Roberto Bautista: “Jugaría la Copa Davis en cualquier otro país del mundo”

Roberto Baustista ha entrado este año dentro del grupo de los 100 mejores tenistas del mundo

Roberto Bautista-Agut está entre los 100 primeros. Foto: atpworldtour.com
Roberto Bautista-Agut está entre los 100 primeros. Foto: atpworldtour.com

Roberto Bautista-Agut ha entrado este año por primera vez en su carrera entre los 100 mejores jugadores del mundo. Además, ha tenido el honor de acudir como sparring a la final de la Copa Davis que se disputó en Praga.

Roberto Bautista-Agut (1988, Castellón de la Plana; Valencia) es uno de esos jugadores españoles atrapados entre dos generaciones distintas; una llena de gloria, cada vez más lejos de apagarse, y otra que es una incógnita, condicionada por todo lo que se ha logrado durante las últimas décadas. Con la obligación de cargar con ese enorme peso sobre sus hombros, Bautista, que en 2012 ha alcanzado su mejor ránking (74) tras entrar por primera vez entre los 100 mejores del mundo, destaca paradójicamente su crecimiento en pistas de tierra como una de las grandes claves de su ascensión mirando hacia 2013, una temporada en la que deberá confirmar su llegada a la élite a través de una obligada evolución. Antes, sin embargo, acudió a Praga como sparring del equipo español de Copa Davis, llenando la mochila de vivencias y experiencias que le ayudarán en el futuro. En esta entrevista exclusiva repasamos el curso más importante de su vida como profesional.

Roberto Bautista-Agut ha entrado dentro de los 100 primeros.

Pregunta. Provienes de una familia con tradición y raíces futbolísticas. ¿Por qué terminas vinculado a una raqueta?

Respuesta. Sí, en mi familia había tradición de fútbol, no de tenis. La única que más o menos tenía un poco de afición era mi madre, y junto con mi padre solían ver algunos partidos por televisión. Yo le dije un día a ella que me apuntase a tenis, que quería jugar y ser profesional. Esa es la explicación.

P. ¿Empiezas a jugar motivado por algún referente?

R. Jugaba a tenis porque me gustaba, no por tener ningún ídolo o porque me llamase la atención un jugador tanto como para dedicarme a eso.

P. ¿Te ayudaron en esa etapa con becas o subvenciones?

R. No, yo jamás he tenido una ayuda de la Federación Española, de la de la Valencia ni de ninguna otra. Tuve una ayuda de pequeño de la Diputación Provincial de Castellón y nada más.

P. ¿Y ahora?

R. Ahora, más o menos sobrevivo con lo que voy ganando.

P. ¿Es necesario cambiar eso? Ayudar a los que empiezan, aunque España no se pueda comparar con otros países que organizan grandes eventos.

R. Obviamente, los países que tienen un Grand Slam tiene ventajas, como ayudas, patrocinadores o wildcards en esos torneos. Por supuesto, esos jugadores tienen muchas más facilidades para viajar con entrenadores o incluso algunas semanas con preparadores físicos o simplemente con familia. Eso te da más desahogo en cuanto a lo económico. La única ayuda que te da la Federación Española es si vas allí a entrenar y eso tendría que cambiar. Cada uno en este deporte tiene su entrenador, va a su federación y se debería seguir apoyando a los jugadores aunque no fuesen a Barcelona.

P. Pablo Andújar nos decía que el tenis era un deporte muy elitista.

R. A partir de ahora sí que va a ser un poco elitista, porque con la situación que hay actualmente en España las cosas están muy difíciles en todos los aspectos de la vida. Ya no hablo de tener varios hijos, porque por supuesto el gasto es el doble, pero no todo el mundo puede tener un entrenador particular. Por ejemplo, es muy difícil que un hijo vaya a las mejores escuelas de España como puede ser Equelite, Sánchez-Casal o alguna similar. Ahora sí que se va a notar eso...

P. Eres el 80 del mundo y no tienes el reconocimiento que ese número establece por parte del público, aunque sí en el vestuario. ¿De quién es la culpa?

R. La gran culpa es de la prensa. Tanto yo, como otros compañeros españoles que tienen un ránking similar, estaríamos jugando la Copa Davis en cualquier otro país del mundo. Esa es una de las razones. La Copa Davis da mucho nombre, mucho prestigio, y es uno de los motivos por los que muchos españoles no somos conocidos por el gran público.

P. ¿Os ha perjudicado coincidir en la misma generación que Nadal, Ferrer o Almagro entre otros?

R. No, no, para nada. Tendría más beneficios si no hubiese ningún tenista español delante mía en la clasificación, eso está claro, pero para el tenis nacional es muy bueno que haya tantos jugadores. Aunque volvemos a lo de antes: se nos debería valorar al resto como merecemos.

P. ¿Te defines como ellos?

R. Me defino como un jugador español, al que le ha costado muchísimo llegar a su objetivo. Soy un luchador, muy meticuloso. Esa ha sido una de las claves, que me gusta muchísimo hacer las cosas bien.

P. ¿Ser un jugador español significa ser un jugador de tierra batida?

R. No, hoy en día eso ya pasó. Todos los jugadores españoles pueden competir con garantías en cualquier superficie, incluso en indoor. Me defino como jugador español porque soy luchador, correoso y bueno mentalmente, no por ser un tenista de tierra batida.

La superficie preferida de Roberto Bautista es la tierra.

P. 2012 te ha visto entrar por primera vez entre los cien mejores jugadores de la clasificación. ¿Por qué es tan difícil ahora que los jóvenes se hagan un hueco? Tan solo Raonic rompe un poco la norma general, situado entre los veinte mejores y con tres títulos.

R. Se necesita de mucha experiencia para poder entrar entre los cien mejores del mundo actualmente. Es una de las causas por las que no hay tantos jugadores jóvenes entre esas posiciones. Raonic saca a 240 kilómetros por hora y eso le ha ayudado a entrar en la élite, pese a ser joven.

P. Antes trabajabas con Jorge Bellés, ahora con Esteban Carril. ¿Qué ha cambiado?

R. Bueno, estoy muy contento con mi equipo de trabajo actual. Tengo un grupo de entrenadores muy buenos, aunque mi principal entrenador es Esteban Carril. Con él están José Manuel García y mi preparador físico y psicólogo. Entre todos estamos haciendo un gran trabajo este año.

P. ¿Cómo te ayuda un psicólogo?

R. Casi todo el mundo trabaja con psicólogos en tenis. Cada jugador es un mundo y cada uno tiene cosas distintas a trabajar con él.

P. Volvemos al tema del top 100. ¿Cuáles han sido las claves para entrar finalmente en esa última escalera de la élite?

R. Es una consecuencia de un trabajo bien hecho, de haber entrenador muy duro durante toda la vida. Lo que este año me ha hecho subir ha sido dar importancia a los pequeños detalles, como trabajar con el psicólogo o cuidar mi físico. Otorgar importancia a esas pequeñas cosas me ha dado un puntito más que me ha hecho dar ese paso al frente. Otra de las claves ha sido mejorar un poco mi nivel de tenis en tierra batida y poder así subir en el ránking. Antes, sumaba mucho en pista rápida y en arcilla jugaba bien, pero me faltaba subir un peldaño. Ganar tres torneos ahí me ha ayudado mucho.

P. ¿Qué diferencias hay entre rondar el 100 del mundo y la mitad de la clasificación?

R. Del 90 al 60 hay diferencia, porque estando en esa posición entras prácticamente en casi todos los torneos ATP, incluso en algún Masters 1000...

P. Pero a nivel de títulos no hay tanta diferencia entre el 50 y el 100 del mundo.

R. Claro, porque ganar un título hoy en día es muy complicado porque siempre encuentras a uno de los diez mejores en las rondas finales de estos torneos. Ellos son los que se llevan los títulos ATP.

P. ¿Lo peor de no estar entre los cien mejores? Parece difícil desde fuera vivir con solvencia...

R. Depende. Es muy difícil ser un 150 ó 200 del mundo y sacar ganancias económicas viajando con entrenador. Si no te ayudas de alguna exhibición o equipos es imposible que el año cuadre. Yo he estado ahí mucho tiempo y conozco bien la situación.

P. ¿Qué es lo más duro de las previas de los torneos?

R. Que se notan posteriormente. No es lo mismo entrar directamente al cuadro final de un torneo que disputar la fase previa del mismo. Son tres partidos muy duros que te desgastan físico y mente y no te permiten estar tan fresco en la fase final del torneo.

Roberto Bautista ganó a Seppi en Miami.

P. Tienes varias victorias importantes este año. ¿Cuál es la más importante para ti?

R. La más importante fue la de Seppi en Miami, por ser un Masters 1000. He ganado también a Berankis y a Sijsling, que son jugadores que están cercanos a los puestos cercanos al Top 50.

P. ¿Existe la perfección?

R. La perfección en tenis no existe, es imposible. Hasta el número uno del mundo comete fallos. El nivel de los diez mejores es muy alto, no digo que rozan la perfección, pero Ferrer como referente español y valenciano lo hace todo muy bien.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes