Victoria Azarenka y su liderazgo

Espejito, espejito mágico, ¿quién es la más bella del Reino?

Azarenka posa ante los fotógrafos con su título en Melbourne. Vía: twitter.com
Azarenka posa ante los fotógrafos con su título en Melbourne. Vía: twitter.com

Espejito, espejito mágico, ¿quién es la más bella del Reino?”... se pregunta anhelante en vestuarios Victoria Azarenka, actual número 1 del circuito y campeona del Open de Australia en 2012, tras caer ante Maria Sharapova en semifinales del WTA Championships, en uno de sus mayores reveses en todo el año.

Desde luego Vika, tiene un aspecto ideal de princesa que nos enriquece la historia, podemos imaginar perfectamente a la bielorrusa en esa situación, y también porque un circuito apasionante como el de la WTA en 2012 nos deja claves y dudas, a partes iguales, de cara a 2013. Evidentemente, una de esas dudas, y de las más importantes, es la que se refiere al liderazgo de Azarenka.

¿Es Victoria la más bella del reino?

Sólo hay una respuesta contraria que goce de fundamentos notables y ésa es la que apuesta como mejor tenista del curso por Serena Williams. Dicho esto, la temporada del 2012 queda cerrada y más que cerrada. Y contando ya los días para que arranque el deseado 2013: ¿se consolidará Victoria Azarenka como líder del circuito femenino?

Quieren la respuesta: vean el Open de Australia. Es tan simple como eso. Si Victoria Azarenka vuelve a ganar el Open de Australia, salvo cambios mayúsculos e imprevisibles, será líder casi hasta el US Open.

Es una guerra el liderazgo de la WTA, y Azarenka para mantenerlo jugará tres batallas: campo de batalla primero contra una contra la poderosa flota rusa presente siempre, y muy molestona por defecto, a la que tiene cogido bastante el punto (Maria Sharapova); una segunda batalla frente al todopoderoso armamento estadeunidense, con tanto potencial pero no siempre igualmente exhibido, ante el que poco ha podido hacer encomendándose más a sus ausencias (Serena Williams); y un tercer encuentro de batalla, en la que no se guerrea pero sí se hace acto de presencia, será ante el resto de potencias y se deberá igualmente demostrar que se está por encima muchas veces.

Vika, inteligente, prepara sus armas. Las va a necesitar todas. Tendrá que sacar pecho a comienzos de año, marcar el terreno si no quiere que se lo pisen; y después poco a poco ir mejorando y aguantando a partes iguales.

Tiene 23 años, en el último de ellos ha demostrado más madurez de la que se le confiaba, y ha roto grandes barreras que, aunque suene lejano enero de 2011, eran impensables hace menos de un año. Ha crecido muchísimo, especialmente en confianza y control emocional de los tempos del partido. Eso sí, su asignatura pendiente en el servicio sigue viva.

“Me va a costar un tiempo superarlo, y poder volver a verlo porque la verdad es que aún me duele”, dijo en una entrevista pocos días después de perder la final del US Open ante Serena en el que ha sido el partido con más en juego, prácticamente, del año, sirviendo en el tercer set para cerrar el partido y a tan solo dos puntos de conseguirlo. “Sí saco dos conclusiones: fue algo realmente especial, que me gustaría vivir como espectador y disfrutar de esas sensaciones, y también aprendo a crecer y a que debo seguir luchando y mejorando para volver a ganar finales de Gran Slam”. ¿Mentalidad de campeona no les parece? Ahora lo que queda es demostrarlo.

Les digo una cosa, Victoria Azarenka es una auténtica número 1. Le sale natural, agarra ese especial honor con una fuerza distinta a cómo lo venían haciendo Jankovic, Safina, Wozniacki y otras. ¿No les sorprendió ver a Azarenka ante una gran Serena llegar a ese nivel en la final del US Open? Mi mente ya había interiorizado que Azarenka aún tenía que romper más, que no era del todo número 1 sin ponerse por encima de Serena en un gran escenario. Perdió, es evidente. Y perdió como una junior, comiéndole los nervios por ganar. Pero aún viendo cómo se le iba, lo luchó. Y mucho.

Podemos discutir que hay otros nombres. Que Sharapova es muy fuerte, que Kvitova volverá y tiene una deuda pendiente, que Serena ha ganado lo más importante en 2012, que Radwanska sigue creciendo y aporta algo diferente... en efecto, hay mucho que analizar, pero ¿acaso no ha crecido Azarenka la que más este año? ¿acaso no ha dominado el circuito con maestría durante 4 meses sin conocer derrota alguna? ¿acaso no se ha hecho con un título de Grand Slam antes siquiera de figurar como #1? Y si aceptamos esto, ¿qué nos hace pensar que no seguirá creciendo aún más el año próximo?

Un 2012 fantástico para ella, pero todavía mejorable. Es la reina, pero le quedan cosas por demostrar. Una reina natural, resuelta, capaz de todo y que en su terreno fetiche: Australia, jugará su batalla más importante.

"Siempre me gusta dejar que sea mi raqueta la que hable, en lugar de hacerlo yo, para demostrar quién es el mejor jugador y quién merece llevarse el partido y el torneo", dijo Azarenka a finales de temporada. "No es que no me gusten las entrevistas, pero creo que lo importante es demostrarlo en pista, y eso es lo que voy a tratar de hacer”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes