España, en busca de una remontada histórica

España siempre que ganó la final de la Copa Davis acabó la jornada del sábado por delante en el marcador, y sólo en ocho ocasiones remontó un 2-1 adverso fuera de cas

La derrota de Marcel Granollers y Marc López sitúa a España 2-1 abajo en la final de la Copa Davis contra los checos. Los españoles siempre acabaron la jornada del sábado por delante en el marcador cada vez que ganaron el título.

La derrota de Marcel Granollers y Marc López entraba dentro del guión previsto. A pesar de salir campeones de la Copa Masters el pasado lunes en Londres, Tomas Berdych y Radek Stepanek forman una pareja realmente temible, hasta el punto de haber ganado 12 de los 13 partidos que han disputado juntos, con el único lunar de aquella derrota, precisamente, contra España, hace ya casi 3 años.

Berdych y Stepanek han dado el punto del dobles a la República Checa.

Sin embargo, más allá de la lógica del resultado, se trata de un partido que seguramente resultará clave en el devenir de la eliminatoria a tenor de los precendentes y de la igualdad de la serie. España es un país dominante en la Copa Davis en el siglo XXI hasta el punto de haber ganado cinco títulos en apenas 11 años. Pero una de sus particularidades, es que siempre que lo ha hecho, lo hizo llegando el domingo con ventaja.

En Barcelona en el año 2000, camino de la primera Ensaladera, España ganó el dobles a los poderosos Sandon Stolle-Mark Woodforde de la mano de Alex Corretja y Joan Balcells, punto básico que remató posteriormente Juan Carlos Ferrero en aquel partido memorable contra Lleyton Hewitt.

Cuatro años después, las tornas cambiaron y España cayó ante los hermanos Bryan en Sevilla, pero antes Carlos Moyá y Rafa Nadal ya habían puesto suficiente ventaja en los individuales como para llegar al último día por delante en el marcador.

En 2008, se produjo la única victoria fuera de casa. Argentina fue la víctima y el partido del segundo día resultó clave. Entonces la pareja formada por Fernando Verdasco y Feliciano López consiguió una histórica victoria ante David Nalbandian y Agustín Calleri que remató luego el madrileño en el cuarto partido.

Más fácil resultó al año siguiente, cuando la misma pareja Vedasco-López consiguió dar el punto definitvo con el dobles sin ni siquiera tener que esperar a llegar al último día para coronarse campeón de nuevo. Curiosamente, el rival fue el mismo de hoy, la República Checa.

El año pasado, otra vez Argentina, y de nuevo con un 2-1 a favor acabaron los españoles pese a perder el dobles con David Nalbandian – Eduardo Schwank. Esta vez fue Rafa Nadal el que evitó llegar al quinto encuentro, tras ganar a Juan Martín Del Potro en el primer partido del domingo.

¿Qué quiere decir esto?

Lo que se quiere es resaltar que levantar un resultado adverso en contra es muy complicado y que la importancia del dobles en todas las finales, y más en una tan igualada como esta es decisiva. De hecho, de las 99 finales disputadas hasta la fecha de Copa Davis, sólo en 7 se logró remontar un 2-1 adverso, siendo en tres ocasiones el equipo local el que lo consiguió y en cuatro el visitante.

La última vez que España remontó un resultado así, fuera de una final, fue en la permanencia de 2005 contra Italia, cuando Rafa Nadal ante Andreas Seppi y Juan Carlos Ferrero ante Daniele Bracciali fueron capaces de mantener a España dentro del Grupo Mundial.

El favorito

Ahora la final queda en manos de un hombre que realmente está mereciéndose ganar la competición por méritos propios, Tomas Berdych. El checo ha ganado dos puntos de la final, y este año ya lleva 10 victorias (y ninguna derrota) en la competición. Su compromiso con el equipo nacional es máximo y este domingo tiene ante David Ferrer la oportunidad de ganar el título más importante de su carrera.

Tomas Berdych puede dar el punto decisivo a la República Checa.

Poco parece haberle pesado haber disputado un duelo a cinco sets sólo horas antes de disputar el dobles. El problema es que enfrente tiene a un hombre que está en un momento de forma increíble que le ha llevado a ganar en el último mes Valencia y París-Bercy y a arrasar a Radek Stepanek el viernes en el primer partido de la serie. Por si fuera poco, tiene el head to head desfavorable con el alicantino, al cual sólo ha ganado tres de las ochos veces que se han enfrentado, y de ellas, una sólo en los últimos siete años.

Este partido será precisamente la gran baza de España. Si lo gana se mantendrá con vida y daría paso a un encuentro que puede ser dramático entre Almagro y Stepanek. A favor del español estaría el ranking, y un mejor estado físico. En contra, la pista rápida cubierta y la experiencia de Stepanek que a sus 33 años puede verse ante la oportunidad de su vida. La de convertirse en héroe nacional.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes