Puntos fuertes de la República Checa y España de cara a la final de la Copa Davis

Es difícil señalar un favorito para la final de la Copa Davis entre la República Checa y España, que se presenta como muy igualada a priori. 

La Armada, lista para el asalto a la Davis / lainformacion.com
La Armada, lista para el asalto a la Davis / lainformacion.com

Es difícil establecer qué país es favorito en la final de la Copa Davis entre la República Checa y España porque ambos cuentan con puntos a favor que pueden decidir la suerte de la eliminatoria de un lado o de otro. A continuación exponemos cuáles son las principales bazas de checos y españoles.

La República Checa es favorita por:

El tipo de pista. Han escogido un tipo de pista que se adapta perfectamente a sus jugadores, todo lo contrario que a los españoles. Ni David Ferrer ni Nicolás Almagro son especialistas en pistas rápidas. Sólo Feliciano López, que además se crece en la Copa Davis, presenta cierta solvencia sobre este tipo de pistas. Por su parte, tanto Radek Stepanek como Tomas Berdych, incluso sus reservas, Lukas Rosol e Ivo Minar, tienen un estilo de juego, basado en saque y volea, que se adapta perfectamente a la pista rápida diseñada para la final.

Factor campo: En los últimos años, ser el equipo local en la final de la Copa Davis es una garantía. Desde el año 2006, sólo en una ocasión el equipo visitante se llevó la Ensaladera. Eso sí, fue precisamente España quien lo logró, ante Argentina en Mar del Plata en el año 2008. Relacionado con esto se encuentra, evidentemente, el público y el ambiente que puedan generar. El O2 de Praga albergará a casi 16.000 gargantas que no pararán de jalear a los suyos.

Fortaleza como local. Los checos han jugado este año dos eliminatorias como local. Ambas las ha solventado sin demasiadas dificultades y con el mismo marcador global: 4-1. En primera ronda se impuso a Italia y en cuartos de final a Serbia (aunque los serbios no contaron con el concurso de Novak Djokovic).

Ganas de revancha tras la final de 2009. El último enfrentamiento entre ambos países fue, como en este caso en la final, que se celebró en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Y España le endosó un rotundo 5-0 a la República Checa. Una paliza que todavía escuece en los checos. De esa cita se mantienen el capitán Navratil y los jugadores Tomas Berdych y Radek Stepanek. Especialmente dolorosa fue la cita para Stepanek, que en el segundo partido del viernes cedió ante David Ferrer a pesar de haber ganado los dos primeros sets. De haber ganado ese punto, la eliminatoria hubiera quedado igualada y podría haber tomado otro cariz.

La gran compenetración entre Berdych y Stepanek. Ambos son el alma de la República Checa, y se complementan y se entienden perfectamente. Ambos han jugado como pareja 12 partidos de Copa Davis, y sólo han perdido uno. También en individuales demuestran compromiso y compañerismo, ya que llevan prácticamente cinco años jugándolo casi todo.

España es favorita por:

La opción de Feliciano López. Por ránking, la pareja David Ferrer-Nicolás Almagro debería ser la que jugara los partidos de individuales, pero no se puede descartar la presencia del madrileño Feliciano López en al menos un partido. El principal es que es el mejor especialista de España en pistas rápidas, al tener un juego de saque y volea y buenos movimientos en la media pista. Además se crece en la Copa Davis. De hecho, ha ganado más Copas Davis (4) que títulos individuales (2).

Son los actuales campeones. Sólo por este motivo ya son favoritos. Es cierto que este año sólo ha jugado como local hasta el momento, pero el año pasado se impuso a domicilio a Bélgica y Estados Unidos, siendo especialmente meritoria esta última, ya que venció por 3-1 a un rival que contaba con Isner y Fish en un gran estado de forma por aquel entonces.

Experiencia y trayectoria reciente. Además de ser el poseedor actual de la Ensaladera, desde el año 2000 han ganado cinco ediciones. Este fin de semana buscan la sexta. Así pues, los españoles saben manejarse en este tipo de partidos, incluso sin su estrella Rafa Nadal y como visitantes. Ya lo demostraron en la final de 2008, disputada en Argentina, donde con un ambiente infernal en contra y sin su mejor jugador ganaron sin ni siquiera tener que llegar al quinto partido.

Le tiene cogida la medida a la República Checa. España le ha ganado a la República Checa en sus tres últimos enfrentamientos. Los checos no vencen a los hispanos desde 1971, cuando todavía formaban parte de Checoslovaquia. Desde entonces, triunfos españoles en 1972 (3-2 en Barcelona), 2004 (3-2 en Brno) y la final de 2009 (5-0) en Barcelona. En toda la historia de la Copa Davis, ambos países se han enfrentado seis veces, con cuatro victorias para España y dos para la República Checa.

No exprime a dos jugadores como sí le ocurre a su rival. La República Checa explota a Stepanek y Berdych, ya que prácticamente son sus únicos tenistas de élite, jugando incluso los partidos de dobles (su tercer jugador por ránking, Lukas Rosol, ocupa actualmente el puesto 71). España tiene tres jugadores para elegir para los partidos individuales (Ferrer, Almagro y Feliciano López. Y para el encuentro de dobles cuenta con una pareja de garantías formada por Marcel Granollers y Marc López, recientes ganadores de la Copa Masters de la especialidad. Así pues, el español que más partidos jugará lo hará dos veces. En los checos no será así, salvo que haya lesión o sorpresa mayúscula en la elección de jugadores por parte de su capitán, Jaroslav Navratil. Así pues, la frescura puede ser determinante el último día si la eliminatoria llega igualada.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes