ATP: Cinco ‘desilusiones’ de 2012

La temporada 2012 ha dejado jugadores que han respondido por debajo del nivel esperado

Detenida la actividad tenística profesional hasta el nuevo año, llega la hora de hacer balance y comprobar las desilusiones del año. En Punto de Break repasamos los nombres de aquellos tenistas que rindieron por debajo de las expectativas.

Con el cierre de la temporada masculina de élite, las batallas por la gloria quedan aparcadas hasta el próximo mes de enero. Atrás yacen cerca de once meses de competición en estado puro. Cargados de sonrisas y lágrimas. A rebosar de historias de superación personal y anhelos alimentando ambiciones no satisfechas. Objetivos alcanzados y metas puestas en barbecho para mejor ocasión. En esta ocasión nos centraremos en aquellos hombres que estiraron el brazo pero no llegaron a cerrar el puño. No necesariamente se trata de campañas negativas, aunque en cierto modo pueden haber sido inferiores a lo que se pudiera esperar a comienzo de temporada. Competidores que bregaron por materializar su potencial pero quedaron a medio camino en el intento. Dicen que quien tropieza pero no cae, un paso que adelanta. Tras una campaña en parte agridulce, tendrán una nueva oportunidad para reivindicarse en 2013:

Tsonga ha sido una de las grandes desilusiones del año.

Jo-Wilfried Tsonga (#6 > #8) | 55 victorias, 25 derrotas | Ha sido maestro por segunda campaña consecutiva. Se ha mantenido en top10 una temporada entera por primera vez en su carrera. Firma casi un 70% de victorias. Cuelga de su robusto cuello una plateada medalla olímpica. Nunca ha ganado más partidos de Grand Slam que en 2012 (revalida semifinales en Wimbledon, juega el Roland Garros de su vida perdonando 4 bolas de partido a Djokovic para haber entrado en semifinales), nunca ha ganado más partidos de Masters 1000 que en 2012 (alcanzando cinco cuartos de final en ocho eventos disputados). Entonces, ¿qué hace el competidor galo en esta lista? Su rendimiento a la hora de la verdad. La vulnerabilidad mostrada al encarar competidores de gran calibre. Se trata del mismo hombre que en la anterior edición de Wimbledon se convertía en el primer hombre capaz de sobrevivir a un déficit de dos mangas ante Federer en Grand Slam. El mismo que alcanzó la final de la Copa de Maestros en 2011 y, rodeado de élite, dobló la rodilla no sin antes ganar parciales en todos los partidos. Ese mismo hombre ha firmado 15 derrotas en 16 partidos ante el top10 en el curso que acaba de clausurarse. Sin un entrenador a su lado durante los últimos 18 meses, ha decidido aceptar la compañía de Roger Rasheed –ex coach de Hewitt o Monfils- para orientar su destino de ahora en adelante. El techo se le ha venido encima en 2012.

Feliciano López (#19 > #40) | 26 victorias, 27 derrotas | Tras un 2011 donde firmó su techo deportivo en Grand Slam (cuartos de final en Wimbledon), quedó más cerca que nunca de alzar un Masters 1000 (semifinal en Shanghai) y donde logró el mejor balance victorias/derrotas de su carrera en ambas categorías de torneos, dio continuidad a dicha dulzura alcanzando el mejor ranking de su vida a principios de 2012 (top15 a finales de enero) tras firmar segunda semana en Melbourne. Inmerso en una fase de madurez deportiva se atisbaba la posibilidad de una temporada donde el treintañero toledano, con la cita olímpica como incentivo adicional, jugara más suelto. Competidor más sereno, quizá siga pecando de esa falta de consistencia de resultados semana a semana. En 18 torneos (de 28 disputados) ha sumado una o ninguna victoria. Jugador que tiende a crecerse en grandes duelos (partido muy serio ante Murray en Nueva York) pero al que se le echa en falta más regularidad para llegar a esos choques destacados (no siempre se va a encontrar a Andy en tercera ronda como este año o a Federer en segunda como en Madrid 2011). Su balance en grandes escenarios esta temporada es modesto: dos victorias en ocho Masters 1000 (ambas en Shanghai) y dos primeras rondas de Slam (lesionado en París) emborronan su expediente. Sin finales por primera vez en tres años, vio cómo se escapaban tres bolas de partido para haber peleado por un oro olímpico. Su descarte en la final de Copa Davis quedará para siempre en el tintero.

Troicki no ha respondido las expectativas en 2012.

Viktor Troicki (#22 > #38) | 26 victorias, 29 derrotas | Héroe nacional en la conquista de Copa Davis 2010, el curso 2011 sirvió de impulso para el competidor de Belgrado. Primera campaña con múltiples finales ATP disputadas, firmó el mejor ranking de su vida alcanzando el duodécimo escalón del circuito y cerró el año rondando el top20. Con tal despliegue como aval, 2012 parecía presentarse como oportunidad para consolidar ese estatus de outsider preferente y dar un paso adelante a nivel deportivo. No obstante, no ha sido así. Al margen de conquistar con Serbia la ya desaparecida Copa del Mundo de Düsseldorf, únicamente ha enlazado triunfos en tres eventos durante todo el año: Doha (con el #70 ATP como mayor presa), Rotterdam (dos triunfos sobre tenistas fuera de top200) y Wimbledon (donde protagonizó dos agónicas victorias a cinco parciales). Escaso consuelo para un competidor que ha experimentado un palpable paso atrás respecto a un 2011: ha registrado igual o peor papel en 3 Slams y 6 Masters 1000. Viendo reducido su ranking prácticamente a la mitad, en 2013 debiera encontrar dureza adicional en sus cuadros. De entrada, salvo numerosas bajas de nombres notables, no será cabeza de serie en Melbourne.

Gaël Monfils (#16 > #78) | 19 victorias, 10 derrotas | Quizá más que de desilusión, su caso deja un sinsabor de impotencia. La campaña 2011 contempló el potencial de Gaël. Aun siendo una temporada con recurrente incidencia de impedimentos físicos (se pierde tres Masters 1000 –Indian Wells, Miami, Shanghai- por lesiones de muñeca y rodilla) adquiere y mantiene estatus de top10 durante 10 meses, logrando a mitad de temporada el mejor ranking de su vida (#7 ATP). Dos finales en enero de 2012 (Doha, Montpellier) invitan a pensar en un Monfils recuperado y una temporada para soñar. Pero el cuerpo le vuelve a decir basta. En el torneo californiano de San José, el mismo donde su muñeca llega al límite en 2011, renuncia a participar al sufrir su rodilla derecha. Se pierde cuatro meses de gran competición (incluyendo RGarros, Wimbledon, Juegos Olímpicos y US Open). Su temporada queda reducida a menos de 30 partidos. Regresa con cierta fuerza, logrando semifinales en Metz y cuartos de final en Bangkok. Pero en Tailandia vuelven los dolores, decide renunciar a Tokio y, tal vez de forma apresurada, vuelve en Estocolmo para cerrar el año cayendo ante el #436 del mundo. Un jugador con apetencia por los deslizamientos, saltos y toda clase de acrobacias en pista, somete a gran carga las articulaciones y está por ver si es capaz de jugar a gran nivel siendo cauteloso en ese sentido. Según reportó L’Équipe, el paso por quirófano no está descartado. Al terminar la temporada se separó de su entrenador Patrick Chamagne tras 16 meses de asociación.

Ernests Gulbis (#61 > #141) | 24 victorias, 22 derrotas | Sería faltar a la verdad afirmar que la expectativa era elevada para con el tenista letón pero puede haber dejado corto al más pesimista. En la temporada 2011 ya protagonizó un retroceso significativo, comenzando la temporada al borde del top20 y cerrándola fuera de las primeras 50 raquetas. Era una consecuencia de la inconsistencia del jugador. Sin embargo, 2012 ha presentado un descenso aún más agudo. Sólo ha disfrutado de entrada directa en los dos primeros Masters 1000 del año (los dos más benévolos en ese sentido al ser cuadros de 128 plazas), ha terminado el año jugando circuito Challenger y con un ranking que le obliga a jugar previas hasta de Grand Slam. Tiene 24 años y empieza a cultivar con fuerza la sensación de que no romperá a jugar. De los tenistas más autodestructivos del circuito. Con talento suficiente para tumbar a Berdych –antiguo finalista- en la primera ronda de Wimbledon pero con una carencia alarmante para el desempeño continuado. Cierra el año con el mejor resultado del curso: finalista en un Challenger de Alemania. Siendo un evento donde ha encarado a tenistas con ranking de tres y hasta cuatro cifras, ¿servirá de lanzadera para 2013 o resultará un simple espejismo? Difícil de decir.

Comentarios recientes