Radek Stepanek, el héroe checo de la Davis

Radek Stepanek, a sus 33 años, ha dado a la República el punto definitvo de la final de la Copa Davis

Radek Stepanek ha dado a su país la segunda Davis. Foto:diariocentinela.com
Radek Stepanek ha dado a su país la segunda Davis. Foto:diariocentinela.com

Radek Stepanek ha dado el punto definitivo a la República Checa al ganar a Nico Almagro en el quinto partido de la final de la Copa Davis. El checo, a sus 33 años, consigue el mayor título de su carrera, y lo hace gracias a un estilo de juego basado en el saque y volea, del que cada vez quedan menos exponentes.

Ni en sus mejores sueños podría imaginar Radek Stepanek que el partido de su vida llegaría nueve días antes de cumplir los 34 años. El checo, una especie en extinción por sus características, siempre se ha había especializado por un ser un gran animador del circuito. De sobra, eran conocidas sus excentricidades, sus celebraciones grandilocuentes, en ocasiones excesivas, con burla al rival incluida, sus peculiares diseños de camisetas, o su agitada vida sentimental que le han llevado a tener desde romances con una ex número 1 como Martina Hingis o a casarse con la que ahora es su mujer, la también ex tenista Nicole Vaidisova.

Stepanek ha dado la Copa Davis a la República Checa.

Debutante en 2003 en el torneo de la Ensaladera, siempre soñó con este gran día, el que le ha proporcionado el gran título de su vida y la segunda Copa Davis de su país, si por primera se puede entender la lograda en 1980 ante Italia, bajo la denominación aún de Checoslovaquia. Ello a pesar de que no empezó de la mejor manera en la máxima competición por equipos del tenis, pues necesitó cinco encuentros individuales para sumar su primera victoria en 2004.

Y lo ha hecho fiel a su estilo, a ese saque y volea con el que se retirará, con el que tanto sabe complicar la vida a los rivales. Y es que pocos hombres existen el circuito capaces de jugar de esa manera, más propia de los años 80 y principios de los 90, que de un tenista metido en pleno siglo XXI. Pero claro, tal vez sólo un par, quizás Roger Federer o Michael Llodra, sean tan hábiles en la red como para permitirse semajante lujo.

Finalista en los entonces Masters Series de París-Bercy 2004 (cayó ante Marat Safin) y Hamburgo 2006 (Robredo le dejó sin título) su llama parecía apagarse (número 37 del mundo) en el circuito individual, ese del que llegó a ser número 8 del mundo hace seis años y el cual no le ve coronarse campeón de algún torneo desde que lo hiciera en Washington la pasada temporada.

Ocupado permanente en el dobles, del cual ha sido campeón del Open de Australia a principios de año con el indio Leander Paes y finalista en el US Open, habían sido muchos los que consideraban que Radek ya no estaba capacitado para jugar tres días seguidos y encima a cinco sets. Evidentemente se equivocaban, porque si por algo ha destacado siempre Radek ha sido por ser un batallador.

Esta misma competición puede dar fe de ello. En 2009, un día después de vencer a Ivo Karlovic en un encuentro de seis horas, y tras sobrevivir a 78 aces, ganó el dobles de la eliminatoria contra Croacia que daba el acceso a la final del torneo. Posiblemente, este año Tomas Berdych se haya merecido más gloria que él pese a perder con David Ferrer. El número 1 checo cumplió en todas las eliminatorias siempre dando la cara con éxito por su país.

En cambio, Stepanek sólo ha sumado dos victorias individuales en todo el torneo, pero claro, lo ha hecho, cuando más se le ha necesitado, cuando los nervios afloran y no todo el mundo sabe responder. Él sí, no sólo ha respondido, lo ha hecho no traicionando a su forma de juego, sin despegarse de esa volea incofundible que seguramente cuando se retire añoraremos todos los seguidores al deporte de la raqueta.

Un partido para el recuerdo el disputado contra Nico Almagro, que jamás olvidará. Muchas alternativas en el marcador, un encuentro muy cuesta a arriba en el tercer set y un último juego lleno de emoción y de tensión que acabó con un revés del rival en la red y con el checo por los suelos llorando de alegría y con un equipo volcado sobre él.

Stepanek ha ganado la Davis para la República Checa.

Y es que pocos han dado tanto al tenis como Stepanek. La República Checa ya puede atestiguarlo. Suya es la Copa Davis de 2012.

También te puede interesar:

Diario de Praga: Los gestos de Stepanek y un día para desafiar a la historia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes