Finales ATP: Tomas Berdych

Tomas Berdych jugará por tercera vez en su carrera la ATP World Tour Finals, donde el año pasado llegó a las semifinales

Clasificado por tercera temporada consecutiva para la Copa de Maestros, Tomas Berdych retorna al O2 Arena con el recuerdo de la semifinal alcanzada en 2011. Esperando dar regularidad a una dulce campaña bajo techo, competirá a orillas del Támesis con la final de Copa Davis de Praga en el punto de mira. Repasamos a continuación algunos puntos clave del tenista centroeuropeo.

Mejor curso indoor de su carrera: Las características anatómicas del checo –apenas cuatro centímetros por debajo del segundo metro-, así como su estilo de juego –alta incidencia de impactos planos, potencia a raudales, búsqueda frecuente del intercambio corto- pudieran hacer pensar en un claro dominador del escenario cubierto. Posibilidad de aplastar la esfera a la altura de la cintura como sinónimo de éxito. Sin embargo, en una época de ralentización de pistas, con jugadores cada vez más atléticos y materiales cada vez más ligeros, resulta tarea de dificultad creciente la imposición por kilometraje en el golpeo. Sus números totales bajo bóveda (72-54) no reflejan un balance atractivo –de hecho su peor superficie a nivel estadístico- y su título de 2007 en el entonces vertiginoso Masters de París-Bercy reflejaba hasta esta temporada el único duelo por un cetro indoor disputado por el antiguo finalista de Wimbledon. En 2012, dos coronas indoor (Montpellier y, a mediados de octubre, Estocolmo) adornan su palmarés. Enclaves modestos, pero que propulsan al checo hacia el O2 Arena con la confianza de un 14-2 en el año en entornos cubiertos.

Berdych aspira a hacer un buen papel en Londres.

Historial frente a maestros: En el enfrentamiento directo, mirando al cuadro completo, percibimos cierta tendencia a la flaqueza en las piernas del checo. Hasta en 17 ocasiones se ha enfrentado al top10 en 2012, logrando únicamente 6 victorias. No obstante, aunque sus números del año ante la terna de maestros sean igualmente negativos (5-8) y únicamente presente un balance positivo ante uno de ellos (Tsonga), también es cierto que en la presente temporada ha logrado batir a cinco de los competidores que buscarán la gloria en Londres. Y todos ellos cayeron en escenarios relevantes bajo la égida del espigado talento centroeuropeo. Murray, Del Potro y Tsonga cedieron -en Montecarlo, Madrid y Shangái respectivamente- ante las gradas de un Masters 1000. Federer se inclinó bajos los focos de un Grand Slam (US Open) y Tipsarevic hizo lo propio en un punto decisivo de Copa Davis. Carente de arrestos para mantener pulsos constantes ante la élite, se antoja reto de extrema superación personal ganar un torneo que le depara cinco duelos ante el top8 camino del título. Sin embargo, semifinalista en 2011, no tendrá miedo escénico para adelantar las vacaciones de algún favorito.

Regularidad adquirida: El tenista checo competirá a orillas del Támesis anudado al mejor ranking de su carrera. Acreedor del sexto peldaño del tenis masculino, se encuentra en el techo deportivo a nivel de clasificación gracias a un punto de regularidad adquirido. Una virtud cincelada en las dos últimas temporadas, el talento de Ostrava ha alcanzado -al menos- los cuartos de final en dos de cada tres citas que configuran su calendario 2012 (14 veces en 21 eventos), firmando más finales (4) que en ninguna otra temporada de su carrera. Números válidos para entrar con cierta holgura en el torneo broche de temporada pero insuficientes para pensar en cotas más altas en las listas oficiales. Jamás inmerso en el top5 ATP, su propensión a protagonizar desastres competitivos también ha dejado su huella en la presente temporada. Finalista en Wimbledon dos años atrás, salió del All England en primera ronda sin llevarse un set al casillero –y acumula tres años seguidos perdiendo el primer duelo de un Grand Slam-. Alternativa de primera línea en los Juegos Olímpicos, abandonó la cita londinense a las primeras de cambio. Tropiezos cada vez menos frecuentes, pero que continúan aplazando -27 años cumplió en septiembre- ese salto de calidad definitivo.

Presencia en grandes torneos: Lejos de constituir una figura permanente en rondas decisivas, la presencia del checo en duelos serios va adquiriendo una periodicidad cada vez mayor. De esta forma, contemplamos como en 2012 Tomas ha logrado marcas inéditas en su carrera: por primera vez ha alcanzado los cuartos de final en dos Slams diferentes en la misma temporada (cuartos de final en Melbourne, semifinal en Nueva York). Del mismo modo, jamás se había presentado bajo los márgenes de un mismo curso en la penúltima ronda de tres Masters 1000 distintos (semifinal en Montecarlo, final en Madrid, semifinal en Shangái). Aunque con más reveses que alegrías una vez llegado a fases cálidas de los eventos, no deja de ser experiencia de élite acumulada a lo largo de los últimos meses. Valioso activo de cara al torneo broche de temporada donde el jugador más modesto será la octava raqueta del circuito.

Copa Davis en el horizonte: Añadiendo un plus de exigencia física al epílogo del curso tenístico, la semana de descanso entre el Masters de París y las Finales ATP de Londres ha desaparecido este año. Una piedra adicional en el camino, la competición londinense extiende una jornada su calendario y por primera vez concluirá en lunes. El lunes previo a la final de Copa Davis, para más señas. Esto es, tres días antes de que arranque el duelo decisivo de la competición por equipos. Junto a David Ferrer, Tomas Berdych es el único jugador que -en principio- debiera disputar los tres eventos. Habiendo mostrado cierta displicencia competitiva en la capital parisina, llegando incluso a sonreír en la derrota, parece tener clara qué relevancia ocupa cada enclave de final de temporada. Encaminado hacia el evento que le reportó uno de los mayores cheques económicos de su carrera –sólo superado por el recibido en la final de Wimbledon dos años atrás- la cita de Londres debiera despertar mayor ambición en el semifinalista de 2011. Un buen papel a orillas del Támesis, sin embargo, restaría tiempo de aclimatación a la pista de Praga. Con la necesidad de gestionar la fatiga acumulada de todo el año, tiene al alcance los mayores retos del curso. Encrucijada.

También te puede interesar:

Finales ATP: Roger Federer.

Finales ATP: Novak Djokovic.

Finales ATP: Andy Murray.

Finales ATP: David Ferrer.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes