Challengers: una puerta para entrar al Top 100

Los Challengers son torneos menores que permiten a muchos jugadores ganar posiciones en el ranking

La Copa Sevilla fue ganada por Gimeno-Traver. Foto:worldwidesport.org
La Copa Sevilla fue ganada por Gimeno-Traver. Foto:worldwidesport.org

El circuito Challenger está formado por un extenso elenco de torneos menores donde cientos de jugadores se dejan la piel cada semana en escenarios carentes de la atracción mediática del circuito ATP pero que son utilizados por tenistas con distintas necesidades como rampa de lanzamiento hacia sus objetivos. Pocos miradas se posan sobre esta serie de eventos secundarios, pero igualmente necesarios para el desarrollo de noveles rostros, recuperación de heridos en el ardor de la guerra o simplemente la conservación de una práctica laboral encuadrada en un grado de exigencia menor para los que no son capaces de llegar a alcanzar la excelencia del firmamento profesional.

Un grito rompe el silencio de la calurosa mañana. Sobre la característica tierra color albero del Challenger de Sevilla, disputado desde hace cincuenta años en el Real Club de Tenis Betis, Robredo maldice una decisión de un juez de línea. “Ya vale, hombre. Voy a avisar al supervisor del torneo”, amenaza mientras Gimeno-Traver le observa hastiado tras la red. Es la final de la Copa Sevilla, un torneo que pone en juego 90 puntos y 6.150 euros para el ganador y los jugadores enseñan las garras constantemente. Se paga con sangre un centímetro de terreno y se discute cada bola como si fuera la última. La situación, sin embargo, no es nueva. Así son los Challengers. Así es la vida en el alambre. Una guerra por la supervivencia donde todo vale. Es el tenista convertido en animal, movido por la tiránica necesidad de devorar para no ser devorado. Es la jungla, enseñado las afiladas fauces del precipicio.

Robredo estuvo presente en el Challenger de Sevilla.

¿Qué hace Robredo, un ex número cinco del mundo con casi 700 partidos disputados en la élite, bajando a pelear al barro? ¿Por qué batalla contra jugadores a los que podría entrenar y contra otros con los que compartió vestuario en tiempos pasados? Una lesión en el tendón semimembranoso de la pierna izquierda le manda a la lona durante demasiados meses. Tantos, que cuando vuelve a competir lo hace desde el puesto 471 de la clasificación y el ránking protegido, que solo puede utilizar durante nueve torneos para competir como 50 del mundo, no le ayuda a recuperar la posición que necesita para poder disputar los grandes eventos de la temporada. A sus 30 años, Tommy vuelve a los inicios demostrando en Pozoblanco, Génova o Sevilla que corre tenis por sus venas. Que la edad y los azotes del destino no son tan fuertes como para matar el veneno, la adrenalina que solo da la competición y que es el principal síntoma padecido por un jugador retirado. Y, lo más importante, que no tiene miedo a tener que remar contracorriente. En esa misma posición, se encuentran muchísimos tenistas movidos por causas distintas.

La realidad es clara y desconocida para el gran público. Muchos de los jugadores presentes entre los 100 primeros puestos de la clasificación disputan más partidos de torneos Challenger que de del circuito ATP. Hanescu, número 61 del ránking ATP, es el paradigma de lo expuesto. Once pruebas menores le han visto competir en 2012 -ganando tres de ellas- y solo 18 veces ha pisado una pista que formase parte del circuito ATP. Martin Klizan, una de las sensaciones de la temporada presente entre las treinta mejores raquetas del planeta, ha disputado 27 torneos ATP (19 victorias y 12 derrotas) y 12 del calendario Challenger (28 victorias y 5 derrotas). Kuznetsov, Ito, Gimeno-Traver, Lorenzi, Bautista, Soeda, Ramírez-Hidalgo, Bolelli, Ruffin, Lu, Goffin, Lacko, Haider-Maurer, Zemlja, Jaziri, Chardy, Berlocq o Levine son solo algunos ejemplos de tenistas que han disputado torneos Challenger estando actualmente situados en la primera hoja del ránking ATP.

Martin Klizan llegó a la final de Viena este año. Foto:www1.Skysports.com

¿Qué busca un jugador presente entre los 100 mejores en un torneo menor? ¿Por qué competir en eventos donde hay menos jueces de línea (tres en las primeras rondas cuando lo habitual son nueve), se utilizan cuatro pelotas en lugar de seis en los cambios de bolas, no hay ojo de halcón, no existen las comodidades de otros eventos y las pistas, el público y el escenario carecen de la repercusión de otras grandes pruebas?

Por un lado, están los que empiezan e irremediablemente tienen que lidiar con esos intrincados inicios presentes en toda práctica deportiva y profesional. Jóvenes que emprenden una carrera de fondo donde el camino parece extenderse durante miles de kilómetros. Por el otro, los que permanecen la gran parte de su carrera disputando torneos de estas características, logrando una renta quizás demasiado corta para vivir con los privilegios de los mejores del universo pero suficiente para trabajar en lo que desean sin renunciar a realizar en algún momento ese salto de calidad tan necesario para cruzar la línea. Finalmente, están los mencionados rostros afincados entre los cien primeros que buscan sumar victorias, aumentar las ganancias y besar la gloria que no pueden en el circuito ATP.

Solo un puñado de elegidos son capaces de subir los peldaños de esta escalera saltando y no dando lentos y tediosos pasitos. Federer, por ejemplo, solo ha disputado 23 partidos del circuito Challenger en su carrera. Nadal (44), Djokovic (36) o Murray (44) son algunos otros modelos de talento y ventura conjugados. Una gran victoria catapultó a todos ello al cielo, evitando permanecer más tiempo del requerido por otros jugadores en las profundidades del infierno. La ayuda de los patrocinadores, alertados por unos prometedores resultados en categorías inferiores, proporciona la solvencia económica necesaria para que avanzar sea más sencillo.

Los problemas a los que tiene que hacer frente un jugador que no está entre los mejores son grandes y diversos. El dinero recaudado en estos torneos es insuficiente para costear los gastos de un entrenador. Difícil viajar acompañado sin el apoyo familiar o la bombona de oxígeno que supone un patrocinador. El Challenger que mayor puntuación otorga a su ganador (125,000 +H), reparte la mitad de puntos que un ATP 250 (125). El que menos, 80. Encadenar buenas actuaciones en un terreno pantanoso es la única vía para ir ascendiendo poco a poco hasta la cima y poder formar un equipo de trabajo con el que viajar sin tener que perder dinero. Así es la vida fuera de los focos. Así es la vida del tenista que no juega finales de Grand Slam o Masters 1000. Así es el otro tenis.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes