Ana Ivanovic: impreciso porvenir

Cierra el año con la final de Copa Federación, oportunidad lanzadera para volver al top10

Ana Ivanovic en la Caja Mágica jugando sobre tierra batida azul
Ana Ivanovic en la Caja Mágica jugando sobre tierra batida azul

Ana Ivanovic ya se dirige al que será el partido más importante del 2012 para ella, lo disputará en el O2 de Praga, ante el equipo de la República Checa, hablamos de la final de Fed Cup que disputará como líder del equipo serbio; han sido muchos los casos de tenistas a los que una final de Copa Federación o Copa Davis ha dado el empujón definitivo en sus carreras, y quizás Ivanovic afronte esta eliminatoria como una definitiva y ansiada lanzadera para volver a la cima de la WTA.

Era 9 de junio de 2008 y Ana Ivanovic, reciente campeona de Roland Garros, ascendía a lo más alto de los rankings. Tenía 20 años y enganchaba al público, recogía el título apenas 11 días después de que Justine Henin, la venerada reina del circuito femenino, anunciará su retirada -finalmente provisional- del tenis, y dejara su título en Roland Garros 2007 sin defensora. En aquél momento hubo incertidumbre y mucha curiosidad, el surgimiento de la joven estrella serbia, despertó el interés de todos y llegó en el momento exacto, cuando más sed de nuevas figuras femeninas había.

El día de aquella final era el 8 de junio de 2008, e Ivanovic venía de hacer también final en el Open de Australia. ¡207 semanas después!, nada más inciarse septiembre de 2012, Ana volvía a meterse entre las 8 mejores de un Grand Slam -US Open 2012-. Durante toda esa larga travesía tras conquistar su primer Grand Slam, no había conseguido pasar de octavos de final. Era en una época de grandes decepciones con la que era la nueva generación de estrellas pero, sin duda, Ivanovic fue la mayor de todas. Y decepción prolongada, de la que aún no hemos salido. Lo curioso es que en todo este tiempo, Ivanovic no faltó a una sóla de las 17 ediciones de Grand Slam que se disputaron. A la par que sus resultados en los grandes, también se diluyó como un azucarillo en un café su ranking: poco le duró el #1 que perdió tras el US Open 2008, y de ahí bajó hasta el #5 de final de año, en 2009 acabó en el #22, en 2010 en el #17 y en el 2011 de nuevo en el #22.

¿Y en 2012? Cerrará la temporada como #12, su mejor temporada -con diferencia- desde su gran 2008. Estudiando el granero de puntos de Ana este año algo queda claro: no estamos ante una tenista que haya sido regular, ni ha brillado en plazas concretas -ni grandes ni pequeñas, no hemos de olvidar en este sentido que acabará la temporada sin título alguno -salvo que conquiste la Copa Federación, lo cual no obstante no es reflejado en los rankings- y se encuentra al borde del top10 sencillamente porque ha cumplido -sin tampoco brillar- en 6 de los 8 torneos que más puntos reparten: 4ªR Open de Australia, SF Indian Wells, 4ªR Miami, 3ªR Roland Garros, 4ªR Wimbledon y QF US Open.

El histórico 2011 de Novak Djokovic se inició en la final ganada de Copa Davis un año antes, el ascenso definitivo de Murray encuentra su razón de ser en el oro olímpico, la explosión de Fernando Verdasco tras la final de Mar del Plata o el rejuvenecimiento de David Ferrer tras la final de 2009, sin olvidar el impulso del tenis femenino italiano tras conquistar las Copas Federación de 2006, 2009 y 2012. La historia en este 2012 se podría repetir con Ana Ivanovic, necesitada de una lanzadera para reincorporarse a un top10 que se le está resistiendo.

Su línea de resultados es ascendente, y todo indica -si se sigue en esa misma dinámica- que Anita vuelve a ser esa gran tenista del 2008. Mejorando su regularidad y sus prestaciones en los torneos WTA Premier podría optar al top8 sin problemas, pues de los 11 que ha disputado (dejando fuera los ya informados torneos de Indian Wells y Miami, que superan en fama y repercusión a los WTA Premier cotidianos), ha alcanzado semifinales solamente una vez: hace unos días en Moscú (superando un 'bye' en primera ronda y a tenistas #216 y #160 para acabar cayendo ante Stosur) y unos solitarios cuartos de final en Dubai. Estos resultadon son pobrísimos. Recuerdan a la eterna discusión de si es mejor ganar la Liga o la Champions League, indiscutiblemente la segunda tiene más caché pero la que te da de comer y la que disfrutar cada semana es la primera; algo así le ocurre a Ana, que ha sabido llegar lejos en la Champions, sin tampoco, ganarla pero se ha quedado en los últimos puestos de la Liga. La ventaja: al tener los puntos así ganados, tiene un buen 2013 por delante en el que no defenderá gran cantidad de ellos en ningún momento del año y difícilmente no sumará más en algunos WTA Premier la próxima temporada. Por tanto, analizando no es un buen año en el circuito WTA pero sí un escenario propicio para crecer -y mucho- en el 2013.

Que Ana Ivanovic tiene tenis para estar en el top10 e incluso disputar el top5 es indiscutible. Su juego con gran derecha y sólido revés, apoyado en un muy buen servicio y gran capacidad para restar ganadores, así lo muestra. El problema de Ana no está en su tenis, sino -para variar- en su cabeza. Tras tropecientos cambios de entrenador, poco a poco ha ido ajustándose y encontrando la estabilidad que precisa. Lo cierto es que nos hemos perdido ya 4 buenos años de Ivanovic, y va siendo hora de que esta situación llegue a su fin. Es una gran tenista, además de muy carismática y popular, que puede -y debe- subir.

"Llegar a la final de Fed Cup es algo enorme para nuestro país. Los chicos lo han hecho de maravilla en la Davis, y causaron mucha alegría y admiración en Serbia. Ahora nosotras esperamos hacer lo mismo. Ahora el tenis es muy popular en Serbia y ganando la Copa Federación inspiraríamos aún a más niños a jugar al tenis. Estoy deseando que llegue el momento para demostrar que estoy preparada", decía Ivanovic hace unas horas. Probablemente haya llegado su momento, por el que lleva cuatro largos años calentando.

La subida en su ranking este año ha sido interesante, ha pasado de ser una mera irregular top20 a una sólida top15 cercana al top10, sólo precisa de un empujón más para volver a colocarse en el primer tren. Se echa en falta un perfil como el suyo en las últimas rondas o en torneos como el WTA Championships. Paso a paso, va recuperando terreno perdido y atención que puede ser el siguiente caso de impuslo nacional tras un gran resultado defendiendo los colores nacionales.

"Si hay un ideal de perfección en tenis por apariencia, talento y personalidad, probablemente sea Ana Ivanovic", dijo Eleanor Preston, periodista del diario The Financial Times. Ojalá se sume a la guerra de 2013 que se está preparando entre Serena, Azarenka, Sharapova y Radwanska; poder, puede. Y para la WTA, como la vuelta de Sharapova, sería una grandísima noticia. No hemos de olvidar que estamos hablando, diga el ranking lo que quiera, de la tercera tenista más conocida del momento tras Serena Williams y Maria Sharapova. ¿Lo hará?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes