Gisela Dulko se retira

Comentamos el final de la carrera de la argentina e incluimos su mensaje de despedida íntegro

Gisela Dulko piensa un saque en el torneo de Madrid en 2009
Gisela Dulko piensa un saque en el torneo de Madrid en 2009

Gisela Dulko ha comunicado hoy que se retira del mundo del tenis definitivamente, la que fuera número 1 durante tanto tiempo y casi única representante en la élite del tenis femenino latinoamericano, ha dicho basta y tras haber alcanzado lo más alto en el ranking de dobles y haber conquistado títulos individuales deja el tenis profesional y afronta un futuro feliz.

Con 27 años, casada con el célebre futbolista Fernando Gago, propietaria de una Academia de Tenis en Argentina, hace ya largo tiempo que no encontraba su forma de antaño. Ésa que le llevó a ser top30 en el año 2005, y que le permitió terminar las 8 últimas temporadas (desde el 2004 hasta el 2011) en el top100 mundial. Cierra su carrera con 4,246,105 dólares de ganancias oficiales totales, siempre apoyada por la firma 'Lacoste'. 614 victorias por 424 derrotas, 4 títulos individuales por 17 de dobles, nunca terminó de brillar en los Grand Slam a nivel individual (sólo dos tres cuartas rondas aparecen en su historial), aunque sí en el dobles donde ganó el Open de Australia junto a su íntima e inseparable amiga italiana Flavia Pennetta, con quién compartió su #1 en dobles, y su título de maestras.

La nacida en Buenos Aires, tocó su última bola como tenista profesional en el torneo de Cincinnati en la disciplina de dobles junto a Francesca Schiavone. Hoy fuera del top300 se ve sin la capacidad de volver a empezar una dura pretemporada y a ilusionarse por alcanzar sus objetivos escalando desde tan abajo.

Entregada al tenis durante 20 años seguidos, enamorada de sus perros Goran, Nicole y Guga, adora comprar, escuchar Alejandro Sanz, comer pizza y ver Pearl Harbor. Ahora, como lleva haciendo los últimos meses, vivirá junto a su marido en Valencia y se dedicará al mundo del tenis gestionando su academia: Dulko Academy, desde la que confía en desarrollar el talento latino para el tenis femenino.

Durante varios años única tenista procedente de América del Sur en la élite mundial, tras ella queda un incierto vacío. Aunque pronto llegarán promesas como Paula Ormaechea, Monica Puig o Verónica Cepede entre otras. Parece que tras un largo y feo periodo de transición donde sólo Gisela hizo acto de presencia, una nueva era aparece en el horizonte del tenis femenino latinoamericano, con razones para ilusionarse. Quizás Dulko en medio de dos eras deje un tenis femenino latino mejor que aquél que encontró cuando compitió y vivió el circuito.

Se echará de menos esa sonrisa cercana y esa mirada limpia, esa competidora nata que sabía demostrar que disfrutaba con la oportunidad de jugar siempre. Hasta siempre Gisela, un honor.

A continuación el mensaje de despedida de Gisela:

>>>

Hola a todos:

Quiero decirles que tome la decisión de terminar mi carrera como tenis profesional. Lo venía pensando hace un tiempo, pero nunca es fácil tomar este tipo de decisiones.

El tenis fue mi vida durante 20 años, a los 7 empecé a jugar y supe que quería ser tenista profesional y me dedique de lleno a eso, le puse mucha energía... mucho amor, y logre cosas que nunca imaginé lograr. Pase momento buenos y algunos no tan buenos, fue un largo camino y hoy puedo decir, con orgullo, ¡que lo disfruté muchísimo! Conseguí títulos en singles, en dobles, y todos ellos estarán siempre guardados en mi corazón.

Decidí dejar el tenis por un simple motivo, ya no tengo las mismas ganas. No estoy dispuesta a hacer el sacrificio que lleva la vida de un tenista profesional, hoy mis prioridades pasan por otro lado, y ahí es donde quiero estar.

Quiero agradecer a todas las personas que en algún momento pasaron por mi vida durante todos estos años de carrera, que me ayudaron a crecer y me acompañaros siempre: entrenadores, preparadores físicos, mi psicólogo, managers, sponsors... es muchísima gente y cada uno de ellos aportó su granito de arena en mi carrera. ¡Gracias de verdad!

Y principalmente agradecer a mi familia, a mi mama Ana, que fue la persona que me enseñó a saber luchar y seguir para adelante bajo cualquier circunstancia, a ella le debo todo, gracias a ella soy quien soy hoy, y le agradezco con todo mi corazón el haberme apoyado tanto y haber confiado en mi siempre. Gracias a mi papa Estanislao, que ya no lo tengo conmigo, pero el fue mi ángel en todo este camino, estuvo al lado mío siempre, y por más de que físicamente no lo haya tenido, siempre lo imaginé al costado de la cancha mirándome y disfrutando cada pelota que golpeaba... eso era lo que él hacía cuando yo tenía 7 años, y lo siguió haciendo hasta el último día de mi carrera.

Gracias Ale, mi hermano y mi entrenador durante 8 años... todos mis años como tenistas profesional. Por vos empecé a jugar al tenis y sin vos no hubiera logrado absolutamente nada... gracias por enseñarme tanto. No era fácil nuestro desafío, siendo hermanos... llevar adelante una carrera junto y haber logrado tantas cosas buenas, logramos separar el hermano del entrenador dentro de la cancha de tenis, y logramos separar el entrenador del hermano fuera de ello, y eso nos hizo inseparables. A parte de ser una persona con un corazón gigante, fuiste mi protector, actuaste de hermano, entrenador, padre, amigo... cumpliste todos los roles en mi carrera y en mi vida, te voy a estar agradecida siempre.

Gracias a mi marido, por haberme apoyado desde el primer día que nos conocimos. Sabíamos que la distancia iba a ser parte de nuestras vidas, no parecía fácil llevar adelante una relación así... pero lo fue, gracias a su amor y su respeto hacia mi carrera lo pudimos hacer, y hoy nos espera toda una vida por delante.

Gracias a mis abuelos, mis sobrinos, mi cuñada, mis tíos, mis primos y mis amigos por todo su apoyo.

Un gracias muy especial a Flavia Penneta, juntas conseguimos ser número uno del mundo en dobles, ganamos un Grand Slam y un Masters, pero el recuerdo más lindo que me llevo es su amistad.

Gracias a todos mis fans, por todo su cariño, y también a los que me criticaron con respeto.

Gracias a la WTA, fue un placer compartir todos estos años de trabajo con ustedes, conocí mucha gente, me llevo amistades muy lindas y les deseo mucha suerte a todas las jugadoras que siguen en carrera.

Y de esta manera me despido del tenis, un deporte al que amé desde muy chica y voy a seguir amando toda mi vida

<<<

Todo dicho... hasta siempre campeona.

Quizás te pueda interesar:

El presente y futuro del tenis femenino latinoamericano: análisis y entrevista junto al argentino Sebastián Capristo

LA APUESTA del día

Comentarios recientes