Cinco enigmas ATP para 2013

Un grupo de competidores afronta un futuro cercano ciertamente incierto. ¿Qué suerte les deparará la próxima temporada?

Algunas de las grandes dudas del tenis ATP. Devorando días al mes de diciembre, la nueva temporada comienza a asomar en el horizonte. Poco más de tres semanas nos separan del retorno a la competición y hay jugadores cuyos próximos pasos se antojan especialmente difíciles de predecir.

Lesiones de larga duración, rachas negativas para terminar la temporada, cierres de año relativamente tempranos, eclosiones tardías sin oportunidad de confirmación,… Hay escenarios de diverso calado acerca de jugadores cuya evolución a corto plazo cuesta imaginar. La temporada 2013 se presenta como una ventana para confirmar sensaciones, prolongar carreras o revertir tendencias según casos. Competidores en fase temprana de sus trayectorias, veteranos cosidos a heridas de guerra, tipos a medio camino entre el prólogo y el epílogo deportivo. Contrastes como bandera. Todos ellos, sin embargo, tienen algo en común. Un 2013 para tratar de reivindicarse.

Jerzy Janowicz – La gran sensación del final de la temporada 2012. Su semana en París-Bercy, llegando al partido por el título procedente de las catacumbas de la ronda previa colocó al polaco en boca de todos. Focos en cantidades industriales, atención mediática sin precedentes,… El tipo que no viajó a Melbourne en 2012 por falta de dinero y lo hará en 2013 en calidad de preclasificado. El gran torneo de su vida fue también el último de su temporada. Y eso puede prorrogar un escenario espinoso. Ahora se enfrenta a un escenario nuevo: jugar con la expectativa cargando sobre su espalda. Confirmar que el periplo parisino no fue flor de una semana, un soplo coyuntural de inspiración. Salir a pista sabiendo que la grada espera resultados. Esa duda, ese interrogante sobre la realidad de su figura va a permanecer durante toda la pretemporada. Desde la primera semana de noviembre hasta la primera semana de enero. Dos meses para aceptar el nuevo estatus. Doble lectura: tendrá más tiempo para digerir lo sucedido, o demasiado para meditar sobre una semana que no construye una carrera. ¿Seguirá creciendo?

Mardy Fish – Uno de los desplomes deportivos más dolorosos de la temporada 2012. La maduración profesional del competidor de Minnesota alcanzó su clímax en 2011. Una aproximación mucho más profesional y disciplinada al deporte, incluyendo una pérdida de peso rondando la quincena de kilos, le observó adquirir la categoría de maestro y, tras años con Roddick como cabeza visible, erigirse en punta de lanza del tenis estadounidense. Formando parte de las diez primeras raquetas del circuito al abrir la temporada, problemas de salud han apartado al talento norteamericano de las pistas. Problemas cardíacos han mantenido en vilo la carrera de Mardy en los últimos meses. Desde que en una noche despertase en un hotel de Miami con el corazón acelerado –“honestamente sentí que iba a morir” diría sobre el episodio”-, hasta su retirada en el US Open aduciendo problemas de salud. Del mismo modo, su anunciada ausencia del primera Grand Slam de la temporada en Australia pospondrá su estancia en la sombra un tiempo extra. Su fecha de retorno está marcada para la segunda semana de febrero en el torneo californiano de San José, cerca de su lugar de residencia. Serían cinco meses de ausencia, para un treintañero para entonces fuera del top30. ¿Volverá a volar?

Gael Monfils – Un competidor cuya carrera da la sensación de estar pasando de largo. Con lastres físicos repartidos por media anatomía, el talento galo encuentra actualmente en la rodilla derecha el origen de sus males deportivos. Un trastorno recurrente que en 2012 le ha robado cuatro meses de competición en el corazón de la temporada, incluyendo la incomparecencia en tres Grand Slam y la cita olímpica. En el mejor de los casos podemos hablar de un jugador con prestaciones suficientes para mantenerse en la élite. Sin ir más lejos en 2011, gozando de cierta salud física, adquiere estatus de top8 y capacidad para jugar mirando a los ojos al grupo de cabeza en un día dado. Poniendo la mirada en el escenario más gris, no es difícil imaginar una recurrencia en los problemas físicos para un tipo cuyo desenfadado estilo, con acrobacias irreverentes y violentos apoyos somete su cuerpo a una carga notable. Hundido en la clasificación –actualmente ocupa el puesto 77 del ranking ATP- deberá hacer de la paciencia una virtud. Tanto en las pistas, bajando al barro de las previas si llega a ser necesario- como fuera de ellas –no precipitando su regreso competitivo hasta encontrar un tono físico aceptable-. Más fácil de decir que de hacer. ¿Saltará de nuevo?

David Nalbandian – La retirada de Chela le coloca probablemente como próxima gran figura argentina en abandonar la disciplina. Sin el horizonte de despedida fijado, a sus 30 años el talento cordobés mueve fichas inimaginables para competidores en apogeo deportivo. Un cuerpo con amplio historial de percances físicos le pide dosificar esfuerzos y seleccionar con cierto mimo los enclaves donde exponer la carrocería al fragor de la batalla. Anunciada su ausencia del próximo Abierto de Australia, será el segundo Grand Slam al hilo que no cuente con la presencia del astro sudamericano. Nueva York le vio renunciar por una incomodidad intercostal. Melbourne, para priorizar su gran sueño deportivo: la Copa Davis. La primera serie de 2013 tiene lugar una semana después del grande aussie sobre una superficie distinta y ahí David tiene claro el objetivo. Una decisión que tiene su lógico peaje en materia de clasificación, un daño colateral que parece poco importar a un treintañero ubicado más allá del puesto 80 en las listas oficiales. Seguir perdiendo puestos puede derivar en una limitación de entrada directa a una cuota creciente de torneos ATP, empujándole a previas si no hay invitaciones. ¿Último cartucho por la Ensaladera?

Ivo Karlovic – La temporada 2012 desprendió un fuerte aroma a epílogo deportivo. Más derrotas que victorias en el expediente, un ranking prácticamente reducido a la mitad y un estatus de top100 en claro peligro tras más de una década con presencia prácticamente constante en dicho grupo, configuran signos de alarma para el croata. El competidor más veterano entre las cien primeras raquetas del circuito masculino, el talento de Zagreb va viendo incrementada su vulnerabilidad cuando los parámetros del partido le exigen segundas acciones: ya sean segundos servicios o segundas bolas a impactar. Problemas de espalda al principio de la temporada y, sobre todo, molestias en un pie que borran del mapa toda competición entre Wimbledon y US Open –incluyendo la cita olímpica-, muestran una propensión creciente al peaje físico. Llegará a Melbourne con el ranking justo para disputar el cuadro final del primer grande del año. En el resto de eventos ATP, su presencia en cuadros de clasificación será un requisito casi permanente. ¿Dispuesto a bajar al barro?

También te puede interesar - Cinco enigmas WTA para 2013

Comentarios recientes