La dificultad de jugar contra un zurdo

Ocho de los 50 primeros tenistas del mundo son jugadores zurdos, lo que siempre implica una complicación añadida por los efectos de sus golpes

Verdasco es el segundo mejor zurdo del circuito. Foto:atpworldtour.com
Verdasco es el segundo mejor zurdo del circuito. Foto:atpworldtour.com

Jugar contra un zurdo siempre implica una dificultad extra. Al haber pocos jugadores de tal condición, se está menos habituado a los efectos de sus golpes, lo que provoca en ocasiones más incovenientes para los tenistas diestros.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan muchos jugadores dentro del circuito es a jugar contra zurdos. Han sido muchos los tenistas que han confesado alguna vez preferir no verse las caras con jugadores que tienen en la izquierda su mano dominante. El hecho de que sean minoría, que ofrezcan efectos totalmente contrarios a lo habituales hacen que para más de uno enfrentarse a un zurdo sea algo más que un quebradero de cabeza.

Melzer es uno de los tenistas zurdos del circuito ATP.

En la actualidad, existen ocho tenistas zurdos dentro del Top 50 (lo que representa el 25%, cuando en la población mundial apenas suponen el 12%), cuatro de ellos metidos entre las 30 primeras raquetas del mundo. Es el caso de Rafa Nadal (quizás el zurdo más famoso hoy en día), Fernando Verdasco, Jurgen Melzer o Martin Klizan, por no hablar de Thomaz Bellucci, Feliciano López o Jarko Nieminen también dentro de los 50 primeros ostentando tal condición.

Uno de los datos que más confirman la dificultad extra de enfrentarse a un zurdo es el head to head que los mejores tenistas suelen tener contra zurdos. El número 1 del mundo, Novak Djokovic, por ejemplo, se ha enfrentado 78 veces en su carrera contra tenistas que tienen su mejor mano en la izquierda, y de ellas en 26 perdió (un 66,7% de porcentaje de victorias cuando contra diestros llega al 81,1%), si bien la mayoría (19) fueron contra Rafa Nadal.

Algo parecido le ocurre a Roger Federer que ya ha confesado en multitud de ocasiones las dificultades que entraña jugar contra un zurdo y lo mucho que le gustaría serlo para obtener beneficio en el saque de la ventaja. El helvético, de las 198 derrotas que ha sufrido en toda su carrera, 29 fueron contra zurdos, aunque al igual que le ocurre a Djokovic, la mayor parte contra Nadal (18).

También Andy Murray y David Ferrer poseen números ligeramente peores cuando tienen a un jugador zurdo delante. El escocés tiene un 75% de victorias ante tenistas de tal condición (cuando con diestros alcanza el 75,4%), y el alicantino un 58% frente a un 67,6% que posee con diestros.

No a todos se les da peor medirse a jugadores cuya mano hábil es la izquierda. Tomas Berdych o Jo-Wilfried Tsonga tienen mejores promedios ante tenistas de estas características que ante diestros. No llegan sin embargo, al nivel de Rafa Nadal. El balear es el zurdo por excelencia y parece que cuando compite con tenistas de esa misma condición sabe que como atacarles.

Rafa Nadal es el mejor zurdo del ranking.

Rafa sólo ha perdido 6 de los 69 partidos en los que se ha medido, contra zurdos, siendo el último con Fernando Verdasco en la pasada edición del Masters 1000 de Madrid que se disputó sobre la controvertida tierra batida azul.

Precisamente, el madrileño es otro de los jugadores que sabe jugar contra tenistas de su misma condición. Su récord contra zurdos es de 49-24 (67,1%), algo más elevado que el que posee contra tenistas diestros (57,9%)

¿ Por qué a algunos tenistas no les gustan los zurdos?

Pues, básicamente por tres motivos. Los jugadores están acostumbrados a atacar al revés del rival (por costumbre, el golpe más flojo). Contra un zurdo, deben de cambiar por completo el esquema, pues en la zona del revés de un jugador diestro, aparece la derecha del zurdo, con el peligro que ello conlleva.

Los efectos son totalmente contrarios a los habituales, lo que implica un periodo de adaptación que generalmente con un partido no basta. El saque de zurdo al lado de la ventaja es un golpe difícil para un diestro, pues además de ir a su revés, lo hace si va cortado, muy escorado.

Por último, está el factor psicológico. Son muchos, los que salen ya con una mala predisposición por tener delante a un tenista cuya mano hábil es la izquierda, cuando en realidad la actitud que hay que tomar debe de ser más positiva para intentar de esta forma contrarrestar su juego.

Zurdos números 1

Todos estos motivos explicados han provocado que a lo largo de historia hayamos podido disfrutar de la presencia de varios zurdos en la cima del tenis. John McEnroe, Rod Laver o Jimmy Connors fueron algunos de los ejemplos de tenistas que alcanzaron el número 1 empuñando la raqueta con la mano izquierda.

McEnroe fue número 1 siendo zurdo.

Más recientemente, Marcelo Ríos, Thomas Muster, o el citado anteriormente Rafa Nadal han llegado al puesto más alto del ranking teniendo la condición de jugador zurdo.

También te puede interesar:

El secreto de los zurdos.

Comentarios recientes