El tímido inicio de la gira europea "indoor"

Casi sin tiempo para reflexionar sobre lo ocurrido en el Masters 1000 de Shanghái, este lunes empieza la temporada europea indoor. Tres semanas de competición en pista cubierta que servirán para definir los ocho hombres que acabarán yendo a la ATP World Tour Finals que se disputará del 5 al 12 del próximo mes de noviembre.

La gira bajo techo empieza con tres torneos ATP 250 (como son los de Viena, Moscú y Estocolmo), que precederán a los eventos de categoría 500 de Basilea y Valencia y acabará, para aquellos que no logren clasificarse para Londres, con el Masters 1000 de París-Bercy.

Torneos que se antojan pocos y mal repartidos para una gira que con el paso del tiempo ha ido perdiendo protagonismo,especialmente estos tres primeros torneos en que aún no participan los mejores. Muy lejos quedan ya los años 90, o incluso principios del 2000, cuando el circuito ATP pasaba más de dos meses bajo el calor de los pabellones cerrados del centro y norte de Europa y con la presencia de las mejores figuras mundiales.

Ejemplo temporada “indoor” 1998

Semana 1: Toulouse

Semana 2: Basilea

Semana 3: Viena

Semana 4: Lyon y Ostrava

Semana 5: Masters Series Stuttgart

Semana 6: Masters Series París-Bercy

Semana 7: Estocolmo y Moscú

Muchos han sido los motivos que han propiciado este lento declive de este tipo de torneos. Por un lado, la creciente pujanza de la gira asiática, que ha acabado reduciendo a la mínima expresión la pista cubierta. El dinero manda, y nada como el mercado asiático, que ofrece suculentas cantidades económicas para llevar el circuito a Asia en detrimento de Europa.

Con un calendario sobrecargado, la ATP ha tenido que hacer malabarismos para contentar la petición de los jugadores de reducir el curso tenístico, con la disputa de más torneos en Asia. El resultado, la pista “indoor” ha visto como se han comido su terreno hasta quedarse con sólo tres semanas más el Masters.

Por si fuera poco, y en relación a ello, la han fijado inmediatamente después de disputarse un evento de la categoría del Masters 1000, con lo que hace prácticamente imposible que los mejores jugadores puedan llegar a disputar los primeros torneos de pista cubierta ( a la falta de descanso, se le une el largo desplazamiento de un continente a otro).

En ese sentido, hasta 2008, la gira cubierta repartía enormes puntos para el ranking. Además, de haber dos torneos Masters Series (París-Bercy y Madrid, o en su día, Stuttgart, Essen), existían torneos previos a estos eventos que repartían muchos puntos en juego. Así por ejemplo Viena tenía la catalogación de International Series Gold, el equivalente hoy en día a un ATP 500, y entre 1990 y 1994, el torneo de Estocolmo llegó a ser miembro del club de los Super9, hoy conocidos como Masters 1000.

Estocolmo fue torneo Super9 en su día. Foto:atpworldtour.com

Y si a ello, le uníamos que las clasificaciones estaban todas ellas mucho más ajustadas (al contrario que pasa con el dominio aplastante del Top 4), se hacía necesario que la mayoría de las mejores raquetas estuvieran presentes si querían lograr sus objetivos.

La superficie, en ocasiones, demasiado rápida tampoco ha ayudado mucho. Aunque en los últimos años se está tendiendo a ralentizar las pistas, lo cierto es que durante años jugar bajo techo era sinónimo de saque directo o cuanto menos, saque y volea, que acababa de aburrir al espectador.

Las participaciones en estos tres torneos

Con este panorama, los tres primeros torneos de pista cubierta presentan unos discretos cuadros en los que destaca la ausencia de algún integrante del Top 5. Viena, uno de los puntos álgido antaño de esta gira, cuenta con la presencia de dos top ten como son Juan Martín del Potro y Janko Tipsarevic. También, el renacido Tommy Haas dentro del Top 20 forma parte del evento. El problema es que fuera de esos tres jugadores, la participación baja muchos enteros, tanto que el octavo cabeza de serie, el belga Xavier Malisse aparece en el puesto 60. En 2003, por ejemplo, el último cabeza de serie, Albert Costa se situaba entre los 25 primeros del mundo.

Tsonga ganó a Del Potro en Viena 2011.Foto:atpworldtour.com

En Estocolmo la situación es parecida. Este año, Tomas Berdych y Jo-Wilfried Tsonga acuden como los dos primeros cabezas de serie, con Nico Almagro como representante del Top 20. Sin embargo, el último favorito es el finlandés Jarko Nieminen en el puesto 39.

En Moscú, la situación es peor. Si bien es cierto que este evento siempre ha sido más propicio para jugadores del este de Europa por la lejanía de la capital rusa con Centroeuropa, no menos es que Alenxandr Dolgopolov, el primer favorito no está entre los 20 primeros del mundo actualmente y el nipón Tatsuma Ito, octavo preclasificado está el 63 del mundo.

No obstante, no todo son malas noticias. Acabada la primera semana de competición, la presencia del Top 5 empieza a ser habitual. Tanto Valencia como Basilea suelen disponer de varias de las estrellas del circuito tenístico. Un alivio para una gira que cada vez es más breve.

También te puede interesar:

Análisis gira europea bajo techo.


Comentarios recientes