de las fronteras nacionales quizá el Conde de Godó, disputado desde la década de los 50, sea el evento que mejor aúne ambas esferas. Disputado en el club al que pertenece el tenista mallorquín, Nadal ha ganado las últimas siete ediciones que ha disputado, convirtiéndole con diferencia en el tenista más laureado en la Ciudad Condal. Sólo ha cedido un set en las últimas cinco ediciones disputadas. Hogar, dulce hogar.

Philipp Kohlschreiber – Múnich. El competidor de Augsburgo es un auténtico especialista cuando de rendir ante su público se refiere. Con estatus de top20, es el líder de la actual pléyade de talentos germanos aún con el resurgimiento del añejo Haas. Su despliegue local tiene gran reflejo en su vitrina de conquistas. Así, sus dos últimos cetros tanto en categoría individual como en modalidad de dobles fueron levantados sobre territorio teutón. La arcilla de Múnich contempló cómo el pasado mayo revalidaba el que fuera su primer título ATP logrado en 2007, dando continuidad a la corona sellada sobre las briznas de Halle meses atrás. En términos globales, tres de sus cuatro títulos individuales llevaron acento alemán.

Tommy Haas – Halle. Dentro del panorama de ‘resurrección’ deportiva que supuso el curso 2012 para el competidor de Hamburgo, la hierba sajona representa un escenario destacado. Puesto ante la primera final encarada en tres años, exactamente en el mismo lugar que le vio pelear por un título por última vez, tumbó al pentacampeón Federer en dos mangas. Por primera vez desde 2002 alguien dejada al suizo sin sets sobre la hierba alemana. Un apego nacional con presencia en su expediente. Así, el único cetro de Masters Series que figura en su palmarés tuvo lugar en Stuttgart. Sus dos últimos títulos fueron forjados sobre territorio germano. Así como tres de sus últimas cuatro finales (incluyendo Hamburgo a la mencionada Halle en 2012).

John Isner – Newport, Winston Salem. Hijo de la tierra con mayor número de eventos repartidos por el calendario, el espigado talento de Carolina del Norte se convirtió en el único tenista que durante 2012 alzó múltiples cetros sobre territorio patrio. Una tendencia de marcado calado entre sus compatriotas y que, en su caso concreto, logra por segunda temporada consecutiva. Además repitiendo los mismos títulos que selló en 2011. Sobre la hierba de Rhode Island y el cemento de Carolina del Norte. Ciertamente cómodo bajo las alas del vasto territorio estadounidense, John firma el 80% de sus títulos en dicho enclave y tan sólo dos de las doce finales alcanzadas en World Tour hasta la fecha tuvieron lugar lejos de la tierra que le vio nacer.

Marin Cilic – Umag. Ciertamente intermitente a nivel de desarrollo deportivo, si hay algo en lo que el tenista balcánico ha mostrado una impoluta regularidad ha sido en responder ante su público temporada tras temporada. Bien es cierto que se trata de eventos de la menor categoría del circuito, habitualmente cargados con planteles relativamente modestos. Así, en los últimos cuatro cursos ha alcanzado finales en torneos disputados sobre territorio croata. De esta manera, las temporadas 2009 y 2010 vieron al otrora top10 alzar las coronas de Zagreb. Posteriormente, en 2011 y 2012, llevar la carrocería hasta la final de Umag. Constituyendo esta última edición disputada el pasado julio, el cetro más reciente añadido a su vitrina.

Andy Roddick – Atlanta. En el último curso de una dilatada carrera, el tenista de Nebraska dejó su última firma sobre suelo patrio: toda una seña de identidad. Atlanta fue el último de los 21 cetros profesionales que el cañonero norteamericano logró en suelo estadounidense, para un total de 32 conquistas en toda su carrera. Allí logró su primer y único Grand Slam. Allí, entre barreras nacionales, levantó cuatro de sus cinco Masters. Y allí, rodeado de compatriotas y siendo ejemplo para talentos más tiernos, disputó más del 60% de las finales alcanzadas.

Otros ejemplos

David Ferrer – Valencia. Coronado por tercera vez en la tierra donde reside, el alicantino lograría a orillas del mediterráneo el sexto cetro del año. Cuatro veces presente en las finales de Valencia y Barcelona, especialmente firme cuando compite en casa.

Sam Querrey – Los Ángeles. El competidor de San Francisco está haciendo del evento californiano su evento fetiche particular. Separado por apenas 600 kilómetros de su lugar de nacimiento, levantó su tercera corona en la Costa Oeste.

Jo-Wilfried Tsonga – Metz. Por primera vez en su carrera el tenista de Le Mans fue capaz de revalidar un título. Bajo las bóvedas Metz logró el que sería su cuarto cetro sobre territorio nacional. Prácticamente la mitad de sus conquistas en World Tour.

Kei Nishikori – Tokio. El primer competidor nipón en ganar el Abierto de Japón, la centella asiática recibió galones de héroe nacional. Un hito deportivo que lo introdujo por vez primera entre las 15 raquetas que lideran las listas oficiales.

*Robin Soderling, fuera de las pistas por mononucleosis desde el pasado año, ganó el último torneo antes de su ‘retirada’ sobre la arcilla sueca de Bastad.

Aunque no todos tienen las mismas opciones de disfrutar dicho privilegio, ¿quién es para ti el tenista más voraz cuando de jugar en casa se trata? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios

LA APUESTA del día

Comentarios recientes