WTA Championships: Petra Kvitova

Sin cumplir las expectativas de los más optimistas, sí se ha consolidado y ha conseguido su gran objetivo: regularidad

En Punto de Break continuamos repasando los perfiles de las maestras de la WTA en el 2012, hoy nos acercamos a la sexta clasificada en los rankings, representante al máximo de la escuela eslava, hoy hablamos de... Petra Kvitova, la vigente defensora del WTA Championships, ya maestra del circuito y ya campeona de Wimbledon; buena carta de presentación para empezar.

Es imposible analizar lo que el año ha dado de sí para la tenista checa, nacida en Bilovec y residente en Fulnek (también República Checa), sin tener en cuenta en qué contexto arranca este año para ella. Nacida el 8 de marzo de 1990, con 20 años acabó la temporada en el #34, y con 21 estaba comenzando una racha de victorias consecutivas bajo techo espectacular que se prolonga hasta el día de hoy, ganando Wimbledon en su cuarta participación y conquistando el título de maestras (junto con Serena Williams, en 2001 y 2009; y Maria Sharapova, en el 2004, las únicas maestras participantes en el torneo 2012). Todos estos éxitos, todo este nuevo mundo, el hecho de ser conocida, de haber alcanzado la gloria y todo aquello con lo que había soñado, es difícil de asimilar.

Estamos, que a veces se olvida, ante la participante del WTA Championships más joven. Apenas 22 años y parece que Petra lleve ya media docena de temporadas con nosotros. Le quedan años y años de carrera, y quién sabe a qué llegará. Quizás dando pequeños pasos habiendo ya dado el más difícil, lo consiga todo. Hace esa media docena de años que llevan ya compitiendo Sharapova, Li o Serena, ella estaba jugando como niña con el sueño de conquistar Wimbledon en el estadio de al lado de casa, pegando cada vez más fuerte a la bola, ajustándose a que ésta apenas botará y derrotando a 'chicos mayores' que volvían a casa con esa amarga sensación de que la vecina rubia de ojos claros les endosaba roscos.

Kvitova, muy familiar, tranquila y tradicional, se ha visto profusamente alterada por todo el fenómeno que vivió en 2011. Por ello hizo un parón distinto, tras proclamarse maestra de 2011 y ser nombrada mejor jugadora del año por la ITF. En época de transición, la checa era la protagonista de las galas de final de año y hacía ilusionar con sus opciones de ser número 1 pronto. No ha sido así. Su historia de 2012 podría haber sido bien distinta; pero lo que parece quedar claro es que Kvitova está inmersa en un proceso a largo plazo, bien llevado por David Kotyza, y en el que poco a poco se está cimentando algo que está por mostrarse del todo.

En 2011 Kvitova desarrolló las siguientes rachas: empezó el año con 11 victorias en sus 12 primeros partidos, a lo que siguió una mala racha de 4 derrotas por sólo 1 victoria; más tarde volvió a coger ritmo y firmó un espectacular 26-3, para seguir con un simplón 5-5 ya como top10, que cambió en el final de año donde acabó 12-0. La locura, vaya. Tan inestable como su tenis, Petra parecía no tener apenas matices, o su tenis era sencillamente imparable por donde pasaba, o podía caer ante la mínima jugadora que le metiera una bola más en pista. No le ganaban las rivales, sino que perdía ella sóla.

Con este contexto llega 2012, preparado con mimo por su equipo cercano en casa, pendiente de que la fama y la presión no acabaran con ella. Consiguieron su objetivo: se acabaron las rachas drásticas, Petra empezó a ser regular. Pero en su regularidad, su tenis y su ilusión se opacó y donde antes sumaba un gran título y una pobre derrota, ahora marcaba dos semifinales. En este 2012 Petra ha alcanzado dos veces el título: Montréal y New Haven, cinco veces semifinales (Sydney, Open de Australia, Stuttgart, Roland Garros y Cincinnati) y tres veces los QF (Roma, Wimbledon y Juegos Olímpicos). Su balance este año registra un 75% de victorias, con un calendario además francamente exigente (no ha jugado un sólo torneo WTA que no fuera de categoría Premier).

De esta forma, aunque quizás algunos expertos -probablemente haciendo un análisis algo confuso y precipitado- vieron en Petra una líder para 2012 tras su gran final de la temporada pasada, Petra ha seguido un ritmo distinto. Se ha adaptado al circuito, ha ocupado con suficiencia su papel de grande del circuito aunque no de estrella absoluta y cabe esperar mucho de ella en el futuro cercano. Con un verano norteamericano espectacular e inesperado donde ha aprovechado la ausencia de grandes como Azarenka, Masha o Serena, resaca de los JJOO, ha superado su barrera de malos reusltados en Estados Unidos proclamándose campeona de las US Open Series (sin duda, su momento estelar del año), aunque en Indian Wells y Miami ha seguido fallando.

Aún tiene mucho margen de mejora, y ese tenis se puede consolidar y adaptar mucho mejor a otras superficies, rivales y situaciones de partido. Siendo la más joven es una de las grandes favoritas, probablemente la que más junto a Vika y Serena, para hacerse con el título final. Su brillante racha de más de una veintena de victorias consecutivas en pistas indoor, le confiere ese status, además claro por eso mismo de campeona defensora. Hasta ahora sus grandes títulos 2011 de Madrid y Wimbledon no los consiguió defender con la eficacia debida (2R y QF respectivamente), pero ésta es su superficie. En ella su juego encuentra la conexión perfecta, los saques van donde desea, los botes los controla, no hay opción para defenderse de sus ataques certeros, su revés presiona al fondo, y su saque-volea se muestra más efectivo que en ningún otro sitio. Kvitova está hecha para esta pista, y ver si será capaz de volver a confirmarse o no entre las mejores del circuito como reina indiscutible bajo techo será una de las grandes atracciones del evento. Y atención porque si pierde en el round robin se podría ver al borde del top10.

A lo largo del año se ha discutido también su forma física -queda al margen su famoso michelín, en sus propias palabras 'más hereditario que real'- y su preparación táctica de los partidos. Quizás éstos sean sus puntos flacos, además de la regularidad (ha demostrado poder jugar de maravilla en todas las superficies, aunque pocas veces de manera continuada). Zurda, como Navratilova, en pista es una bestia y fuera de ella una niña reservada y vergonzosa. Creció en el mismo club que Thomas Berdych y Lucie Safarova, ahora ella es la estrella del tenis checo, que acogerá por primera vez en la historia en el mismo año la final de la Davis y de la Copa Federación.

Nacida en el seno de una familia de profesores, Petra Kvitova sacó matrícula de honor demasiado pronto y le ha costado mantener -por otro lado, casi imposible- esa línea, sin embargo, lo ha hecho bien si a medio plazo las cosas funcionan como han previsto. Ella no deja de trabajar y de hacer los deberes de tal y cual asignatura, el día que consiga brillar en todas a la vez sin despistarse en nada podría ser #1. De momento toca repetir la asignatura del sobresaliente, ¿qué nota sacará esta vez Petra? ¿Será capaz la checa de terminar bajo techo tan bien como en 2011 y mostrarse como una de las especialistas de hierba y bajo techo que hace mucho tiempo no se ven en el circuito femenino? Lo importante, que no siempre ocurre en tenistas de su perfil y que por ello es de por sí ya una tenista especial, es que está presentándose también al examen un año más tarde.

La consolidada sexta maestra WTA del 2012 es Petra Kvitova.

También te puede interesar:

Sara Errani: séptima luchadora maestra de la WTA del 2012

Na Li: octava decepcionante maestra de la WTA del 2012

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes